Home PERIODISTAS MEDIOS Y FINES CENSURA PARA TOSCO, LUCHADOR ESCONDIDO

PostHeaderIcon CENSURA PARA TOSCO, LUCHADOR ESCONDIDO

PERIODISTAS - MEDIOS Y FINES

En 1974, en una Córdoba convulsionada en manos del represor golpista, Cnel. Antonio Navarro, jefe de Policía que derrocaría  al gobierno democrático de Ricardo Obregón Cano y Ailio López,  el periodista que firma entrevistó en la clandestinidad a Agustín Tosco. Clarín no publicó el reportaje. 

Por Horacio Eduardo Ramos

Hace tres décadas (NdE:  hoy han pasado 43 años de los hechos evocados) la redacción del diario Clarín no escapaba a los convulsionados y agitados momentos que vivían los argentinos. Como eslabones se habían unido el Mayo Francés, la muerte del Che en el altiplano y el Cordobazo.

El Tío Cámpora ya era recuerdo y el “viejo” conductor, Juan Domingo Perón, se debatía entre la enfermedad y las luchas intestinas del movimiento surgido en el 45.

Eran años de utopías que se expandían por todo el continente: la pequeña isla del caribe con Fidel; Salvador Allende -nuestro vecino- en ese país “largo y finito como bisagra de ropero”; el general Torres entre los coyas bolivianos; los “tupas” golpeando en el suelo artiguista; Velazco Alvarado liderando en Perú y en el canal de Paraná el general Torrijos, luchando para bajar la bandera yanqui.

Eran años de extrema confusión.

Sobraban siglas: JP, JTP, JSP, JRP, FAP, ERP, Montoneros, Tendencia, etc..

Quien mejor sintetizó ese enjambre de letras fue Osvaldo Soriano, cuando dejó para la antología aquello de “yo no se nada de política, yo soy peronista”.

Eran años de jóvenes leyendo como nunca los libros de Eudeba a un peso su valor y la TV -aún no habían llegado los cables- difundía en horarios centrales ciclos del clan de David Stivel, con Emilio Alfaro, Bárbara Mujica, Norma Aleandro, Federico Luppi y Carlos Carella, entre otros, ofreciendo obras como Nuestro fin de semana, de Roberto Tito Cossa.

La porteña calle Corrientes todavía no dormía y los bares, junto a las librerías de viejo, amanecían con las puertas abiertas. Las tertulias del café La Paz, reunían a intelectuales y soñadores de una revolución socialista.

Al igual que el cambalache descripto por Discepolín, se mezclaba la política, el fútbol, el accionar guerrillero y las réplicas de la derecha con signo loperreguista.

Como un aire puro venía de Córdoba, enancado en una nube, la conducta transparente y la ética del líder lucifuercista, Agustín Tosco, con su pasado de detenciones y la lucha en defensa de los derechos laborales.

El Gringo no era peronista, pero era respetado por los peronistas, vale recordarlo una vez más.

* “Ultimo momento”

Una noche la campanilla de la teletipo resonó no sólo en Clarín sino en todas las redacciones. Junto a otros compañeros corrimos a enterarnos de la novedad, el clásico “último momento”. La noticia era escueta: “Tosco pasó a la clandestinidad y se especula que está oculto en Tucumán, aunque no se descarta que hubiera buscado refugio en Chile".

Tal vez con el sueño de emular alguna hazaña o de puro atrevido, nada más, reclamé a mi superior el derecho -sólo por ser redactor de la sección Interior- de viajar a Córdoba porque “el Gringo no había escapado”.

Vencí con esfuerzo algunos reparos y, al otro día, estaba volando hacia la provincia mediterránea.

Me esperaba un coche en el aeropuerto de Pajas Blancas que, después de sortear numerosos controles y vallas instaladas por la policía, me dejó en un hotel situado a metros de la avenida Colón, casi pegado a la agencia de Clarín. No tenía equipaje, así que después de registrarme, acudí a la agencia donde me recibieron con un abrazo don David Kaplan -como lo llamábamos por respeto- y Omar Robino, corresponsal y encargado del área administrativa, respectivamente.

Kaplan (cuyo hijo había participado de El Cordobazo) y que años antes estuvo al frente del área prensa de la Presidencia de la Nación en época de Lanusse, escuchó con suma atención “mi idea de encontrar a Tosco para desmentir que había escapado”.

