A+ A A-

HITOS DESDE 1983

HITOS DESDE 1983

  • Categoría de nivel principal o raíz: CÚANDO FUE QUE...
  • Categoría: HITOS DESDE 1983
  • Visto: 16

BEAGLE, LA CONSULTA, EL PJ Y EL BICHO LEÓN

Hace 35 años,  el entonces diputado nacional peronista recuerda pujas y tensiones  por la inesperada consulta popular convocada por decreto de presidente Raúl Alfonsín para presionar la aprobación del tratado por el Beagle en el Congreso. Críticas a propios y elogios al senador radical Luis León.

Por Héctor Dalmau

El 25 de julio, de 1984,el presidente Raúl Alfonsín, apurado por los requerimientos de los vencedores de Malvinas, anunció la convocatoria a una consulta popular para decidir -sí o no- la entrega de la soberanía argentina a Chile sobre el Canal de Beagle y las Islas Picton, Lennox  Nueva.

Leer más

  • Categoría de nivel principal o raíz: CÚANDO FUE QUE...
  • Categoría: HITOS DESDE 1983
  • Visto: 23

LOS MUERTOS DE PLAZA DE MAYO EN EL 2001

Como en 1955, el 20 de mayo de 2001,  la Plaza de Mayo se volvió a cubrir de sangre.  Fue por una violenta represión a la protesta contra las duras medidas del gobierno aliancista del radical Fernando de la Rúa y su ministro Domingo Cavallo, siguiendo el libreto del FMI. El Presidente renunciaría y huiría de la Casa Rosada  en helicóptero. Al mes de los hechos, el diario de Noble publicó esta nota sin firma. Además de los policías uniformados, dispararon otros de civil.

Por Clarín

Gastón Riva nunca supo qué lo mataba: sintió el golpe terrible en el tórax, un fuego que lo quemaba con la velocidad del rayo y no supo nada más. Cayó de su moto Honda en la que estaba a horcajadas, mientras miraba la espiral de violencia que sacudía las calles del centro de Buenos Aires.

Cuentan quienes lo socorrieron que movía una mano. Y la lengua. Pero que estaba inconsciente. Lo levantó el chofer de una ambulancia en la esquina de las avenidas de Mayo y 9 de Julio. Entre quienes ayudaron a cargar el peso muerto de Riva alguien suplicó una obviedad teñida por la desesperación: "Llevalo que se muere".

Minutos antes, Riva y su amigo, Daniel Guggini, habían encarado con la moto por Avenida de Mayo, desde Bernardo de Irigoyen, rumbo a la Plaza de Mayo. "A los cincuenta metros, un grupo de cuatro policías empezó a disparar —contó Guggini en la causa— Riva se encorvó y cayó. Me muero... me muero... dijo. Le levanté la remera y vi la herida de bala en el lado izquierdo del pecho. No tenía orificio de salida".

Eran las cuatro y media de la tarde del jueves 20 de diciembre de 2001. Riva murió poco después, mientras los médicos del Argerich intentaban reanimarlo. Tampoco supo nunca quién lo mató. Todavía no se sabe. Ni tampoco supo por qué moría. Tampoco se sabe. Era motoquero. Estaba casado. Tenía 31 años y tres hijos.

Gastón Riva fue uno de los cinco muertos que cayeron en los alrededores de la Plaza de Mayo durante la feroz represión policial que selló para la historia las últimas horas de anarquía del gobierno de Fernando de la Rúa. La Comisión de Derechos Humanos de la Legislatura porteña denunció el viernes pasado una sexta víctima: Rubén Aredes, de 30 años, que murió el viernes 21 en la sala de terapia intensiva del Hospital Santojanni.

Aredes tenía cuatro balazos en el tórax, según los informes que recogió este diario. Los legisladores afirman que puede haber incluso una séptima víctima.

Un listado del SAME (el servicio asistencial del Gobierno porteño) da seis personas muertas el jueves 20, pero no incluye a Aredes.

Los legisladores intentan saber si, por error, se contabilizó a un muerto dos veces, o si se trata de una víctima que aún no fue identificada. Un alto jefe policial que participó del operativo de represión y aceptó dialogar con Clarín con la condición de que se preservara su identidad, confirmó que la Policía Federal "ya identificó a cinco hombres de la fuerza que dispararon, y a dos autos civiles de uso policial (sic) un Polo y una camioneta gris".

El oficial afirmó que esos datos fueron enviados a la jueza María Servini de Cubría, que investiga los hechos.

La información del jefe policial fue ratificada a Clarín por otra fuente, cercana a la Secretaría de Seguridad del Gobierno. Esa segunda fuente agregó que hay filmaciones, que estarían ya en poder de la jueza, en la que se ve a uniformados disparar sobre la multitud.

En esa multitud hubo de todo. Desde espontáneos que intentaron participar de un reclamo que creyeron justo, hasta curiosos y entusiastas, pasando por grupos organizados de violentos dispuestos a provocar destrozos y a enfrentarse con la Policía, a la que sometieron durante horas a una pedrea descomunal.

A la manera de la mejor tradición argentina, a esa actitud le siguió una represión ilegal, desproporcionada, que sobrepasó todos los límites establecidos por el estado de derecho. Sólo un milagro evitó una matanza mayor.

La masacre de la Plaza de Mayo, que ensangrentó la ciudad con una violencia y una sinrazón que reconoce como único antecedente el terrible bombardeo de la aviación naval de junio de 1955, tres meses antes del derrocamiento de Juan Perón, se desató entre la noche del 19 y la madrugada del 20, luego de un discurso del entonces presidente que desató un vendaval de cacerolas que protestaron por la congelación de sueldos y ahorros decretada el 3 de ese mes, para gritar su terror ante los saqueos que convulsionaban la Capital y el conurbano bonaerense, y para cuestionar a un Gobierno al que adivinaban falto de autoridad y decisión.

Para cuando los manifestantes llegaron a la Plaza, ya regía el estado de sitio impuesto por De la Rúa en uno de sus últimos actos de gobierno. Cuando estalló la primera granada de gas, la Plaza se desalojó en segundos. Y empezó la batalla campal. Se prolongaría durante toda la mañana del 20 y empezaría a cobrar sus muertos a partir de las cuatro de la tarde, casi en paralelo con el último mensaje presidencial que convocó a la unidad nacional.

