A+ A A-

SÁENZ PEÑA, APENAS LLEGÓ

Datos cortos y precisos en torno de un momento que cambiaría el curso de la política en la República Argentina. Y trata del momento en que Roque Sáenz Peña, conservador quiere conocer a Hipólito Yrigoyen, caudillo radical y cabeza de fuertes alzamiento contra los gobiernos oligárquicos. Fue hace un siglo. 

En 1910, el nuevo mandatario electo, Roque Saéz Peña, que hasta entonces desempeñaba en Roma el cargo de embajador, llega en agosto a Buenos Aires y pocas semanas más tarde mantiene una entrevista reservada, que no sería la única, con Hipólito Yrigoyen, líder de las protestas políticas y cabeza de más de un alzamiento armado.

Sáenz Peña le ofrece a Yrigoyen varios ministerios en su futuro gabinete pero el jefe radical declina la oferta, manifestando que su partido solo exige que se reforme el sistema electoral para que el pueblo pueda votar libremente.

Sáenz Peña se compromete a promover ante el Congreso las iniciativas que permitirán sanear el régimen electoral y respetar la voluntad popular. El presidente juró el 12 de octubre y en diciembre envíó al Congreso un proyecto de ley que dispone el enrolamiento de los ciudadanos y otro para la elaboración de un padrón electoral.

 Nuestro país contaba por entonces con 6.500.000 habitantes, de los cuales un millón eran italianos y aproximadamente 800.000, españoles.

Estos y otros aportes inmigratorios venían modificando el lenguaje, la indumentaria, las comidas y las costumbres de la antigua población criolla. La asimilación se produce pacíficamente, sin traumas ni discriminaciones.

Faltaba la asimilación de las nuevas reglas políticas que se avecinaban.

 

 Fuente: todo_argentina.net