Home

PostHeaderIcon LEY SINDICAL, BAILE DE CINCO

Dos fallos de la Corte, uno contra la inconstitucionalidad de algunos artículos de la ley mayor del sindicalismo peronista desde los tiempos en que Perón controlaba a secretaría de Trabajo –antes de ser Presidente en 1946- preanuncian una nueva intervención del Congreso. El texto de la ahora llamada Ley de Asociaciones Sindicales fue producto de un acuerdo en 1988 entre legisladores radicales y peronistas cuando los primeros se aprestaban a dejar el gobierno y los segundos a lograrlo al año siguiente, como en efecto sucedió. Ahora, peronistas no K como Oraldo Britos y peronista K como Héctor Recalde coinciden en los riesgos que tiene dividir el movimiento obrero, a diferencia de lo que sostiene Horacio Meguira, de la CTA, que no le teme a la anarquía. Los fallos de la Corte, la posición entre dos fuegos del Gobierno y la controversia de la CGT vs CTA pondrán en algún momento el tema en el Congreso, donde ahora pesa la oposición contra unos pero no los otros y, también, contra todos.

 Por Emiliano Vidal

Entre 2008 y 2009 la Corte Suprema de Justicia se pronunció contra la inconstitucionalidad de algunos artículos de la ley de Asociaciones Sindicales (23.551). Primero, en noviembre de 2008, declaró la inconstitucionalidad del artículo 41 que establece que para ser delegado un trabajador debe estar afiliado a un sindicato con personería gremial. Segundo, en noviembre pasado, el máximo Tribunal sentenció que los delegados y directivos de los sindicatos simplemente inscriptos tienen las mismas garantías contra las suspensiones y despidos que los representantes de sindicatos con personería gremial.

La ley de Asociaciones Sindicales fue producto de un Congreso de la Nación de grandes debates, aprobada en 1988 antes de la interna peronista para las presidenciables del año siguiente entre Carlos Menem y Antonio Cafiero. La norma fue una combinación de un proyecto en común entre el entonces radicalismo oficialista y el justicialismo opositor, cuyo punto de partida fue la propuesta del senador peronista Oraldo Britos, quien tenía como principales asesores al luego ministro de Trabajo, Enrique Rodríguez y al actual diputado kirchnerista Héctor Recalde.

Según Britos, “la ley 23551 fue de algún modo un equilibrio entre lo que dejó en el movimiento obrero la dictadura militar y el intento por parte del gobierno radical en 1984 para reordenar los sindicatos. Puede que quizá – remarca- sea el momento de hacerle un retoque, algunos cambios y abrir el camino a las minorías para una mayor representación gremial dentro de los mismos sindicatos. Me parece bien hablar de libertad sindical, como sostiene la Organización Internacional del Trabajo (OIT), siempre y cuando no se interprete como mayor libertad sindical quitar fuerza al movimiento, dividirlo. No es lo mismo que haya una sola Confederación General del Trabajo que tres o una sola Unión Metalúrgica que cuatro”.

* Antecedentes

Antes de la 23.551 el sindicalismo argentino recorrió otras etapas, incluso anteriores al 17 de octubre de 1945. Fue el corazón del movimiento obrero argentino hasta la actualidad en aquel año que cambiaría la historia. Los caminos fueron la organización sindical horizontal, es decir la constitución de sindicatos por oficio, profesión o categoría y los gremios de origen vertical, que son por actividad o industria.

Eran tiempos en que a los gremios se los llamaba asociaciones profesionales y a la personería gremial, personalidad gremial. “Analizando los fallos de la Corte Suprema, me pregunto que pasaría si habría dos Cortes o dos Sociedades Rurales. Hay que profundizar sindicatos más autonomistas, porque a la Argentina de hoy no le sirve tener más sindicatos de la misma rama”, afirma Britos, de fugaz paso por el Ministerio de Trabajo en la gestión de Adolfo Rodríguez Saá en aquellos días de infierno de fines de 2001.

La consolidación del sindicalismo argentino sufrió un duro golpe con la Revolución Libertadora en septiembre de 1955 y la posterior intervención militar en la CGT. La dictadura impuso por el decreto/ley 9270/56 la desarticulación del modelo peronista al quitarles la personería gremial con lo cual los sindicatos pasaban a ser entes simplemente inscriptos.

Ahora cuando el tiempo demostró que las organizaciones sindicales –desde el 55 al 76- trascendieron a las dictaduras, los recientes fallos de la Corte Suprema no quieren debilitar al movimiento obrero. Es la opinión del diputado Héctor Recalde. “Tengo un gran respeto por los hombres y mujeres que integran la Corte, cuya visión sobre el derecho individual es excelente. En cambio sobre el derecho colectivo, hace falta un mayor conocimiento de campo”, desliza.

La Libertadora tenía poder para matar como lo hizo en 1956 y poder para anular por decreto la Constitución Nacional de 1949, pero no tenia poder político como lo demostró la impresionante cantidad de votos en blanco en las constituyentes con la que el tándem Aramburu-Rojas quiso aplastar al peronismo. Imposible: los votos en blanco fueron más que todo el resto.