* La hora de los códigos

“Dame unas horas y te contesto”, fue su respuesta. Y así sucedió. Esa noche fuimos a cenar, con trasfondo de tiros y explosiones, en una ciudad que era un caldero, por la represión y la ola de detenciones de dirigentes sindicales, obreros y estudiantes.

Cuando llegó el momento del postre, Kaplan me confirmó, bajando la voz, que “efectivamente estaba en la ciudad y había aceptado que pudiera entrevistarlo”. ¡Esos eran contactos y confianza!. Esos eran códigos entre hombres que caminaban por veredas distintas.

La consigna fue más que clara, pero a la vez sorprendente. “Mañana, a las 12, te voy a dejar en una esquina cercana, tengo que comprarte un pañuelo verde que te pondrás en una muñeca para que te identifiquen y un coche negro te trasladará al sitio donde está Agustín “.

Y remató: la condición es que te olvidas del sitio.

La ansiedad no me dejó dormir esa noche, aunque en verdad resultaba imposible hacerlo, por los disparos de Fal que cruzaban la calle y hasta impactaban en el frente del hotel. Seguramente no había ningún blanco, tal vez alguna sombra bajo los árboles, pero el propósito de los efectivos era mantener el clima de inseguridad.

Los uniformados estaban bajo las órdenes del teniente coronel Navarro, quien instrumentó un golpe policial, conocido como El Botonazo, que llevó a cabo una ola de detenciones (en su mayoría dirigentes sindicales) y luego terminaría destituyendo al gobernador electo Obrego Cano. Después el gobierno central avalaría el golpe al intervenir la provincia de Córdoba.

Las horas no pasaban. Desde las 10 fueron un café tras otro, mientras revisaba una y otra vez si funcionaba correctamente el grabador. Cuando faltaban minutos para la hora señalada me dejaron en el sitio acordado. “Estoy tranquilo”, me decía, mientras miraba fijamente cada vehículo que se acercaba. Hasta que finalmente, cuando las campanadas de una iglesia daban el mediodía, el esperado coche negro se detuvo junto al cordón.

Se abrió la puerta delantera y, sin dudarlo, me senté junto al conductor que únicamente dijo “hola”, al responder mi saludo.

A velocidad media, después de girar varias por la misma manzana, avanzar y desandar por calles escasamente concurridas, enfiló por una cortada a cuyo final se detuvo.

Allí recibí la indicación de descender y caminar hasta que alguien se pondría a mi lado.

Así ocurrió.

En silencio caminé junto a un joven en mangas de camisa. Recorríamos un barrio de clase media baja, situado a no mucha distancia del centro cordobés, según juzgaba en esos momentos.

Por fin se detuvo frente a un largo pasillo, con malvones en macetas descoloridas.

“Entre “, escuche, y caminé decidido por lo que me parecía un túnel. Antes de llegar al final se abrió una puerta lateral y me encontré con la mano extendida de Tosco.

Me presenté por nombre y apellido, aunque para ganar su confianza, recordé mi participación -un par de años antes- en la intersindical que la Asociación de Periodistas de Buenos Aires y Luz y Fuerza de Córdoba habían formado en esa difícil coyuntura.

Allí unos pocos peronistas, entre los que recuerdo a Quito Burgos (muerto después en el asalto al cuartel de La Tablada), luchábamos en balde contra una mayoría de militantes del PC.

Quedamos a solas en la cocina, mientras los hombres que acompañaban a Tosco, dialogaban -casi susurraban- en el patio.

 “La lucha es sin claudicaciones y únicamente la unidad de los trabajadores nos permitirá enfrentar a los represores”, fue lo único que recuerdo del comienzo de esa nota.

Terminado el reportaje me acompañó a la salida, con su mano en mi hombro, para decirme con algo de vergüenza -así lo deduje por su mirada- que “le dejara para sus compañeros algunos cigarrillos…” Y allí quedó, seguramente como testimonio de un fumador empedernido, mi medio paquete de rubios.

Salude a Tosco desde el final del pasillo sin suponer que nunca más lo vería y mucho menos que años después me apenaría tanto su muerte.

* La misma porquería

Deseaba volver rápido a la agencia para desgrabar la nota. Pero el conductor del coche negro no tenía evidentemente ningún apuro. Nuevamente realizó un intrincado recorrido, con el evidente propósito de que no pudiera volver por mis propios medios.

