A+ A A-

¿ISRAEL GOBIERNA EN EE.UU?

Todo lo que hace Donald Trump en Medio Oriente es una obra guionada por Israel, como un comando superior e inapelable seguido por los presidentes norteamericanos desde George Bush, que se salvó de un atentado cuando pretendió desobedecer. Según este escritor, EE.UU pone todo, las armas,  muertos y el dinero. Increíble. ¿O no?

Por Greg Felton (*)

Los Estados Unidos no poseen oficialmente un escudo heráldico. Sin embargo, el estado sí cuenta con un sello de certificación de documentos aprobado por el Congreso en 1782, y que acabó haciendo de escudo. Un gobierno, cualquiera que sea su naturaleza, gobierna como poder imperial sobre su pueblo. 

La forma más segura para ejercer este control es impulsar la ilusión de que el gobierno actúa en interés público. Paul Craig Roberts y Alvin Rabushka explicaron este hecho destacado en la edición de marzo de 1973 de Public Choice, en su artículo “Una exposición esquemática de una teoría económica del imperialismo“, y lo que escribieron no es menos relevante hoy. El acto de votar es uno de los sustentos que sostiene el engaño del autogobierno.

La gente vota pero los candidatos son decididos por la oligarquía de los grupos de interés organizados. Esta es también la conclusión de un estudio realizado en 2014 por los profesores Martin Gilens y Benjamin I. Page de la Universidad de Princeton sobre la medida en que la política del gobierno de EEUU refleja las preferencias públicas.

Gilens y Page descubrieron que los votantes son, a todos los efectos, irrelevantes para su propio gobierno “democrático”. Dicen: “[Las] preferencias del estadounidense promedio parecen tener sólo un impacto minúsculo, casi cero, estadísticamente no significativo en las políticas públicas (...) . Además, debido al fuerte sesgo del statu quo integrado en el sistema político de los Estados Unidos, incluso cuando una mayoría bastante grande de estadounidenses favorece el cambio de política, generalmente no lo consiguen”. (Perspectivas sobre Política, Vol. 12, No. 3, págs. 575 76).

En lugar de representar el interés común de la gente, el gobierno responde a los grupos de interés organizados. Gilens y Page citan el dominio sobre la política de intereses especiales que utilizan la política pública para servir sus intereses en lugar de los intereses públicos. Vemos los efectos de esta plutocracia en el evidente aumento de la desigualdad de ingresos y riqueza, una brecha que se ha convertido en un abismo.

El análisis de Gilens y Page de la plutocracia no electa de EEUU está centrada en el dinero, pero su comprensión de la amenaza a la democracia de Estados Unidos no considera la política exterior, que está en parte, si no en gran medida, en manos de un país extranjero: Israel.

No es suficiente poner el declive de la democracia estadounidense a los pies de intereses creados tales como Wall Street, los grandes bancos y el complejo militar/de seguridad, porque son indiferentes a que el gobierno persiga una política exterior contraria a los intereses nacionales.

Pero operar contrariamente al interés nacional es precisamente lo que Washington ha estado haciendo.

En el siglo XXI Washington derrochó billones de dólares en agresiones militares. Cientos de miles de militares estadounidenses han sido asesinados, mutilados o conducidos al suicidio. Estados Unidos no ha obtenido ningún beneficio al provocar la enemistad de los musulmanes, intimidar a los aliados de la OTAN para incitar esta beligerancia o perseguir a quienes denuncian los delitos asociados.

Incluso Donald Trump, que se postuló a la presidencia sobre la promesa de terminar con las guerras de agresión derrochadoras, continúa este daño económico y político autoinfligido, más recientemente al librar una guerra económica contra Irán y con el ruido de sables para provocar una guerra de disparos.

La administración Trump es una continuación de décadas de la reverencia de Washington al lobby de Israel. Para apreciar la falta de independencia de la política exterior de los Estados Unidos se requiere un acto de coraje intelectual, pero pocos estadounidenses están equipados para el trauma de conocer la verdad. Tomando prestado de The Matrix, no muchos están dispuestos a tomar la “píldora roja” para ver la realidad detrás de la explicación controlada.

