A+ A A-

1966, GOLPE A ILLIA, CLARÍN Y UNA VOZ KIRCHNERISTA

Carlos Julio Moreno es un diputado kirchnerista con más fama de hosco que la merecida, que en el debate sobre el Prespupuesto 2010, finalmente no aprobado, dejó esta versión para recordarle una historia a los radicales. A medida que avanza su lectura se descorre el velo sobre el fondo de la cuestión. Ricardo Alfonsín preside la sesión en ese momento.

 Sr. Moreno.- Señor presidente  voy a leer un artículo que al señor presidente especialmente –con el respeto que le tengo-, y al bloque radical les va a rememorar épocas desgraciadas para la República Argentina. El artículo está titulado “Estadísticas y verdad”.

Y dice así: “Tenemos que referirnos nuevamente a la obvia obligación que en el Estado moderno le corresponde al gobierno en el manejo de las cifras estadísticas presentadas a la opinión pública.  

La exactitud de las cifras que miden los principales sectores de la economía nacional es un índice de desarrollo económico, y la veracidad con que los organismos oficiales manejan los indicadores de que disponen, una pauta del desarrollo político. Los países altamente desarrollados -prosigue- cuentan con estadísticas precisas, y los no desarrollados carecen de ellas, pero la corrección con

que se manejan las que se poseen constituye un criterio adecuado para medir la cultura política del país en cuestión.

Cuando un gobierno maneja cifras en forma desaprensiva está poniendo en evidencia un desprecio por la opinión pública, sólo concebible ante niveles bajos de cultura política o explicable por un error de las autoridades en su apreciación de esos niveles.

No hacemos estas reflexiones en abstracto -sigue el texto que está leyendo Moreno-, sino porque nos alarma la nueva presentación de los indicadores de la economía nacional adoptados por el gobierno. Esos indicadores se han cambiado sin previo aviso. Aparentemente, puesto que no se notan mejoras y sí retrocesos en las nuevas estadísticas, de lo que se trata es de presentar un panorama distorsionado de la situación o de introducir dificultades adicionales para el trabajo de los analistas.

Nos referimos oportunamente -continúa- a los índices de costo de vida adoptados por la Dirección Nacional de Estadística. Con su adopción, la Secretaría de Hacienda (ahora Secretaría de Comercio, aclara Moreno) inspiradora del criterio, descubrió una especie de huevo de Colón, ya que el costo de vida no puede detenerse en el mercado, basta cambiar los índices que lo miden para obtener un resultado similar. En realidad, el mérito del descubrimiento no nos corresponde a los argentinos”.

Y concluye diciendo que es una situación inaguantable para el país.

Esta editorial esta firmada –espero algunos aplausos cuando dé su nombre, al menos de algunos diputados- por el director fundador del diario Clarín, Roberto Noble, y fue publicado el 21 de junio de 1966.

A partir de esta distorsión anuncia que es imposible mantener a ese gobierno. Pues bien, el 21 de junio se publicó esa editorial de Roberto Noble, y el 28 de junio del mismo año el diario publicó el siguiente título: “La Casa de Gobierno fue entregada sin resistir. El Comando en Jefe informa que no ha habido detenciones. Será respetada la libertad de expresión. En todo el país se mantiene el orden”.

Ese día destituían al gobierno democrático del doctor Illia, es decir, a partir de la editorial de Roberto Noble, fundador del diario Clarín. (Aplausos.) Venía Onganía. Quienes en ese momento estábamos en la universidad tenemos el recuerdo de “La noche de los bastones largos”.

Dos días después la Sociedad Rural y la Unión Industrial Argentina hablaban del debate necesario para reconstruir la República Argentina. Parece que eso se hubiese escrito hoy. Pocas cosas han cambiado. 

No voy a juzgar la intencionalidad de los legisladores; no lo he hecho nunca ni lo haré ahora, pero voy a decir cuáles son las coincidencias que existen.

Parece increíble que este grupo mediático hegemónico pidió el fin de un gobierno democrático con los mismos argumentos que en los últimos tres años ha instalado en la agenda pública, y lamentablemente muchos legisladores se han subido a ese carro.

¿De qué se habla cuando se habla de esto? ¿Qué se cuestiona cuando se cuestiona esto?

Señores: el trámite legislativo que tuvieron los dos dictámenes nos dice claramente cuál es la intencionalidad.

No se permitió que los funcionarios del organismo vinieran a discutir técnicamente esta situación.

Hay una decisión política, que no es diferente de la que hemos vivido con el presupuesto, ya que alguien ha convencido al llamado Grupo A. Aclaro que ningún elector de este país cuando entró al cuarto oscuro encontró una boleta que dijera “Grupo A”. Eligieron entre un conjunto de opciones electorales y luego de esa votación esas opciones se convirtieron en esto.

Muchas veces nos preguntábamos qué iba a pasar la semana siguiente, con qué vendría el Grupo A. Eso nos pasó al principio, porque luego leíamos los editoriales de La Nación y Clarín y sabíamos absolutamente cuál era la agenda de la oposición. Es más, estando en este recinto con el diputado (Agustín) Rossi, en ocasión de discutirse un tema en el que la oposición estaba dividida para la votación en particular, nos encontramos…

Sr. Presidente (Ricardo Alfonsín).- Señor diputado: le pido que vaya terminando porque se ha excedido en tres minutos.  

Sr. Moreno.- Discúlpeme, señor presidente. Le voy a dar solamente dos datos para comprender cuál es el interés. No voy a hablar mal de todos los trabajadores del INDEC, pero yo debería preguntarle el origen de algunos de esos trabajadores y funcionarios de ese organismo, ya que habría que rastrear si no son yuppies y seniors de los agentes de colocación de la deuda de la República Argentina. Sería importante investigar eso. ¿Sabe dónde duele? En la deuda ajustada por el CER. Pido la inserción en el Diario de Sesiones de una planilla en la que se detalla lo que el Estado ha pagado en los últimos años y lo que debió haberse pagado por los bonos ajustados por el CER, y la proyección para el año que viene. No he visto una sola preocupación respecto de los bonos que se ajustan por crecimiento. (Aplausos.)  

Fuente: Cámara de Diputados de la Nación, versión taquigráfica, 24/11/10