A esa hora, otro joven caía con un balazo en la cabeza. Gustavo Benedetto tenía 23 años. El primer día del 2002 hubiera cumplido 24. Vivía en La Tablada.

Poco después de las cuatro y media de la tarde estaba entre un grupo de manifestantes en la esquina de la Avenida de Mayo y Chacabuco, cerca de la sede del banco HSBC. El banco fue apedreado por la multitud.

Según la reconstrucción hecha por Clarín en base a declaraciones de algunos testigos, un patrullero llegó a esa esquina "y la gente se puso muy nerviosa. Una persona, con un poste de hierro de los que sostienen los carteles con el nombre de las calles, rompió una vidriera del banco. Entonces aparecieron desde adentro tres o cuatro personas de seguridad, uniformados con camisa blanca y algunos policías, que comenzaron a disparar a mansalva desde adentro del banco.

Hubo una desbandada general y sobre la avenida quedó tirado un muchacho, boca abajo. Tenía un balazo en la cabeza con orificio de salida en la nuca. Era Gustavo Benedetto. Estaba muerto.

Al parecer un amigo intentó darlo vuelta, pero abandonó la tarea cuando vio en el suelo parte de la masa encefálica de Benedetto que espesaba el enorme charco de sangre que escurría hacia la esquina.

Dijeron los testigos a Clarín"En eso llegó un Peugeot 306, por Chacabuco y de contramano, venía a toda velocidad e incluso atropelló a un pibe. Desde adentro disparaban para todos lados, como para tomar la esquina y permitir la salida de los policías y de la gente de seguridad que estaba adentro del banco" .

Una ambulancia recogió al muerto para llevarlo a alguna parte. En ese momento, lejos de ese escenario de espanto, en La Tablada, Eliana Benedetto, de 25 años, hermana de Gustavo, lanzó un grito: había reconocido a su hermano, que yacía desmantelado en una camilla, en la pantalla de un canal de cable: Crónica TV. Se lanzó desesperada a la Capital a recorrer hospitales y comisarías. Vio de todo hasta que encontró lo que jamás hubiese querido hallar: el cadáver de Gustavo en la morgue del Hospital Ramos Mejía.

Según fuentes judiciales, todo fue captado por el sistema digital de vigilancia del banco, en poder de la jueza Servini de Cubría.

En sus últimas horas, el gobierno de De la Rúa creyó que la intención de los manifestantes era tomar por asalto la Casa de Gobierno. En eso coinciden algunos testimonios e incluso declaraciones judiciales.

El jefe policial que aceptó dialogar con Clarín, dijo: "La información que teníamos era que los manifestantes querían entrar a la Rosada. Y que si pasaban a la Policía, sólo quedaban luego los soldados, armados con FAL".

Según el oficial policial, "los grupos de jóvenes actuaban unidos y coordinados, aunque pertenecieran a diferentes organizaciones de izquierda. Así generaron un avance hacia la Plaza por cuatro frentes: por Diagonal Norte, por Avenida de Mayo, donde una enorme pila de escombros de las obras del subte les servía como arsenal para abastecerse de piedras, por San Martín y por Bolívar".

¿Hubo una orden del Poder Ejecutivo para que la Plaza de Mayo fuese desalojada? ¿Autorizó esa orden a actuar con la violencia con la que se actuó?

Hubo sí, una orden de desalojar la Plaza. Y de ella se hacen responsables los ex funcionarios involucrados en la causa judicial: el ex Presidente, su ministro del Interior, Ramón Mestre, y el entonces secretario de Seguridad, Enrique Mathov.

Pero nadie admite haber dado luz verde a la Policía Federal para emplear la violencia que se usó, aun cuando ya había seis muertos, caía la noche, los manifestantes eran menos y De la Rúa había formalizado su renuncia.

Según fuentes judiciales, De la Rúa envió un escrito a la jueza Servini. Es una lacónica presentación de pocos párrafos en la que, entre otras cosas, afirma: No haber emitido orden alguna en contra de la ley, y (que) los cuestionados procedimientos no estaban a su cargo.

Mathov también hizo una presentación por escrito el viernes 21 de diciembre. En ella dice que en la Plaza confluyeron "personas claramente organizadas y en actitud violenta que comenzaron a hostilizar a la Policía, mientras adoptaban modalidades de acercamiento a la Casa Rosada". Que la secretaría a su cargo tenía informaciones que aseguraban que "los violentos tenían planeado atacar y copar la Casa Rosada", y que le ordenó al entonces jefe de los federales, comisario Rubén Santos, que protegiera la Casa de Gobierno.

Mathov agrega: "La autoridad política manifiesta el qué de la cuestión, y la autoridad técnica o profesional determina el cómo implementa y cumple el objetivo".

En otra presentación escrita, el ex ministro Mestre dice cosas parecidas, pero señala que la actuación policial debía seguir "las disposiciones legales, asegurando la tranquilidad pública, y su actitud de prevención, disuasión y paciencia debían llegar al máximo límite de tolerancia, frente a las constantes provocaciones y agresiones de grupos violentos".

La responsabilidad política de la represión tampoco parece haber escapado a los ojos de la jueza Servini, que en el mediodía del viernes llegó a la Plaza para ordenar "el cese de la represión indiscriminada".

Todavía no había muertos.

La jueza dice haber dado esa orden a tres jefes policiales: un comisario inspector de apellido Palacios (se trata de Jorge Palacios, jefe de la Unidad Antiterrorismo), y a dos comisarios de apellido Femia y Derecho.

En las primeras fojas de la causa, Servini de Cubría afirma haber ordenado desalojar el frente de la Casa de Gobierno, para preservar la seguridad del edificio.

 "Me hicieron saber mis interlocutores —escribió la jueza— que por orden del ministro del Interior debían desalojar toda la Plaza de Mayo".

Además de los escritos, están los testimonios.

* Ruego hasta de periodistas

Al atardecer, cuando surcaron el aire los primeros plomos de las armas policiales (las fuentes judiciales consultadas por Clarín afirman que muertos y heridos lo fueron por balas de pistola de nueve milímetros o por perdigones de plomo de cartuchos para escopetas de calibre 12,70, armas habitualmente utilizadas por la Policía) funcionarios, legisladores, asesores y hasta periodistas les rogaron al ministro Mestre y al secretario Mathov que pusieran fin a la represión.