La existencia de la “píldora azul” viene con una cosmovisión acondicionada, basada en explicaciones controladas en las que los creyentes encuentran comodidad, significado y pertenencia. Cualquier cosa que desafíe esta ilusión, se descarta como teoría de la conspiración o antisemitismo. Las creencias reconfortantes pueden prevalecer sobre los intereses nacionales de los Estados Unidos.

“Tomar la píldora roja” requiere una mente inquisitiva para rechazar la ilusión y cuestionar los supuestos fundamentales. Si es irracional que un estado democrático como Estados Unidos dañe a su propia gente, dañe su propia economía e invite a la hostilidad al provocar guerras innecesarias, tal vez Estados Unidos no sea realmente un estado democrático y no esté realmente a cargo de su propia política.

Desde el punto de vista estadounidense, los actos aparentemente inexplicables de beligerancia y castigo de los estadounidenses que no representan una amenaza para Estados Unidos pueden entenderse como la consecuencia de permitir que el dinero y la influencia israelíes den forma a la política exterior estadounidense en el Medio Oriente y, en cierta medida, en otros lugares si esto se refiere a los intereses israelíes.

Los Estados Unidos que se fundaron en 1776 no son los mismos que existen hoy en día.

Los padres fundadores advirtieron contra enredos extranjeros, pero Washington ha buscado enredos. Desde finales de la década de 1940, Estados Unidos se ha enredado al servicio de los intereses de Israel.

La importancia del interés de Israel para la política exterior de los EEUU ha sido elevada por un prejuicio cristiano generalizado en el que los judíos son vistos como parientes religiosos y los musulmanes como religiosamente hostiles.

En 1948, el presidente Harry Truman recibió un infame soborno de campaña electoral de dos millones de dólares de un sionista estadounidense para apoyar la creación de Israel. Al hacerlo, Truman se convirtió en partera de un crimen de guerra en curso que ha resultado en que Washington ayude e incite al robo de Palestina por Israel.

Washington chantajeó e intimidó a varias delegaciones de la ONU para que apoyaran la partición de Palestina en 1947.

Para un país que se jactaba de su compromiso con la democracia y el apoyo a la Carta de la ONU, la conducta de Washington no tenía sentido. Sin embargo, si uno reconoce que Washington estaba actuando en nombre de Israel, esto se vuelve comprensible.

Con un punto de apoyo ganado gracias al oportunismo electoral de Truman, el lobby nacional de Israel gradualmente ganó influencia sobre el gobierno de los Estados Unidos hasta el punto de que hoy Washington sirve a los intereses de Israel sin pensar sobre su impacto en los intereses nacionales de los Estados Unidos y sin tener en cuenta los efectos adversos sobre los intereses estadounidenses o aquellos de otras personas.

Después de años de creciente servicio de Washington a Israel, el presidente George H.W. Bush trató de retirarse. El presidente Bush pensó que podría lograr en Madrid un tratado de paz final entre Israel y el liderazgo palestino basado en “tierra por paz”.

La afirmación de Bush de la independencia de la política exterior enfureció a Israel, que procedió a realizar ataques abiertos y encubiertos contra Bush.

El ataque abierto ocurrió el 26 de febrero de 1992, cuando el grupo de presión nacional israelí autodenominado, absurdamente, “el Comité de Intereses de Estados Unidos en el Medio Oriente”, publicó un anuncio de página completa en The New York Times para execrar a Bush por “presionar” a Israel para que inicie negociaciones. Sus firmantes incluyeron neoconservadores que ponen a Israel primero como Paul Wolfowitz, Richard Perle, Douglas Feith y Elliott Abrams.

Según un ex agente del Mossad, el ataque encubierto tomó la forma de un asesinato planificado del presidente Bush.

Victor Ostrovsky en su libro, A través del engaño (pp. 281/282), escribe que el 1 de octubre de 1992 recibió una llamada nerviosa de Efraín, un oficial del Mossad conocido, que se opuso al asesinato: “Ellos van a matar a Bush … quiero decir, realmente matar, como en ‘asesinar’… durante las conversaciones de paz de Madrid”.

Efraín le pidió a Ostrovsky que filtre el complot con la esperanza de que el gobierno estadounidense actúe para evitarlo. Ostrovsky lo hizo en un discurso el 1 de octubre de 1992 en Ottawa.

