A+ A A-

  • Categoría de nivel principal o raíz: ROOT
  • Categoría: La pregunta, la respuesta
  • Visto: 57

1842, BROWN VENCE EN EL RÍO PARANÁ AL MERCENARIO JOSÉ GARIBALDI

El encono contra Rosas de "la madre" de la oligarquía porteña (la "hija" es la de 1955), aliada al imperio brasileño, Francia e Inglaterra, incluyó la contratación del mercenario italiano José Garibaldi para intentar arrebatarle el dominio del Río de la Plata a la Confederación Argentina que, encima, bloqueaba a Montevideo en el marco de la Guerra Grande (1838/1851).

Por Irizar.org

En la Banda Oriental se declara en diciembre de 1838 la denominada Guerra Grande, (1838 a 1851) entre Manuel Oribe, apoyado por el gobierno de Buenos Aires del gobernador Brigadier General Dn. Juan Manuel de Rosas y Fructuoso Rivera instalado en Montevideo, y que contaba con el apoyo de los "unitarios" argentinos, oponentes de Rosas, del Imperio del Brasil y de los reinos de Francia e Inglaterra, los que habían despachado al Río de la Plata dos grandes flotas de guerra.

En el Río de la Plata operaba la flota de la Confederación Argentina, al mando de nuestro primer almirante Dn. Guillermo Brown, que bloqueaba el puerto de Montevideo. 

1842, invasión al Río Paraná, combate Naval de Costa Brava.

La flota armada por el gobierno de Montevideo (Fructuoso Rivera), comandada por el comodoro ingles John Halstead Coe había sido destruida totalmente por las fuerzas navales de la Confederación Argentina comandadas por Brown.

En 1841 llegó al Uruguay el mercenario Italiano Giussepe Garibaldi y en 1842, el gobierno de Montevideo (Rivera) lo designó como sustituto del ingles Coe, iniciando Garibaldi, una campaña de hostigamiento y saqueos a las poblaciones costeras del río Paraná.

Anoticiado el gobierno de Buenos Aires del ataque Riverista, destacó desde el sitio de Montevideo a Brown, quien logró interceptar a la flota de Garibaldi. Fue el 16 de agosto de 1842, con un combate en el río Paraná, cerca de la localidad de Costa Brava (Esquina, provincia de Corrientes).

Las naves comandadas por Garibaldi fueron derrotadas por las fuerzas de Brown. Tras sufrir fuertes pérdidas, Garibaldi escapó y muchos marinos argentinos quisieron seguirlo para matarlo, pero Brown dio la orden de dejarlo ir diciendo "ese gringo es un valiente"

* Las acciones: derrota y fuga

El combate fue un enfrentamiento naval librado el 15 y 16 de agosto de 1842 entre la escuadra de la Confederación Argentina al mando de Almirante  Guillermo Brown y la escuadra riverista al mando del italiano Giuseppe Garibaldi. Se luchó en las cercanías de Esquina, provincia de Corrientes, Argentina, por dos días en agua y tierra hasta que Garibaldi previendo su derrota hizo volar sus barcos para no entregárselos a Brown y escapó a tierra firme.

Esta es una de las batallas más Importantes de Argentina, junto a Batalla de la Vuelta de Obligado y del Quebracho.

El Almirante Brown mandó gente a tierra para que hicieran de sirgadores (remolcar el barco desde la orilla por medio de cuerdas), pues había decidido avanzar a la sirga con cuatro naves que maniobraban cerca de tierra, donde había suficiente profundidad, hacia el enemigo, viendo que era difícil y peligroso atacar a Garibaldi de un modo frontal. A la vez, dispuso que el ala izquierda fondeara al suroeste del enemigo a distancia de tiro, hostigando y perturbando la reacción enemiga contra el ala derecha con los cañones que pudiera presentar.

Por su lado, Garibaldi, que había advertido la maniobra de Brown, mandó su infantería con el Tte. 1º Rodríguez fuera de la estacada para tirotear a los sirgadores y a las tripulaciones.

Se dio cuenta Brown y ordenó a Montaña ir a tierra con cien hombres en tres columnas: una de veinte hombres al mando del Tte Mariano Cordero - del Echagüe- se dirigiría por la ribera; la derecha también de veinte hombres al mando del Tte French y la tercera en el centro con sesenta infantes, al mando de Montaña y los subtenientes Montandón y Castellanos. Montaña no tardó en repeler al enemigo desalojando la orilla de los tiradores emboscados. A partir de ese momento el ala derecha de Brown pudo moverse con mayor libertad y alcanzar la distancia de tiro.