Uno de esos funcionarios confió a Clarín que Mathov lanzó una réplica entre desdeñosa y aterrada: "¿Qué querés...? ¿Que nos incendien la Casa de Gobierno?"

La seguridad de la Rosada y la del Presidente es responsabilidad de la Casa Militar y del regimiento de Granaderos a Caballo, dos unidades de las Fuerzas Armadas sobre las que Mestre y Mathov no tenían influencia.

Aun ya con las primeras víctimas mortales tendidas al calor fragoroso de un diciembre de pesadilla, los legisladores Carlos Maestro y Horacio Pernasetti, titulares de los bloques de senadores y diputados de la UCR, le rogaron al Presidente: "Fernando, tenés que parar la represión porque de lo contrario se va a agravar más la desobediencia civil y va a haber más muertos".

La respuesta de De la Rúa fue: "No es así... Son cuentos... No pasa nada".

La historia fue revelada el 21 de diciembre en este diario por el periodista Ricardo Ríos.

* Los represores, sus armas y métodos 

La represión con armas de fuego, pistolas automáticas y escopetas de perdigones (de goma y plomo) tiene al menos tres puntos en común que desbaratan la versión oficial que habla de un "desborde" de algunos policías, supuestamente faltos de experiencia por más de una década sin movilizaciones masivas de protesta: tuvo una hora concreta de inicio, alrededor de las tres y media de la tarde; empezó a incluir a civiles armados que actuaban en solitario o junto a los uniformados y que balearon a los manifestantes y, por último, contó con el apoyo de autos particulares en los que también viajaban civiles y uniformados que disparaban a mansalva.

Cerca de las siete de la tarde, cuando ya se conocía la renuncia del Presidente, una camioneta 4x4, doble cabina, con cúpula, se detuvo cerca de las esquinas de Carlos Pellegrini y Sarmiento.

Allí, un pequeño grupo de manifestantes se guarecía de una lluvia de gases lacrimógenos que un piquete policial disparaba desde hacía más de una hora desde el Pasaje Carabelas, detrás del ex Mercado del Plata.

De la camioneta y de un auto Fiat Palio color blanco (otros testigos aseguran que también de un Volskwagen Gol rojo) bajaron civiles y uniformados que dispararon a discreción.

Uno de ellos apoyó una escopeta sobre el techo de la camioneta; otro empuñaba una pistola nueve milímetros, según relató el abogado Claudio Pandolfi.

Luego de los disparos, al menos dos cuerpos quedaron tendidos: uno, el de Martín Galli, un joven de 26 años que recibió un balazo en la cabeza y está vivo de milagro; el otro era el de Alberto Márquez, de 57 años, que tenía dos balazos en el tórax. Márquez trabajaba en Provincia Seguros, en el Banco Provincia del centro porteño.

Había llegado a la manifestación cerca de las cuatro de la tarde, acompañado por su mujer, Marta Pinedo, y dos personas más. A esa hora el matrimonio volvía a su casa de Villa Maipú, partido de San Martín. Márquez cayó arrodillado, vomitando sangre. Murió después de que lo subieran a un Ford Escort en el que intentaron llevarlo hacia la salvación imposible.

La más extraña de las muertes de esa tarde aterradora fue la de Diego Lamagna, un deportista amateur de 27 años, experto en acrobacias en bicicleta: de eso vivía, junto a su madre, en Sarandí. Hasta poco después de las tres de la tarde del jueves 20 de diciembre, Lamagna estuvo junto a su mamá en su casa. Una hora y media después, estaba muerto en la esquina de Bernardo de Irigoyen e Hipólito Yrigoyen, cerca de la Avenida de Mayo y 9 de Julio.

Se sabe que, desde su casa, viajó al Centro en un colectivo de la línea 24. Aún no está claro si se sumó, solo, a la manifestación, o si los desvíos del colectivo lo impulsaron a bajarse en un lugar todavía no determinado para encontrarse con la fatalidad. No tenía militancia política de ningún tipo, al igual que muchos que manifestaron ese día. Por la hora en la que salió de su casa y la hora en la que la autopsia fijó como la de su muerte, se calcula que estuvo muy poco tiempo en la manifestación. No se sabe si llegó a la Plaza de Mayo.

Diego Lamagna cayó con un perdigón de plomo en el pecho. Su abogado, Leonardo Filipini, en base al relato de algunos testigos, cree que le dispararon desde un auto particular que no fue identificado. Aún busca más testigos.

El joven quedó tendido sobre una de las plazoletas del bulevar de la 9 de Julio. Hasta él llegó una ambulancia del SAME. Con el rostro desencajado, un enfermero le puso una gasa en la boca y le hizo respiración boca a boca. Es la imagen que captó el fotógrafo Gustavo Correa, publicada en la portada de este diario el viernes 21. Todo fue inútil. Lamagna murió allí, con los ojos abiertos, mirando sin ver el cielo del verano.

Eran las cuatro y media de la tarde.

Con ese cuadro de espanto se encontró Daniel Guggini. Vio llegar la ambulancia para Lamagna e intuyó que había una posibilidad de salvar a su amigo, el motoquero Riva, que agonizaba en sus brazos. Corrió montado en la desesperación los metros que separaban un cuerpo de otro, y pidió ayuda con la voz desarbolada por la emoción, el miedo y el desaliento: "Tengo un muerto" gritó. Lo volvió a la realidad el grito exasperado y experto de una médica que, sin saberlo, sintetizaba en una frase el drama de un día de horror:

— ¡Esperá un poco que esto es un quilombo... Está lleno de heridos de bala...!

Guggini supo entonces que perdía a su amigo y no halló respuesta al umbrío dolor que lo invadió y que aún lo acompaña.

* Almirón, 23 años, estudiante

Carlos Almirón tenía 23 años. Vivía en Lanús, junto a su abuela y a su hermano. Estudiaba sociología y era miembro del Centro de Desocupados 29 de Mayo, de Lanús. Su familia lo ha descripto como un joven alegre, solidario, sus amigos lo llamaban "Petete". Era miembro de la Coordinadora Contra la Represión Policial (Correpi). Llegó a la Plaza de Mayo junto con un grupo de desocupados, en el momento en que se desencadenaba la represión más violenta.

