A+ A A-

SANTA FE, 1957

SANTA FE, 1957

  • Categoría de nivel principal o raíz: CONSTITUCIÓN Y REFORMAS
  • Categoría: SANTA FE, 1957
  • Visto: 2367

ARTICULO 14 BIS, RASPANDO

En 1957, en Santa Fe, los radicales del pueblo, socialistas, demoprogresistas, democristianos y conservadores votaron a favor de la legalidad de la convención. El socialista Alfredo Palacios fundamentó la posición en el derecho a la revolución. La UCRI, partido que estaba en camino de ser gobierno el año siguiente, y que había participado en las elecciones constituyentes, se opuso.

Después que la UCRI se retiró de la convención, el resto de la asamblea resolvió tomar como base la Constitución de 1853 con sus reformas de 1860, 1866 y 1898 y proceder a la reforma de una larga lista de artículos ( 4º, 5º, 6º, 14º, 16º, 18º, 23º, 32º, 37º, 45º, 46º, 51º, 53º, 55º, 57º, 63º, 67º , incisos 1º, 2º y 26º y los artículos 77º, 81º, 82º, 83º, 84º, 85º, 86º, incisos 1º, 5º, 10º, 11º, 19º, 22º, así como los artículos 87º, 94º, 99º, 100º, 101º, 108º y sus correlativos).

La finalidad fue asegurar la libertad individual y de expresión y los derechos individuales (y) sociales; fortalecer las autonomías municipales; afianzar el sistema federal; afirmar el equilibrio entre los poderes del gobierno federal dando al Poder Legislativo mayor independencia funcional y mayor poder de contralor; limitar las facultades del Poder Ejecutivo, inclusive en la designación y remoción de los empleados públicos; robustecer el Poder Judicial; establecer un régimen de dominio y explotación de las fuentes naturales de energía y el régimen electoral.

 * La sanción del artículo 14 bis

Sin embargo, una vez declarado tácitamente por la asamblea la vigencia de la Constitución de 1853, resultó evidente que la mayoría de la convención no estaba realmente interesada en producir reformas.

La situación alarmó a los sectores más progresistas de los partidos que permanecían en Santa Fe, en particular al sector radical intransigente que había permanecido en la UCRP. En esta encrucijada, Crisólogo Larralde, entonces presidente de la UCRP, se trasladó a Santa Fe y controló personalmente la asistencia de los convencionales radicales. De ese modo logró que un número suficiente asistiese a la sesión donde se discutió el artículo referido a los derechos del trabajo, finalmente sancionado como artículo artículo 14 bis.

 En su elaboración tuvo un papel destacado el convencional entrerriano Luis María Jaureguiberry, de la UCRP, quien en el debate definió el artículo como "una transacción de contenido histórico entre los que querían mantener la intangibilidad de la Carta del 53 en su redacción y los que deseábamos colocarnos en nuevos tiempos para no marchar a la zaga en principios de avanzada social".

* Sin quórum

Pero inmediatamente después de votado el artículo 14 bis, los convencionales conservadores y gran parte de los convencionales radicales dejaron de asistir con lo cual la convención careció de quórum para tratar la extensa lista de reformas propuestas. La convención se extinguió así informalmente, circunstancia que fue duramente criticada por todo el espectro político. Ya sin quórum, el convencional socialista Palacios declaró: "Los que se han ido serán responsables ante el pueblo y ante la historia. Por hoy basta con el repudio de esta Asamblea y de sus propios compañeros; repudio terrible, Señor Presidente" .

Fuente: wikipedia.org

  • Escrito por elhistoriador.com.ar
  • Categoría de nivel principal o raíz: CONSTITUCIÓN Y REFORMAS
  • Categoría: SANTA FE, 1957
  • Visto: 1142

EL DECRETO 4161/56

El decreto 4161, del 5 de marzo de 1956, publicado en el Boletín Oficial cuatro días después, consagró la expresión mayor de una perversa e inútil acción por parte del régimen dictatorial del general Pedro Eugenio Aramburu y del almirante Isaac Francisco Rojas al prohibir, bajo severas penas, todo aquello que permitiera recordar al peronismo. Uno de los firmantes fue Alvaro Alsogaray, miembro del gabinete golpista.

