A+ A A-

DIGITALIZAN LOS DEBATES DESDE 1853

El editor toma esta nota de su archivo, la suma a la página un día de 2014 y se pregunta qué habrá pasado con la posibilidad de leer los grandes debates de la República. ¿Importa saberlo? ¿A quién le importa?

Por Armando Vidal

Con aires de hito, el Congreso comienza a repartir a los legisladores un DVD con la primera parte de un proceso de digitalización de naturaleza histórica en todo sentido. Es la historia ordenada de las ideas y las palabras (o sea, los debates) desde 1853 a la fecha.

Esta primera parte corresponde a las Asambleas Constituyentes.

Comienza por la que inmortalizara Antonio Alice en su portentoso cuadro exhibido en el Salón de los Pasos Perdidos de Diputados. Desde aquellas sesiones (la del cuadro transcurre en el Cabildo de la ciudad de Santa Fe, ya demolido), se llega hasta la de 1994.

Por supuesto, se incluye la Constitución peronista de 1949 que los golpistas de 1955 derogaron por decreto. La segunda parte son los diarios de sesiones en ambas Cámaras.

La labor está dividida en tres tramos.

El primero es el escaneo, el segundo su conversión a Word y el último la implementación del software que permita los procesos de búsqueda en tan frondoso material.

La Universidad Tecnológica Nacional fue la contratada para tan compleja misión. El costo es un poco mayor al millón de pesos, la tercera parte de las estimaciones privadas.

La tarea avanza en contraste con el fracaso del gobierno en lograr el digesto que permita conocer el entramado legal vigente desde la ley número uno (la numeración actual supera las 26.000), un proyecto que el Congreso vivió como ilusión ahora devenida en frustración.

La cibernética hace tiempo que está instalada en el Palacio de Víctor Meano, por medio de sus archivos de cada Cámara abierto a las consultas.

También, las versiones taquigráficas de las sesiones, cargadas en pocas horas en las respectivas páginas de diputados.gov.ar y senado.gov.ar. Este proceso lo iniciaron los diarios en las salas de periodistas, el primero Clarín, en 1984.

Veteranos parlamentarios recuerdan cuando en los setenta las crónicas se escribían a mano sobre los mismos palcos de los recintos que el ciclista llevaba corriendo para alcanzar la sexta edición.

En poco tiempo más, la historia legislativa podrá leerse desde cualquier lugar. Un placer para los amantes del género.

Volanta, título y bajada: Un proceso histórico/ Digitalizan todos los debates parlamentarios que hubo desde 1853/ De los libros al DVD: la primera parte del trabajo, a cargo de la UTN, está terminada.

Fuente: Clarín, 18/2/08