A partir de ese momento, las versiones difieren. Unos testigos afirman que el grupo se dispersa y pierde contacto con Almirón. Otros testigos aseguran que el joven salió de la columna para "organizar la retirada", pero la mayoría de los testimonios coinciden en afirmar que un policía uniformado le disparó en la esquina de Avenida de Mayo y 9 de Julio, no muy lejos de donde había sido baleado el motociclista Riva.

Almirón llegó al Hospital Argerich a las cinco de la tarde. Tenía un balazo en el tórax. Fue operado, pero murió a las once de la noche.

Las respuestas a esos dolores y a otras tantas preguntas, está ahora en manos de la Justicia.

¿Existió realmente un desborde policial o hubo una acción coordinada, salvaje, ilegal, que excedió los límites previstos a la hora de enfrentar una movilización popular masiva?

La legisladora porteña Alicia Pierini no tiene dudas: "Hay seis muertos, probablemente siete, y cincuenta y dos heridos de bala. Esas cifras no hablan de un desborde policial, sino de un hecho absolutamente institucional. No hay un solo testimonio que diga que hubo manifestantes armados. Hubo balas de un solo lado. Hubo uniformados que dispararon contra los manifestantes. Y también civiles que tiraron contra la gente: a esos los vimos nosotros desde la Legislatura".

Incluso no se descarta que la ferocidad policial haya tenido origen en una interna de la fuerza tendiente a desalojar de la jefatura, enlodado por el descrédito, a su entonces titular, comisario Rubén Santos.

Entre otras respuestas que debe dar la investigación judicial figuran las que intentan saber si hubo un momento, y por lo tanto una orden, de que la represión a los manifestantes se llevara a cabo a balazos. Y quién dio esa orden.

¿Quiénes fueron los civiles que dispararon contra los manifestantes amparados por policías uniformados? ¿A quiénes pertenecen los autos desde los que se disparó a mansalva contra la gente y que un jefe policial definió con un eufemismo que sería simpático si no encerrara una tragedia: "autos civiles de uso policial..."?

¿Cómo fue que, si la decisión del entonces gobierno fue la de impedir una hipotética "toma por asalto" de la Casa de Gobierno, los muertos cayeron a varias cuadras de la sede del poder? ¿Actuó el 20 de diciembre algún tipo de "escuadrón de la muerte"?

Si la Justicia logra responder estos y otros interrogantes, dilucidará otro que no está formulado más que en forma tácita: cuál es la voluntad política de investigar una matanza casi sin precedentes en la ya de por sí violenta historia contemporánea de la Argentina.

Título y bajada: Investigación de Clarín: muertes en Plaza de Mayo/ Un escenario que no vivía tanta violencia política desde 1955

Fecha: 20/1/2002

Fuente: clarín.com

Nota del editor:  Los muertos finalmente serían siete, dos en las cercanías de Plaza de Mayo, mientras que en el resto del país, incluidos los mencionados, serían treinta y nuevo. En 2017, el Tribunal Oral Criminal Federal N° 6  condenó al entonces secretario de Seguridad, Enrique Mathov a cuatro años y nueve meses de prisión, más que al comisario Rubén Santos, que recibió cuatro años. Hubo muchos policías absueltos, varios condenados, quedaron abiertas otras causas relacionadas y Fernando de la Rúa fue absuelto. Ver notas complementarias en esta misma sección y categoría. 

  • Escrito por CIJ
  • Categoría de nivel principal o raíz: CÚANDO FUE QUE...
  • Categoría: HITOS DESDE 1983
  • Visto: 120

CONDENARON A MATHOV Y AL JEFE DE LA FEDERAL

La página informativa de la Corte Suprema de Justicia da cuenta del fallo sobre los responsables de la masacre del 20 de diciembre de 2001 en Plaza de Mayo, en tanto seguían abiertas otras causas. Las condenas de Enrique Mathov, policías y su jefe, Rubén Santos. Al final, la revelación del hijo de Arturo Mathov por lo que hizo su padre en 1953 en ... Plaza de Mayo.

Por el CIJ

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 6 de la Capital dio a conocer este lunes la sentencia en el juicio oral por la causa N° 1527 caratulada Mathov, Enrique José y otros s/abuso de autoridad y violación de deberes de funcionario público, en la que se investigan los hechos ocurridos el 20 de diciembre de 2001.

El tribunal -integrado por los jueces José Valentín Martínez Sobrino, Rodrigo Giménez Uriburu y Adrián Martín- impuso para Enrique Mathov, ex secretario de Seguridad, 4 años y 9 meses de prisión y para el Rubén Santos, ex jefe de la Policía Federal, 4 años de cárcel.

En tanto, Orlando Juan Oliverio, Mario Andrés Seia, Eugenio Figueroa, Sebastián Leonardo Saporitti, Horacio Bautista Berardi y Norberto Pablo Sabbino fueron absueltos. Además, el tribunal dispuso el sobreseimiento de Jorge Daniel Toma y Carlos Alberto Loforte.

Los fundamentos serán dados a conocer el 4 de agosto próximo, a las 16. En el proceso se investigan los homicidios de Alberto Márquez, Gastón Riva, Carlos Almirón y Diego Lamagna y la tentativa de homicidio de Martin Galli y Paula Simonetti. También se investigan lesiones, en distinto grado, cometidas en perjuicio de 117 víctimas.

A continuación, el listado completo de condenados y las penas impuestas:

1- Enrique Mathov: 4 años y 9 meses de prisión e inhabilitación especial para ejercer cargos públicos por 9 años y medio.

2- Rubén Santos: 4 años de prisión e inhabilitación especial para ejercer cargos públicos por 8 años.

3- Carlos José López: 6 años de prisión e inhabilitación especial para ejercer cargos públicos por 10 años.

4- Roberto Emilio Juárez: 4 años y medio de prisión e inhabilitación especial para ejercer cargos públicos por 9 años.

5- Víctor Manuel Belloni: 3 años de prisión e inhabilitación especial para ejercer cargos públicos por 3 años.

6- Omar Alberto Bellante: 3 años de prisión en suspenso e inhabilitación especial para ejercer cargos públicos por 6 años.

7- Raúl Roberto Andreozzi: 3 años de prisión en suspenso e inhabilitación especial para ejercer cargos públicos por 6 años.

8- Norberto Edgardo Gaudiero: 3 años y medios de prisión e inhabilitación especial para ejercer cargos públicos por 7 años.