Veamos ahora a qué distancia media de tiro se hizo el combate. No se ha podido conocer fehacientemente la elevación que podían alcanzar los cañones de Costa Brava. Para esa época en estas latitudes, los cañones a raso podían tirar desde los 350 metros (de a seis) a los 600 metros (de a 4); con una elevación de 8º llegaban hasta los 2.200 metros y con 22º a unos 2.700, con poca diferencia entre un cañón de a 24 y otro de a 12. Por el problema de la puntería, el alcance eficaz quizás era de unos 1.000 metros.

Los autores estiman que sin problemas de puntería (no había marejada) el ala izquierda de Brown artillada con cañones de a 12 fondeó al suroeste a unos 1.500 metros de los orientales para que hubiera efectividad en el hostigamiento. El ala derecha entretanto se acercaba a una distancia similar considerándose que los cuatro buques debían entrar en fuego indefectiblemente con el máximo de cañones.

Cuando las unidades argentinas entraron a distancia de tiro de las orientales, Garibaldi abrió el fuego soportado estoicamente por el ala derecha, auxiliada a la vez por el ala izquierda que ya debía haber alcanzado la posición asignada. Brown pudo hacer maniobrar a los buques para presentar la banda de babor al enemigo, entrando en combate todos ellos.

Se presentaban así: el Echagüe era el más próximo al enemigo, con su proa sobre la ribera; cerca y al sur, aprovechando la inclinación de la costa, lo seguía la Chacabuco evitando tener que tirar por arriba de aquél, tercero también cerca y al sur se colocó el Americano, tomando las mismas precauciones y Brown abarluó (NdE: abarloar, situar un buque casi de costado con otro o muelle, etc.) a la goleta Nueve de Julio y al Americano desde su centro a popa.

A las 12.00 el fuego se había generalizado, iniciándose el ablandamiento del enemigo con la artillería, sin apresurar abordajes.

El combate se frenó cerca de las 16 para que la gente pudiera comer, reanudándose poco después hasta el oscurecer, con ambos bandos tomando disposiciones de seguridad nocturna y atención de los buques y del personal herido o muerto, hasta que Garibaldi, previendo su derrota hizo volar sus barcos para no entregárselos a Brown y escapó a tierra firme. Los argentinos, al querer perseguirlo para ultimarlo, fueron detenidos por Brown quien, como se dijo, exclamó "déjenlo escapar ese gringo es un valiente".

Brown no imaginaba las atrocidades que Garibaldi cometería años después asolando nuevamente para los ingleses el río Uruguay.

Vuelto a Montevideo, en 1843, y establecido por Oribe el sitio de Montevideo, que habría de prolongarse hasta 1851, Garibaldi organizó una unidad militar mercenaria que fue denominada La Legión Italiana, al frente de la cual se puso al servicio del gobierno riverista de Montevideo, conocido históricamente como el Gobierno de la Defensa.

Entre las acciones militares en que participó Garibaldi al frente de su Legión Italiana, se destaca la que tuvo  en las afueras de las murallas de Montevideo, llamada Combate de Tres Cruces,  realizado en el paraje así denominado, el 17 de noviembre del 1843.

Luego de ello, embarcado en una nueva flotilla de una veintena de naves con unos 900 hombres de tropa para desembarco, y contando con el amparo de las escuadras de Francia e Inglaterra, pudo ocupar en abril de 1845 la ciudad de Colonia.

Garibaldi, en sus Memorias, sostiene que fue…. "difícil de mantener la disciplina que impidiera cualquier atropello, y los soldados anglo-franceses, a pesar de las órdenes severas de los almirantes, no dejaron de dedicarse con gusto al robo en las casas y en las calles. Los nuestros, al regresar, siguieron en parte el mismo ejemplo aún cuando nuestros oficiales hicieron lo posible para evitarlo. La represión del desorden resultó difícil, considerando que la Colonia era pueblo abundante en provisiones y especialmente en líquidos espirituosos que aumentaban los apetitos de los virtuosos saqueadores".

En septiembre toma la isla Martín García, defendida por la Confederación, y la ciudad de Gualeguay (Entre Ríos), la que sufre terribles saqueos. Es de notar que Garibaldi admite los saqueos, que fue una pauta de comportamiento del cuerpo mercenario que dirigía. En sus memorias llama a su legión "virtuosos saqueadores".


* Fuerzas invasoras:

Comandante: Giusepe Garibaldi
3 barcos de guerra
9 embarcaciones auxiliares
31 cañones
350 a 400 hombres
Bajas: 160 a 190 muertos y heridos, toda la escuadra hundida, capturada o dispersa.


* Fuerza defensora:

Comandante: Almirante Guillermo Brown.
9 barcos
54 cañones
610 hombres
Bajas: 20 muertos - varios heridos.

Fuente: http://www.irizar.org/invasionesinglesas19.html
.

.