Consecuencia: al año siguiente, llamado a elecciones, con el peronismo proscripto, Juan Perón exiliado y el sindicalismo menguado, cumpliendo con su promesa electoral tras conseguir el apoyo justicialista, en 1958, el radical Arturo Frondizi aprobó la ley 14455, retomando los principios del decreto 23852. Vuelve la personería gremial y la estabilidad gremial para los delegados sindicales en los lugares de trabajo.

 * A la Corte

Horacio Meguira es el director del Departamento Jurídico de la CTA. Fue quien impulsó el caso en la Corte Suprema que se había originado en el año 2003 cuando la Unión de Personal Civil de la Fuerzas Armadas (Pecifa) impugnó una elección de delegados convocada por la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) en el Estado Mayor General del Ejército y el Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas. Pecifa objetó los comicios aduciendo que ATE no tenía personería gremial para realizar la convocatoria, tal como establece la ley 23.551, de asociaciones sindicales.

 “La norma –dice- rescata a los sindicatos que tienen personería gremial pero se olvida de los simplemente inscriptos. En estos fallos, la Corte brinda protección a todos los trabajadores por igual. La ley hay que adecuarla a los convenios de la OIT, que establecen la pluralidad sindical, sino el denominado modelo sindical argentino es un cerrojo para el movimiento obrero”.

Con Arturo Illia en el gobierno, elegido en 1963 con el 25 por ciento de los votos, se dicta en abril de 1966 el decreto 969 que otra vez se buscó fragmentar la libertad sindical, siempre identificada con ese peronismo prohibido. Al cordobés no le alcanzó el tiempo: en junio de ese año fue derrocado por el dictador Juan Carlos Onganía. Fueron los dirigentes sindicales de los gremios de mayor crecimiento a raíz de la fuerte actividad económica del sector - caso la UOM- que una década atrás habían sido los artífices de la recuperación de los sindicatos, los que con el peronismo siempre proscripto, buscaron entenderse con Onganía.

El tercer gobierno peronista de 1973 busco recuperar el modelo sindical fundacional. Se aprueba la ley 20.615 del abogado Horacio Ferro que hace hincapié en el mandato de los miembros de comisión directiva de los sindicatos, con posibilidad de ser reelegidos por otros cuatros años. Aparece el Tribunal Nacional de Relaciones Profesionales que estaba integrado por siete miembros, de los cuales dos eran representantes de los empleadores, dos de los trabajadores y tres del Estado. Así, los dirigentes sindicales no podían ser procesados en la Justicia penal, ni arrestados sin previa resolución del Tribunal.

Tras el golpe de 1976, la dictadura militar insertó la ley de facto 22105 que como primera medida sustituyó la denominación “asociaciones profesiones de trabajadores” por la de “asociaciones gremiales de trabajadores”. El mandato de los miembros de comisión directiva de los gremios era de tres años y accedía a una sola reelección de autoridades inmediata.

* Fallido intento

En democracia, el radicalismo fracasó en el Parlamento en su intento de “reordenar” a los sindicatos. El proyecto de ley, fue rechazado por el Senado y le significó su gran derrota al inicio de la gestión de Raúl Alfonsín, rodeado por funcionarios antiperonistas como el propio titular del Ministerio de Trabajo, Antonio Mucci.

“La ley 23551 –recuerda Recalde- consagra la democracia sindical. Uno de los ejemplos es su artículo 47, referente al amparo sindical que protege a todos los trabajadores, sean afiliados o no afiliados a un sindicato. No puede soslayarse que el modelo sindical adoptado por nuestro país es el que permitió que se reconociera al movimiento obrero organizado argentino como uno de los mas fuertes del mundo”.

Tuvieron que pasar cuatro años y la derrota radical en las elecciones legislativas de 1987, para lograr un consenso entre el oficialismo y el peronismo opositor que sancionó la actual ley de Asociaciones Sindicales, de estructura piramidal, cuyo vértice late en la CGT, en el medio las federaciones y uniones y más abajo los sindicatos, los delegados del personal y las comisiones internas en los lugares de trabajo.

 “Esta ley de Asociaciones Sindicales –sostiene el diputado kirchnerista-es la mejor de todas. Recogió los mejores antecedentes. No creo que la voluntad de los miembros de la Corte Suprema sea dividir a los trabajadores”. En cambio, para Meguira, “los fallos de la Corte se expidieron sobre la incompatibilidad en lo que se conoce como el bloque constitucional vigente, es decir la Constitución Nacional y los Tratados Internacionales con relación al artículo 41 de la norma. La ley de Asociaciones Sindicales como está, no ofrece ninguna garantía para los trabajadores”.

Los sindicatos peronistas fueron siempre el sostén del justicialismo en el gobierno cualquiera hayan sido los peronistas que ocuparan la presidencia de la Nación. Es útil tenerlo presente como un dato en la dinámica realidad del Bicentenario, periodo que vale remarcar se extiende hasta 2016. Para vislumbrar el futuro, nada mejor que el pasado.

Título: La ley gremial argentina en debate permanente

Fuente: Buenos Aires Económico, 14/2/10

Actualizado (Miércoles, 08 de Febrero de 2012 12:20)

 
Páginas recomendadas
Banner