9- Ariel Gonzalo Firpo Castro: 3 años de prisión en suspenso e inhabilitación especial para ejercer cargos públicos por 6 años.

Nota del editor:  En una conversación amistosa en el Salón de los Pasos Perdidos,  cuando era diputado nacional, Enrique Mathov habló del karma que cargaba por la participación de su padre en el atentado del 15 de abril de 1953  en un acto de la CGT en Plaza de Mayo (ubicar con Buscar... los artículos sobre ese hecho que también generó varios muertos inocentes). Hablaba con este periodista, hijo de un dirigente sindical peronista, presente en ese multitudinario acto en el que estallaron bombas puestas por radicales, uno de ellos,  Arturo Mathov, que sería después diputado nacional (1960/1962). La vida de Mathov padre transcurrió en el radicalismo -era unionista- siempre en el mismo papel de antiperonista enfrentado al balbinismo por el acercamiento de Ricardo Balbín a Perón en 1972.  Enrique se recibió de abogado en ese tiempo y su primer cargo, unos tres lustros después, fue el de concejal porteño por la UCR. Como para saltar la barra impuesta por su padre, Enrique tuvo en De la Rúa un puente personal -fue su amigo-. que provenía de la balbinista Línea Nacional y que llevó a De la Rúa a disputarle la candidatura a Raúl Alfonsín en la interna radical para candidato a presidente en 1983, en la que triunfó categóricamente el hombre de Renovación y Cambio con votos de radicales antibalbinistas, en su mayoría antiperonistas, como Mathov. Enrique no cargaba el mismo encono. Pero sí con el peso de lo que había hecho su padre, al que pareció corresponder con la orden que lo llevó al pasado y a la cárcel. Los fallos de estos hechos son del año pasado, dieciséis años después de sucedidos. De la Rúa fue sobreseído.

Fuente: Congreso Abierto

  • Categoría de nivel principal o raíz: CÚANDO FUE QUE...
  • Categoría: HITOS DESDE 1983
  • Visto: 34

CASI 40 MUERTOS EN 2001, AQUÍ LA LISTA

¿Quiénes son los muertos de 2001? Esta es la respuesta de la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional (COPREDI), organización política por los derechos humanos al servicio de la clase trabajadora y el pueblo. Un esfuerzo surgido de la necesidad enfrentar la falta de información. 

Por COPREDI

Los asesinados por las fuerzas represivas en la rebelión popular de 2001 están en esta lista, elaborada por el esfuerzo de familiares de las víctimas y voluntarios, tarea de la cual dan cuenta varias de esas personas que lo hacen en un video al cual se accede por la fuente abajo citada.

* Graciela Acosta/35 años. Villa Gobernador Galvez, Santa Fe. Circunstancias: Militante de DDHH asesinada durante la pueblada del 19 y 20 de diciembre. Estaba con una amiga buscando a sus hijos. Se acercó a un supermercado frente al que unas mil personas reclamaban comida. Recibió dos impactos de bala, disparados rodilla en tierra por un policía al que su amiga vio perfectamente. Imputados: Agente Ponce de la seccional 29ª. Situación Procesal: En instrucción, casi paralizada hasta 2003, en que tardíamente comenzaron a hacerse algunas pericias.

* Carlos Petete Almirón/ 24 años. None, Ciudad De Buenos Aires. Circunstancias: asesinado durante la represión a la pueblada del 19 y 20 de diciembre de 2001. Petete era militante de la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI) y de la Coordinadora de Desocupados 29 de Mayo. Recibió un disparo de la policía en el pecho en Av. 9 de Julio y Av. de Mayo cuando encabezaba una columna de manifestantes que intentaba volver a la Plaza de Mayo. Imputados: Rubén Santos, Enrique Mathov, Ramón Mestre, Fernando De La Rua, toda la cúpula policial y personal en la calle el 20/12/01. Situación Procesal: Con el ex jefe de la policía Rubén Santos, el ex secretario de seguridad Enrique Mathov y los comisarios Andreozzi y Gaudiero, procesados por homicidio culposo (cinco hechos) y lesiones culposas (más de 200 hechos), el juicio oral comenzará en marzo de 2013. El ex ministro del interior Ramón Mestre falleció antes de ser indagado y el ex presidente De la Rúa fue sobreseído.

* Ricardo Álvarez Villalba/ 23 años. Rosario, Santa Fe. Circunstancias: asesinado durante la pueblada del 19 y 20 de diciembre Imputados: Policía provincial. Situación procesal: Con falta de mérito.

*  Ramón Alberto Arapi/ 22 años Ciudad de Corrientes, Corrientes. Circunstancias: Asesinado durante la pueblada del 19 y 20 de diciembre. Estaba con amigos tomando tereré en el Barrio Nuevo de Corrientes. Entró al barrio una camioneta Ford F-100 bordó sin leyendas identificatorias y sin patente, con cinco hombres, cuatro con el uniforme de combate azul-celeste de la policía de Corrientes. Arapi trató de esconderse, pero dos de los policías lo corrieron y alcanzaron. Uno lo golpeó y le pegó un tiro que entró por el pecho y salió por la espalda. Imputados: Cinco efectivos de la comisaría 13ª de Corrientes. Situación Procesal: El agente José Ramón Ramírez fue condenado a 20 años de prisión. El subcomisario René Piriz y los suboficiales Esteban Fabián Blanco, Ramón Leiva y Alberto Alfonzo, a 5 años por encubrimiento agravado y el suboficial Juan Carlos Díaz, a dos años de prisión en suspenso por haber adulterado el libro de guardias.

* Rubén Aredes / 24 años. None, Ciudad de Buenos Aires. Circunstancias: Durante la pueblada del 20 de diciembre de 2001 fue asesinado por la policía federal mientras participaba en un corte de calles en Ciudad Oculta. Recibió cuatro balas de plomo por la espalda. Imputados: Policía Federal (Cria. 42ª). Situación procesal: La familia intentó sin éxito que su caso sea incluido en la causa federal por la represión del 19 y 20 de diciembre.

* Elvira Avaca/ 46 años. Cipolletti, Rio Negro. Circunstancias: Asesinada durante la pueblada del 19 y 20 de diciembre. Recibió un escopetazo frente a un supermercado frente al que pasaba con su hija. Recibió el disparo en la zona lumbar. El calibre de la bala es policial. Imputados: Policía provincial. Situación Procesal: en instrucción.