A partir de ahí, la filtración llegó al ex congresista de California Pete McCloskey, el Servicio Secreto, el Departamento de Estado, la CIA, la embajada de Estados Unidos en Ottawa y, finalmente, la prensa. El asesinato fue cancelado.

La afirmación de Bush de independencia hacia Israel resultó en la intromisión de Israel en las elecciones presidenciales de 1992, que le costó la reelección y marcó la última vez que un presidente estadounidense se atrevería a desafiar el autoproclamado derecho de Israel de asesinar, torturar, desposeer y desplazar a los palestinos.

Los ocho años de presidencia de Bill Clinton vieron una consolidación del poder de Israel sobre Washington.

Clinton mostró su disposición a actuar en interés de Israel al acordar establecer montos de ayuda a Israel –tributo imperial a juicio de algunos– incluso antes de que tomara juramento como presidente.

Fue la administración Clinton la que respondió a la presión israelí para actuar contra Iraq creando las zonas ilegales de exclusión aérea sobre Iraq, que causaron la muerte de 500.000 niños iraquíes.

Cuando un periodista le preguntó sobre esto, la secretaria de Estado de Clinton, Madeleine Albright, dijo: “el precio valió la pena”. En otras palabras, la muerte de medio millón de niños iraquíes sirvió a los intereses estadounidenses e israelíes.
La influencia de Israel sobre la política exterior de Estados Unidos alcanzó un cenit con George W. Bush. En nombre de la “guerra contra el terror”, es decir, la guerra contra los enemigos de Israel, el régimen de Bush subvirtió la Constitución de los Estados Unidos.

El gobierno de Bush estaba lleno de neoconservadores asociados con el Proyecto para un Nuevo Siglo Americano. La Ley PATRIOTA, redactada, según la propia admisión del gobierno de Bush, tres semanas antes de los acontecimientos del 11 de septiembre de 2001, por el neoconservador Philip Zelikow, quien más tarde encabezó la Comisión del 11 de septiembre, se convirtió en ley a pesar de que el Congreso de los Estados Unidos no tuvo tiempo para leer y discutir la tiránica legislación antes de aprobarla.

El hecho de que existiera un borrador de la Ley PATRIOTA antes del 11 de septiembre plantea muchas preguntas.

La aprobación de la ley le dijo a los estadounidenses que los musulmanes eran una amenaza tal que los estadounidenses tendrían que aceptar el perjuicio contra sus libertades civiles. El presidente Bush lo dejó aún más claro cuando anunció que dejaría de lado la Constitución de los Estados Unidos y suspendería el hábeas corpus.

Durante la administración de Obama, Israel demostró dramáticamente su poder sobre el gobierno de los Estados Unidos cuando el Congreso de los Estados Unidos intervino en la disputa entre Obama y Netanyahu sobre cuyo poder era supremo en la política estadounidense, el poder del presidente estadounidense o el de Israel.

Repudiando a su propio presidente, el Congreso invitó a Netanyahu a dirigirse a una sesión conjunta de la Cámara y el Senado y respondió a Netanyahu con muchas ovaciones de pie.

Trump ha perpetuado el control israelí sobre la política exterior de Estados Unidos. Trump rompió la política universal y reconoció a Jerusalén como la capital de Israel. Le dio a Israel los Altos del Golán de Siria, que Trump no podía dar. Cortó la ayuda a Palestina. Aceptó la política de Israel de incorporar ilegalmente a Palestina ocupada en Israel.

El designación de Trump del sionista del Proyecto de Nuevo Siglo Estadounidense, David Wurmser, arquitecto en Washington de la invasión de Irak en  2003, es el último indicio de que Israel continúa dominando la política estadounidense en el Medio Oriente.

Según un informe en Mint Press News, Trump admitió que su beligerancia hacia Irán está impulsada por intereses israelíes, no estadounidenses.

La subordinación de Trump a Israel pone de relieve las famosas palabras de Patrick Buchanan: Washington es “territorio ocupado por Israel”.


(*) Escritor estadounidense. Autor de The Host & The Parasite, Cómo la Quinta Columna de Israel consumió a Estados Unidos. disponible en
thehostandtheparasite.com

Fuente: http://www.gracus.com.ar, 26/2//2020.