“¿Todo bien?”, fue la pregunta de don David, cuando traspuse la puerta. “Todo OK”, respondí, y pasé enseguida a una oficina, donde apreté el botón para que surgiera la voz del hombre más buscado en Córdoba y el resto del país.

En menos de media hora había concluido la nota y acto seguido la transmití a la secretaría general del diario en Buenos Aires.

Acto seguido hice algo que siempre me reproché: para evitar que una patrulla policial – en una requisa - se quedara con esa “prueba” borré el reportaje.

 “Misión cumplida”, dije contento, al volver a reunirme con mis amigos, que a modo de satisfacción me invitaron con un café doble. El resto del día lo pasé recuperando fuerzas -siesta mediante- y después a recorrer la ciudad para tener un panorama concreto de la fortificación que había construido el coronel Navarro.

El dolor fue grande, aún me duele, cuando al día siguiente al desplegar la edición de Clarín comprobé que el reportaje a Agustín Tosco no estaba incluido.

Con inocultable bronca llamé inmediatamente al diario, donde se me respondió que “el secretario general, Carlos Zaffore (hombre del frigerismo, que después fuera diputado nacional) lo había descartado, seguramente tirándolo al canasto.

¿Censura o autocensura?. Para mí era igual: la misma porquería.

Desde entonces, tuve en claro que una cosa es la libertad de prensa y otra la libertad de empresa. O, si se quiere también, la diferencia entre un buen profesional y alguien que ocupa un cargo para cumplir una misión política.

También aprendí, definitivamente, que uno corre un riesgo muy grande al destruir una prueba. Eso me privó que hoy, a más de treinta años, las nuevas generaciones hubieran podido sorprenderse por “la valentía y el compromiso de un dirigente sindical de luchar, con una conducción pluralista, para impulsar un frente de reivindicaciones laborales, sociales y políticas”.  Y además, como siempre lo puso de relieve el Gringo, sin abandonar su puesto de lucha.

* La nota cumbre de Masetti

Es obligación recordar que la mayor hazaña individual de un periodista, como dijera Rodolfo Walsh, había sido concretada en 1958 por Ricardo Massetti, cronista de Radio Ell Mundo, quien después de subir a Sierra Maestra y sortear todos los controles batistianos, volvió a La Habana para transmitir la nota a Buenos Aires. Como sus jefes en la radio le dijeron que “se había perdido”, Masetti desandó el camino y volvió a concretar la proeza. Esa segunda vez tuvo el tino de tomar otros recaudos.

El capítulo siguiente es conocido. Masetti se entusiasmo con los rebeldes, especialmente con su compatriota el Che, para quedarse en la isla y fundar, tras el triunfo de la revolución, la agencia Prensa Latina.

Esa aventura la dejó plasmada en un libro que tituló Los que luchan y los que lloran. Al frente de la agencia, después de enfrentar cuantas veces pudo a los dogmáticos cuadros del PC cubanos, abandonó el periodismo, cambió la Remington por una metralleta, para “desaparecer en la selva salteña”, tras ser desmembrado el grupo guerrillero que comandaba, intentando abrir un frente de lucha de común acuerdo con su líder y amigo: Ernesto Che Guevara.

(*) Periodista de Clarín, entre 1965 y 1990, jefe de la sección Interior y después jefe de Policiales y por lo tanto jefe, si es que se puede llamar así, de Emilio Petcoff y del turco Enrique Sdrech, Horacio Ramos es el prototipo de un periodista ajeno por completo a las redacciones de hoy. Trabajó en los noticieros de radio Mitre y en Continental hasta que, llevado por el gran Horacio, Tato llegó a la redacción de Clarín. Siguió su carrera en Ámbito Financiero y luego en El Diario de Paraná, Entre Ríos, adscripto a la dirección y a cargo de la redacción. Fue corresponsal de Télam en esa provincia y trabajó en varias radios, en las que también expuso sus profundos conocimientos sobre tangos. Hoy, vive en Buenos Aires, entre libros, mimado por sus hijos, escucha tangos y chamamés, matea y fuma, está en contacto con sus amigos y siempre  sueña con vivir cerca de las orillas de un río, quizás porque nació en Quilmes.

Título: El reportaje trunco a Tosco en la clandestinidad, especial para Cronista Digital Paraná, | 27.2.2004

Actualizado (Jueves, 24 de Agosto de 2017 19:47)

 
Páginas recomendadas
Banner
¿Quién está en línea?
Tenemos 62 invitados conectado