 * Diego Ávila/ 24 años. Villa Fiorito, Lomas De Zamora, Buenos Aires. Circunstancias: asesinado durante la pueblada del 19 y 20 de diciembre. Imputados: sin datos. Situación Procesal: sin datos.

* Gustavo Ariel Benedetto/  30 años. None, Ciudad de Buenos Aires. Circunstancias: asesinado durante la represión a la pueblada del 19 y 20 de diciembre de 2001. Se encontraba en la esquina entre la Avenida de Mayo y Chacabuco, donde se estaba llevando a cabo la manifestación. Recibió un balazo en la cabeza que le provocó la muerte, disparado desde el interior del Banco HSBC, donde prestaba servicios como custodio privado el ex militar (de apellido) Varando, represor de La Tablada. Imputados: Rubén Santos, Enrique Mathov, Ramón Mestre, Fernando De La Rua, toda la cúpula policial y personal en la calle el 20/12/01. Situación Procesal: Elevada a juicio, están procesados el ex jefe de la policía Rubén Santos, el ex secretario de seguridad Enrique Mathov y los comisarios Andreozzi y Gaudiero, por homicidio culposo (cinco hechos) y lesiones culposas (más de 200 hechos). El ex ministro del interior Ramón Mestre falleció antes de ser indagado y el ex presidente De la Rúa fue sobreseído.

* Walter Campos/ 17 años. Rosario, Santa Fe. Circunstancias: asesinado durante la pueblada del 19 y 20 de diciembre. Estaba esperando cajas de comida junto a cientos de personas frente a un supermercado, cuando un tirador de elite de las TOE (Tropas de Operaciones Especiales) le disparó a la cabeza. Imputados: Sargento Oscar Iglesias, de TOE. Situación Procesal: estuvo detenido y procesado, pero lo sobreseyeron definitivamente con el argumento de que obró en legítima defensa.

* Jorge Cárdenas/. 52 años. None, Ciudad de Buenos Aires. Circunstancias: asesinado por la represión a la pueblada del 19 y 20 de diciembre de 2001. Fue herido la noche del 19 en las escalinatas del Congreso, y falleció varios meses después. Imputados: Rubén Santos, Enrique Mathov, Ramón Mestre, Fernando De La Rua, toda la cúpula policial y personal en la calle el 20/12/01. Situación Procesal: la muerte de Cárdenas no fue incluida entre las que se imputan en la causa federal en trámite.

* Juan Delgado/ 28 años. Rosario, Santa Fe. Circunstancias: asesinado durante la pueblada del 19 y 20 de diciembre. Estaba con otras personas reclamando alimentos frente a un supermercado. Llegó un camión que aparentaba traer comida. Cuando los manifestantes se agolparon alrededor, de atrás aparecieron seis móviles policiales que dispararon contra la gente. Delgado fue herido con balas de goma cuando huía de la represión. Un policía lo tumbó de un cachiporrazo en las piernas, y el "Toro" (sic) lo apuntó con su itaka, pero se había quedado sin carga, por lo que sacó la pistola y le disparó a menos de un metro de distancia. Imputados: diez policías del Comando Radioeléctrico y de la comisaría 4ª. El autor material es un policía del barrio apodado "Toro". Situación Procesal: ningún policía ha sido formalmente imputado.

* Víctor Ariel Enriquez / 21 años. Almirante Brown, Buenos Aires Circunstancias: asesinado durante la pueblada del 19 y 20 de diciembre. Imputados: Policía bonaerense. Situación Procesal: sin datos.

* Luis Alberto Fernández/ 27 años. San Miguel De Tucumán, Tucuman. Circunstancias: asesinado durante la pueblada del 19 y 20 de diciembre. Vendía sandías frente a un supermercado. Durante la represión a manifestantes, un gendarme le disparó a poca distancia en la cabeza. Murió dos días después. Imputados: Gendarmería Nacional. Situación Procesal: sin datos.

* Sergio Miguel Ferreira / 20 años. Villa El Libertador, Córdoba. Circunstancias: baleado durante la pueblada del 19 y 20 de diciembre de 2001. Murió un año después a raíz de una complicación hepática desencadenada por el balazo en el hígado cuando la policía cordobesa reprimió duramente un saqueo a un supermercado del barrio. Imputados: Policía de Córdoba. Situación Procesal: sin datos.

* Julio Hernán Flores / 15 años. Merlo, Buenos Aires. Circunstancias: asesinado durante la pueblada del 19 y 20 de diciembre. Imputados: Policía bonaerense. Situación Procesal: sin datos.

* Yanina García / 18 años. Rosario, Santa Fe. Circunstancias: asesinada durante la pueblada del 19 y 20 de diciembre. Recibió un disparo en el abdomen cuando, desesperada por los ruidos de las balas, salió a la vereda a buscar a su pequeña hija. Imputados: Policía de la provincia Situación Procesal: en instrucción.

* Roberto Agustín Gramajo / 19 años. Almirante Brown, Buenos Aires. Circunstancias: asesinado durante la pueblada del 19 y 20 de diciembre. Un grupo de jóvenes estaba siendo perseguido por la policía, que les disparaba balas de goma. A la corrida se tuvieron que sumar todos los que estaban en la calle. Un vecino vio que en una obra en construcción había dos policías escondidos en las columnas. Uno disparó con balas de goma para lograr la retirada de los jóvenes, mientras que el otro se quedó escondido, sacó el arma reglamentaria y efectuó tres o cuatro disparos. Uno de los disparos atravesó la cabeza de Roberto, que iba de su casa a la de su tío. Imputados: Policía bonaerense. Situación Procesal: en instrucción, los disparos fueron hechos por policías pero no están identificados. Hay graves denuncias de la familia por la inactividad de la fiscalía.

* Pablo Marcelo Guías /  23 años. San Francisco Solano, Quilmes, Buenos Aires. Circunstancias: asesinado durante la pueblada del 19 y 20 de diciembre. Imputados: Policía bonaerense. Situación Procesal: Sin datos.

*Romina Iturain  / 15 años Paraná, Entre Rios Circunstancias: Asesinada durante la pueblada del 19 y 20 de diciembre, mientras estaba en su casa, adonde ingresó una bala policial disparada contra quienes protestaban frente a un supermercado. Imputados: Sin Datos Situación Procesal: Sin datos.

