A+ A A-

BALBÍN ESPERABA LO PEOR EN 1958

En 1972, el radical Ricardo Balbín dio por superadas sus profundas diferencias con  Juan D. Perón. Tramo de su discurso de cierre en las elecciones de 1958 cuando perdió con  Frondizi, apoyado por Perón. Califica de probable el triunfo del odio y aclara que no lo dice por él.

Por Ricardo Balbín

Hablamos con la verdad. No queremos llegar sino acompañados de ella. Es lo único que hará posible la pacificación argentina y permitirá hallar el ámbito sereno de las realizaciones. Llegará el día.

LLegará el día en que se verá nuestra grandeza moral – la de este partido que no traiciona prédicas ni programas, ni amigos ni correligionarios – y se comprenderá cómo nos animaba e inspiraba el deseo de que el país lograra sus altos destinos.

No sembramos para cosechar.

Si hubiera cosecha será para seguir sembrando. He ahí la diferencia en la conducta que tenemos tanto para el partido como para con la República.

Dejen a los que siembran nada más que para recoger frutos. He sido claro. Seguiré siéndolo. Advierto a la distancia el panorama argentino.

Un gobierno que llegue para defraudar su prédica anterior, negando su lucha de antes ¿qué hará? ¿Fraude? ¿Soborno de dirigentes que traicionaron al pueblo? ¿Dar palos usando la fuerza como recurso?...Cualquier cosa…ya lo verán.

Entonces quienes se apoyen en el resentimiento no podrán evitar que el desengaño los oriente al comunismo.

Hay gran desencuentro en el país.

Es probable que aquí gane el que fomente el odio, apruebe el sabotaje y trabaje los resentimientos. Por responsabilidad yo no lo haré. Hacerlo es tirar al surco las grandes tragedias del mañana.

Quiero mucho a mi país. No voy a buscar su desastre para lograr mi triunfo.

Nota de Carlos Pedersen: Febrero de l958. Culmina la campaña electoral de la fórmula Balbín-Del Castillo. Acto de cierre en Pehuajó. La UCR del Pueblo será derrotada por el pacto secreto entre Frondizi y Perón. La historia ha demostrado que las palabras de Balbín resultaron ser dramáticamente proféticas.

Fuente: Documento que se agradece aportado por Carlos Pedersen, del Movimiento de Afirmación Yrigoyenista (MAY), 14/9/10.