Visto el decreto 3855/55 (6) por el cual se disuelve el Partido Peronista en sus dos ramas en virtud de su desempeño y su vocación liberticida, y considerando:

Que en su existencia política el Partido Peronista, actuando como instrumento del régimen depuesto, se valió de una intensa propaganda destinada a engañar la conciencia ciudadana para lo cual creo imágenes, símbolos, signos y expresiones significativas, doctrinas, artículos y obras artísticas.

Que dichos objetos, que tuvieron por fin la difusión de una doctrina y una posición política que ofende el sentimiento democrático del pueblo Argentino, constituyen para éste una afrenta que es imprescindible borrar, porque recuerdan una época de escarnio y de dolor para la población del país y su utilización es motivo de perturbación de la paz interna de la Nación y una rémora para al consolidación de la armonía entre los Argentinos.

Que en el campo internacional, también afecta el prestigio de nuestro país porque esas doctrinas y denominaciones simbólicas, adoptadas por el régimen depuesto tuvieron el triste mérito de convertirse en sinónimo de las doctrinas y denominaciones similares utilizadas por grandes dictaduras de este siglo que el régimen depuesto consiguió parangonar.

Que tales fundamentos hacen indispensable la radical supresión de esos instrumentos o de otros análogos, y esas mismas razones imponen también la prohibición de su uso al ámbito de las marcas y denominaciones comerciales, donde también fueron registradas con fines publicitarios y donde su conservación no se justifica, atento al amplio campo que la fantasía brinda para la elección de insignias mercantiles.

Por ello, el presidente provisional de la Nación Argentina, en ejercicio del Poder Legislativo, decreta con fuerza de ley

Art. 1º.- Queda prohibida en todo el territorio de la Nación:

a) La utilización, con fines de afirmación ideológica peronista, efectuada públicamente, o propaganda peronista, por cualquier persona, ya se trate de individuos aislados o grupos de individuos, asociaciones, sindicatos, partidos políticos, sociedades, personas jurídicas públicas o privadas de las imágenes, símbolos, signos, expresiones significativas, doctrinas artículos y obras artísticas, que pretendan tal carácter o pudieran ser tenidas por alguien como tales pertenecientes o empleados por los individuos representativos u organismos del peronismo. Se considerará especialmente violatoria de esta disposición la utilización de la fotografía retrato o escultura de los funcionarios peronistas o sus parientes, el escudo y la bandera peronista, el nombre propio del presidente depuesto el de sus parientes, las expresiones "peronismo", "peronista", " justicialismo", "justicialista", "tercera posición", la abreviatura PP, las fechas exaltadas por el régimen depuesto, las composiciones musicales "Marcha de los Muchachos Peronista" y "Evita Capitana" o fragmentos de las mismas, y los discursos del presidente depuesto o su esposa o fragmentos de los mismos.

b) La utilización, por las personas y con los fines establecidos en el inciso anterior, de las imágenes, símbolos, signos, expresiones significativas, doctrina artículos y obras artísticas que pretendan tal carácter o pudieran ser tenidas por alguien como tales creados o por crearse, que de alguna manera cupieran ser referidos a los individuos representativos, organismos o ideología del peronismo.

c) La reproducción por las personas y con los fines establecidos en el inciso a), mediante cualquier procedimiento, de las imágenes símbolos y demás, objetos señalados en los dos incisos anteriores.

Art. 2º.-  Las disposiciones del presente decreto-ley se declaran de orden público y en consecuencia no podrá alegrarse contra ellas la existencia de derechos adquiridos. Caducan las marcas de industria, comercio y agricultura y las denominaciones comerciales o anexas, que consistan en las imágenes, símbolos y demás objetos señalados en los incisos a) y b) del art. 1º. Los ministerios respectivos dispondrán las medidas conducentes a la cancelación de tales registros.