* Diego Lamagna / 26 años. None, Ciudad de Buenos Aires. Circunstancias: asesinado durante la represión a la pueblada del 19 y 20 de diciembre de 2001. Murió después de haber sido herido en el pecho con un perdigón de plomo. Según testigos, le dispararon policías de civil desde un auto particular. Imputados: Rubén Santos, Enrique Mathov, Ramón Mestre, Fernando De La Rua, toda la cúpula policial y personal en la calle el 20/12/01. Situación Procesal: Procesados el ex jefe de la policía Rubén Santos, el ex secretario de seguridad Enrique Mathov y los comisarios Andreozzi y Gaudiero, por homicidio culposo (cinco hechos) y lesiones culposas (más de 200 hechos). En febrero de 2013 comienza el juicio oral. El ex ministro del interior Ramón Mestre falleció antes de ser indagado y el ex presidente De la Rúa fue sobreseído.

* Cristian E. Legembre / 20 años. Castelar-Morón, Buenos Aires. Circunstancias: asesinado durante la pueblada del 19 y 20 de diciembre. Imputados: sin datos. Situación Procesal: sin datos.

Claudio "Pocho" Lepratti /  38 años Rosario, Santa Fe. Circunstancias: Militante comunitario asesinado durante la pueblada del 19 y 20 de diciembre. Estaba en la terraza de la escuela con la que colaboraba (era profesor de filosofía, y ayudaba como cocinero) cuando el móvil n° 2270 del Comando de Arroyo Seco se dirigía a reprimir un corte de calles de los vecinos del barrio. Los policías detuvieron el móvil y empezaron a disparar. Pocho gritaba que no lo hicieran porque había muchos chicos. Velásquez dijo en la reconstrucción que disparó sin apuntar y que no sabía si tenía balas de goma o de plomo. El proyectil que lo mató ingresó por la garganta. Imputados: policía Esteban Ernesto Velázquez del Comando Radioeléctrico de Arroyo Seco. Situación Procesal: Velázquez fue condenado a 14 años de prisión. El entonces jefe de la sub 20ª, comisario Roberto de la Torre; el ex titular del Comando de Arroyo Seco, Daniel Horacio Braza; el jefe de la patrulla en la que iba Velázquez, Rubén Darío Pérez y el chofer de la unidad, Marcelo Fabián Arrúa y el oficial de guardia Carlos Alberto De Souza, fueron condenados a 2 años y 8 meses de prisión en suspenso por alterar pruebas y montar una farsa para favorecer al autor del homicidio.

* Alberto Márquez / 57 años. None, Ciudad De Buenos Aires. Circunstancias: asesinado durante la represión a la pueblada del 19 y 20 de diciembre de 2001. Durante la manifestación, de una camioneta salieron civiles y uniformados que empezaron a disparar indiscriminadamente. Alberto Márquez recibió dos balazos en el tórax a consecuencia de los cuales murió. Uno de los autores es el comisario Oliverio, jefe de asuntos internos de la PFA, está detenido. Imputados: Rubén Santos, Enrique Mathov, Ramón Mestre, Fernando De La Rua, toda la cúpula policial y personal en la calle el 20/12/01. Situación Procesal: elevada a juicio, están procesados el ex jefe de la policía Rubén Santos, el ex secretario de seguridad Enrique Mathov y los comisarios Andreozzi y Gaudiero, por homicidio culposo (cinco hechos) y lesiones culposas (más de 200 hechos). El ex ministro del interior Ramón Mestre falleció antes de ser indagado y el ex presidente De la Rúa fue sobreseído.

* David Ernesto Moreno / 13 años. Ciudad de Córdoba, Cordoba. Circunstancias: asesinado durante la pueblada del 19 y 20 de diciembre. Salió corriendo cuando la policía empezó a disparar contra los vecinos que se agolpaban frente a un supermercado. La autopsia determinó que David fue herido con cinco proyectiles, algunos de goma y otros de plomo. De la nuca le extrajeron una posta de plomo de un cartucho de escopeta calibre 12/70 policial. Los impactos en su cuerpo y en los de los otros heridos fueron por la espalda, por lo que se descarta que hayan sido lesionados por otras armas que las que disparaban los uniformados. Imputados: oficial subinspector Hugo Cánovas Badra y otros policías. Situación Procesal: elevada a juicio en 2009, con prisión preventiva del oficial por homicidio simple, lesiones graves y lesiones leves reiteradas. Un comisario fue sobreseído tras pagar una multa de $ 750. No hay fecha de juicio todavía.

* Miguel Pacini/ 15 años. None, Santa Fe. Circunstancias: asesinado durante la pueblada del 19 y 20 de diciembre, recibió varios disparos en el cuello. Imputados: Policía provincial. Situación Procesal: en instrucción.

* Rosa Eloísa Paniagua/ 13 años. Paraná, Entre Ríos. Circunstancias: asesinada durante la pueblada del 19 y 20 de diciembre. Había ido con su familia a buscar comida en un supermercado, porque el comisario había hecho correr la voz de que entregarían mercadería. Al llegar los esperaban policías y gendarmes. La bala entró por la parte superior de la cabeza y salió por la boca. Imputados: cabo Silvio Martínez. Situación Procesal: sin datos.

*Sergio Pedernera / 16 años. Ciudad de  Córdoba, Cordoba. Circunstancias: Baleado durante la pueblada del 19 y 20 de diciembre. El menor se encontraba en la calle buscando comida para su familia en el marco de los reclamos masivos que se realizaron en supermercados, cuando recibió una bala policial en el tórax que le produjo una paraplejia. Un año después falleció en el hospital. Imputados: Policía provincial. Situación Procesal: en investigación.

* Rubén Pereyra/ 20 años. Rosario, Santa Fe. Circunstancias: asesinado durante la pueblada del 19 y 20 de diciembre. Baleado por la policía cuando regresaba a su casilla llevando al hombro una caja con alimentos entregados en un supermercado. Imputados: policía de la Provincia. Situación Procesal: personal sin identificar de Drogas Peligrosas.

Damián Vicente Ramírez / 14 años. Gregorio De Laferrere, La Matanza, Buenos Aires. Circunstancias: asesinado durante la pueblada del 19 y 20 de diciembre. Asesinado de un balazo en el cuello en la esquina de Maciel y Cristianía, Gregorio de Laferrere. Imputados: Bernardo Jutlie. Situación Procesal: detenido.

