A+ A A-

HOMENAJE A LA CAMARA DE 1983

Con motivo del cuarto de siglo de la recuperación del sistema democrático, Diputados resolvió realizar un homenaje a la primera composición de la Cámara, en 1983. Contra lo que se creía en aquellos tiempos iniciales, las consecuentes renovaciones surgidas del proceso político no cumnplieron las expectativas de una progresiva evolución. Por eso, la primera suele ser considerada, todavía, como la mejor Cámara de todas.

Por Armando Vidal

La Cámara de Diputados se apresta a rendir homenaje a la primera composición de sus miembros hace un cuarto de siglo, edad de la recuperación del sistema democrático. El reconocimiento es por la tarea de reconstrucción de la institucionalidad arrebatada por la dictadura. El proyecto es del jujeño Alejandro Nieva, radical (avalado por el jefe kirchnerista, Agustín Rossi). También era radical el gobierno de Raúl Alfonsín, verbo y figura de quien por primera vez hizo morder al peronismo el polvo de la derrota en aquellas elecciones del 30 de octubre de 1983.

Para el recordado Juan Carlos Pugliese, radical balbinista y primer presidente de la Cámara, la evolución del cuerpo en jerarquía y representación llegaría con el ejercicio de la democracia, con lo cual cada renovación parlamentaria superaría a la anterior.

Los resultados --no en las urnas sino en las bancas-- de las doce elecciones de diputados realizadas desde entonces no confirmaron su vaticinio. Aquella Cámara fue un puente entre el golpe de 1976 y lo que comenzaba con la irrupción de nuevos liderazgos, cuya fugacidad asomaría poco después.

Los 254 miembros de la Cámara que el 10 de diciembre serán distinguidos con una asamblea conmemorativa son aquellos que debieron someter sus mandatos a un sorteo -el primero y único que hubo-, con lo cual la mitad concluyó su gestión en 1985. Así se inició la ronda de los recambios bianuales. La distancia permite arriesgar que esa Cámara refundacional fue, de todas la que se sucedieron, la mejor. O en todo caso la menos mala.

En 1983, confluyeron veteranos como Pugliese, ex senador nacional (1973/1976) y antes diputado (1963/1966) con jóvenes sin historia como el peronista José Luis Manzano y el radical Jesús Rodríguez, los de menor edad de aquella partida. Todos venían del miedo, de la larga noche de los comandantes militares y -en el caso de las tres primeras Juntas- generaron los instrumentos para juzgarlos por sus crímenes de lesa humanidad.

En Diputados había hombres que proyectaban las sombras del 55 y 66 como Alvaro Alsogaray (UCeDé) o los dolores del alma como el democristiano Augusto Conte -padre de un desaparecido- y una línea de militantes nacidos a la política bajo ambos factores.

Entre los radicales estaban Leopoldo Moreau, Federico Storani, Marcelo y Adolfo Stubrin. Carlos Becerra. Luis "Changui" Cáceres y Ricardo Terrile. Entre los peronistas, José Octavio Bordón (que por entonces era Bordón González), Néstor Perl, Diego Guelar, Héctor Dalmau, Jorge Matzkin, Héctor Maya y Dante Dovena, el único que en la actualidad es diputado.

Había radicales destacados como Jorge Vanossi, Raúl Baglini, Rubén Rabanal, Balbino Zubiri, Próspero Nieva (el padre de Alejandro), Mario Roberto, José Bielicki, Horacio Huarte y Ricardo Cornaglia, que luego se desilusionaría tanto que se iría de la política. Y peronistas como Nicasio Sánchez Toranzo, Miguel Unamuno, Lorenzo Pepe, Oscar Fappiano, Carlos Ferré, Adam Pedrini, dandys como Raúl Reali (el abogado que daría trabajo a Carlos Menem en su estudio de Quilmes), traviesos como Rubén Cardozo e inefables como Norberto Imbelloni y Mario Gurioli, además de intransigentes alendistas como Miguel Monserrat. Entre las mujeres, Florentina Gómez Miranda, radical, y Cristina Guzmán, de un partido local jujeño.

Y tuvo la más alta participación la rama gremial del peronismo con Diego Ibáñez a la cabeza, primer presidente de su bloque. Entre los personajes, uno que nadie olvida: César Jaraslavsky, radical y jefe de su bancada. No había despachos (el edificio anexo no estaba terminado) computadoras, faxes, Internet, correos electrónicos, radios FM, TV por cable, teléfonos celulares ni voceros de prensa.

Igual hicieron historia.

Volanta y título: A 25 años de la recuperación democrática/ Harán un homenaje a la Cámara de Diputados de 1983 Fuente: Clarín, 20/10/08