Art. 3º.-  El que infrinja el presente decreto-ley será penado:

 a) Con prisión de treinta días a seis años y multa de m$n: 500 a m$n. 1.000.000;

 b) Además, con inhabilitación absoluta por doble tiempo del de la condena para desempeñarse como funcionario público o dirigente político o gremial;

c) Además, con clausura por quince días, y en caso de reincidencia, clausura definitiva cuando se trate de empresas comerciales. Cuando la infracción sea imputable a una persona colectiva, la condena podrá llevar como pena accesoria la disolución.

Art. 4º.-  Las sanciones del presente decreto-ley será refrendado por el Excmo. Señor vicepresidente provisional de la Nación y por todos los señores ministros secretarios de Estado en acuerdo general.

Art. 5º.-  Comuníquese, dése a la Dirección General del Registro Nacional y archívese Aramburu - Rojas - Busso - Podestá Costa - Landaburu - Migone. - Dell´Oro Maini - Martínez - Ygartúa - Mendiondo - Bonnet - Blanco - Mercier - Alsogaray - Llamazares - Alizón García - Ossorio Arana - Hartung - Krause.

Fuente:   elhistoriador.com.ar

  • Escrito por Armando Vidal
  • Categoría de nivel principal o raíz: CONSTITUCIÓN Y REFORMAS
  • Categoría: SANTA FE, 1957
  • Visto: 1049

EL PERONISMO COMO EJE

Con el propósito de hallar una base de mínima sustentación institucional y política, el gobierno de facto autodenominado Revolución Libertadora convocó a elecciones por decreto 3838 del 12 de abril de 1957 para una convención constituyente que, además, tenía la intención de lapidar la reforma de 1949 realizada durante el primer gobierno de Juan D. Perón y derogada también por decreto. Los votos en blanco de los peronistas fueron más. Fracaso político de un régimen que igual impuso su voluntad. Y así la Constitución de 1949 quedó sólo como un documento de su tiempo ni siquiera lamentado por los peronistas en la reforma menemista de 1994 realizada en el mismo lugar. Uno de los protagonistas de esa convención fue el socialista Alfredo Palacios, a quien los menemistas distinguirían en los años noventa poniéndole su nombre al edificio anexo del Senado de la Nación (ex Caja de Ahorro).

Por Armando Vidal

En la convención constituyente de 1957, el peronismo fue excluido de participar. El lugar elegido fue la ciudad de Santa Fe, la sede la del edificio de la Universidad Nacional del Litoral y el plazo de las deliberaciones se fijó entre el 30 de agosto y el 23 de septiembre.

Las elecciones se realizaron el 28 de julio en un clima de libertad salvo para los peronistas para quienes seguían vigente los alcances penales dispuestos por el decreto 4161 que prohibía cualquier manifestación evocativa de ese movimiento y sus símbolos.

Los votos en blanco fueron la señal política de la resistencia peronista.

El 28 de julio de 1957 se realizaron las elecciones y el resultado reflejó una realidad no esperada por el régimen del general Pedro Eugenio Aramburu.

Votos en blanco (peronistas) 2.119.147 / Unión Cívica Radical del Pueblo (UCRP) 2.117.160 / Unión Cívica Radical Intransigente (UCRI) 1.821.459 / Partido Socialista (PS) 525.721 / Partido Demócrata Cristiano (DC) 420.606 / Partido Demócrata de Centro (PDC) 407.695 / Partido Demócrata (PD) 269.089 / Demócrata Progresista (PDP) 263.915 / Partido Comunista (PC) 228.451 / Partido Cívico Independiente (PCI) 86.441 /

Las bancas de los reformistas fueron 120 y la de los antireformistas 85.