Sandra Ríos / Rosario, Santa Fe. Circunstancias: asesinada durante la pueblada del 19 y 20 de diciembre. Imputados: sin datos. Situación Procesal: sin datos.

Gastón Marcelo Riva / 30 años. None, Ciudad De Buenos Aires. Circunstancias: asesinado durante la represión a la pueblada del 19 y 20 de diciembre de 2001. Circulaba en moto por la Avenida de Mayo cuando recibió un disparo en el pecho proveniente de alguna de las armas de un grupo de cuatro policías que estaban disparando. Imputados: Rubén Santos, Enrique Mathov, Ramón Mestre, Fernando De La Rua, toda la cúpula policial y personal en la calle el 20/12/01. Situación Procesal: elevada a juicio, están procesados el ex jefe de la policía Rubén Santos, el ex secretario de seguridad Enrique Mathov y los comisarios Andreozzi y Gaudiero, por homicidio culposo (cinco hechos) y lesiones culposas (más de 200 hechos). El ex ministro del interior Ramón Mestre falleció antes de ser indagado y el ex presidente De la Rúa fue sobreseído.

* José Daniel Rodríguez / Paraná, Entre Rios. Circunstancias: asesinado durante la pueblada del 19 y 20 de diciembre. Imputados: sin datos. Situación Procesal: Sin avances procesales, pues como no tenía familiares nadie impulsa la investigación.

* Mariela Rosales/ 28 años. Lomas De Zamora, Buenos Aires. Circunstancias: asesinada durante la pueblada del 19 y 20 de diciembre. Imputados: Policía provincial. Situación Procesal: sin datos.

* Ariel Maximiliano Salas/ 30 años. Gregorio De Laferrere,  La Matanza, Buenos Aires. Circunstancias: asesinado durante la pueblada del 19 y 20 de diciembre en la esquina de Maciel y Cristianía, Gregorio de Laferrere. Imputados: Luis Mazzi. Situación Procesal: prófugo.

* Juan Alberto Torres/ 21 años. Ciudad de Corrientes, Corrientes. Circunstancias: asesinado durante la pueblada del 19 y 20 de diciembre. Sufrió una herida de arma de fuego en la zona abdominal. Imputados: sin satos Situación Procesal: Sin datos. José Vega | 19 años Moreno, Buenos Aires Circunstancias: Asesinado durante la represión a la pueblada del 19 y 20 de diciembre. Imputados: Sin Datos Situación Procesal: Sin datos.

* Ricardo Villalba/ 16 años. Rosario, Santa Fe. Circunstancias: asesinado durante la pueblada del 19 y 20 de diciembre, recibió un tiro en un ojo cuando vecinos manifestaban pidiendo alimentos frente a un autoservicio. Murió el 23 de diciembre. Imputados: Policía provincial. Situación Procesal: en instrucción, la fiscalía no ha dispuesto medidas para identificar al policía, a pesar de que hay testigos que lo vieron.

* Carlos Manuel Spinelli/ 25 años. Pablo Nogués, Malvinas Argentinas, Buenos Aires. Circunstancias: fusilado desde un Gol blanco durante la rebelión popular del 19 y 20 de diciembre. Los autores no están identificados. Imputados: personal policial. Situación Procesal: en instrucción.

Fuente: archivodecasos.com.ar

  • Categoría de nivel principal o raíz: CÚANDO FUE QUE...
  • Categoría: HITOS DESDE 1983
  • Visto: 180

FALLO DE LA CORTE POR LOS POLLOS DE MAZORÍN

Pese a dos fallos en contra, la Corte menemista colaboró a que no sea mayor la carga histórica sobre  el ex secretaro de Comercio Ricardo Mazzorín por haber importado 500 toneladas de pollo al resolver que el Estado no debía indemnizar al frigorifico que compró 167 en proceso de pudrición.

Por La Nación

La Corte Suprema de Justicia resolvió que el Estado no debe indemnizar a la empresa Frigorífico Avícola S.A. La firma le había comprado al Estado los pollos que en 1988 importó de Hungría el entonces secretario de Comercio Interior Ricardo Mazzorín.

El frigorífico nunca pudo comercializar los pollos que le compró al Estado porque el Servicio de Sanidad Animal (Senasa) declaró que estaban en mal estado y que no eran aptos para el consumo.

Mazzorín, para bajar el precio al que se comercializaba el producto, importó quinientas toneladas de pollos de Hungría, que fueron depositados en los frigoríficos La Plata y Platense. L

La firma Frigorífico Avícola compró toda la partida, para comercializarla, pero sólo llegó a recibir 167 toneladas.

La mayor parte, en cambio, quedó depositada en los frigoríficos y, tres meses después, fue interdicta por el Senasa, porque los pollos habían llegado al límite del período durante el cual podían ser conservados congelados.

* Demanda

El Frigorífico Avícola demandó entonces al Estado por incumplimiento del contrato y lo acusó de no haberle dicho, al momento de la compraventa, que las aves ya llevaban quince meses de envasadas y estaban llegando al límite de dieciocho; tras el cual dejaban de ser aptas para el consumo.

En primera y segunda instancia de la justicia comercial el Frigorífico Avícola S.A. obtuvo fallos favorables, pero el Ministerio de Economía interpuso un recurso y la cuestión llegó al máximo tribunal de la Nación.

La Corte, para revocar la sentencia de la Cámara Comercial que había condenado al Estado a reintegrarle a la empresa el precio pagado y los gastos en que incurrió, consignó que la situación del Frigorífico Avícola "no es equiparable a la del comprador profano", pues al momento de celebrar la operación debió tener en cuenta la fecha de elaboración.

Mazzorín asumió como secretario de Comercio Interior en abril de 1986, en el gobierno de Raúl Alfonsín.

Durante su gestión se concretó la importación de los pollos. El costo de la operación fue de alrededor de 50 millones de dólares. En junio de 1988, cuando estalló el escándalo por el mal estado de los pollos, Mazzorín renunció. Las aves permanecieron en frigoríficos durante varios años. Finalmente, el Estado los vendió a precio irrisorio.

Título y bajada: Fallo sobre los pollos de Mazzorín/ Demanda: la Corte resolvió que el Estado no deberá indemnizar al frigorífico que en 1988 los compró y no pudo comercializarlos.

Fuente: La Nación, 26/2/99