Entre aquellos estaban la UCRP (línea Ricardo Balbín), los socialistas (como Alfredo Palacios y Américo Ghioldi), así como demócratas cristianos, demócratas, demoprogresistas y los civistas (Alvaro Alsogaray).

Los que se oponían eran UCRI (Oscar Alende, línea Arturo Frondizi) y tres partidos minoritarios: el Laborista (Cipriano Reyes), el Partido de los Trabajadores (Juan Carlos Denghi) y Unión Federal (Enrique Ariotti).

La discusión arrancó apenas habló el primer convencional.

Fue el radical Arturo Mathov, el mismo que había participado en el atentado terrorista del 15 de abril de 1953. Y lo hizo para proponer al socialista Nicolás Repeto como presidente provisional por tratarse del convencional de mayor edad.

Luego de aprobarse la elección de los convencionales más jóvenes que lo asistirían en la labor, Mathov planteó la necesidad de formar la comisión que dictase el pertinente reglamento del cuerpo.

Fue allí cuando Oscar Alende dijo “…si esa maniobra o esa moción encubre el propósito de determinar la validez de esta Convención, nosotros haremos en el momento propicio nuestra moción de invalidamiento de la convocatoria, del mandato de los convencionales y de todos los actos que sean consecuencia del vicio de usurpación del gobierno provisional cuando ha suplantado la voluntad de los dos tercios de los representantes, quienes únicamente ellos pueden iniciar el proceso de reforma de la Constitución”, todo entre manifestaciones generales y gritos de las barras en las galería, según consta en el diario de sesiones.

Lo que seguiría marcaría lo irredimible de las posiciones ya que la carga del sector que expresaban los 85 apuntaba a la médula de la cuestión: una dictadura no puede derogar una Constitución ni convocar el tratamiento de otra para su reemplazo sin la participación de un sector de la población.

La mayoría en ese lugar sostenía lo contrario.

La sesión había comenzado a las 15.35.

Y duras fueron las embestidas de Alende en honor al apodo de Bisonte que se ganaría.

Enfrente, Mathov, hombre de palabra pero más de acción como en los hechos del 15 de abril de 1953 en el acto convocado por la CGT a Plaza de Mayo (ver CUANDO FUE QUE/EN LA HISTORIA).

Esta es una muestra del tenor de los choques:

- Sr. Alende: …no hay moción de orden alguna que votar; no hay reglamento. Lo que pasa es que los señores ciudadanos de la bancada de la derecha no son capaces de discutir porque sólo escuchan la voz de su propia ambición.

 -- Hablan simultáneamente varios señores convencionales, y suena la campana.

 - Sr. Mathov: …la bancada que tiene los ojos puestos en Caracas quiere obstaculizar la marcha de esta Convención.

Poco más adelante suenan las palabras que empujan hacia el final previsto.

- Sr. Palacios: (dirigiéndose a Alende) …tenga la bondad de callarse la boca. (¡Muy bien! Aplausos). Es una irreverencia…

-- Hablan simultáneamente varios señores convencionales.

-- Se retiran del recinto los señores convencionales electos del sector de la Unión Cívica Radical Intransigente.

 -- A la hora 17 y 30

Lo que comenzó mal siguió mejor pero por poco tiempo dadas las dificultades para lograr quórum, entre otros problemas. Lo único que alcanzó a consagrar fue el artículo 14 bis.

En síntesis, fue la obra de un pacto de militares y políticos unidos por el visceral rechazo al peronismo, cuyo líder estaba exiliado en Caracas.

Mathov no se equivocaba cuando se lo enrrostraba a Alende.

Cinco meses después, en la capital venezolana se firmaba el pacto entre Perón y Rogelio Frigerio que llevaría a Arturo Frondizi a la presidencia de la Nación (ver CUANDO FUE/EN LA HISTORIA). Fue en 1958. Cuatro años despues, tras el triunfo del peronismo en las anuladas elecciones de gobernadores, la política volvería a los cuarteles golpistas.