A+ A A-

LA CORTE, DE NUEVE A CINCO

En un proceso que se definió por la fuerza impuesta por el gobierno de Néstor Kirchner, la Corte volvió a su composición de cinco miembros,  cerrando así el ciclo abierto con nueve por el menemismo. Todavía se mantiene con siete. Entre ellos se encuentra  Carlos Fayt, quien ya había superado los 75 años de edad  fijados como límte para los jueces por la reforma constitucional de Santa Fe de 1994.  

Por Armando Vidal

La Cámara de Diputados transformó en ley la modificación del cambio de número de miembros de la Corte Suprema de Justicia. Igual que lo había hecho el Senado, aprobó en trámite rápido y por virtual unanimidad de sus bloques la reducción de 9 a 5, con lo cual volverá a la composición que tenía hasta abril de 1990. Fueron 192 votos contra 1 abstención.

La reducción será a medida que se vayan produciendo vacantes entre los 7 jueces que en la actualidad la conforman porque dos de sus cargos no fueron cubiertos.

De este modo, el peronismo en sus distintas vertientes se consolidó como la fuerza política que mayor injerencia tuvo sobre el alto tribunal de Justicia. La primera vez fue el juicio político a 4 de los 5 integrantes de la Corte, un proceso realizado entre 1946 y 1947, como coletazo del papel que había tenido en el proceso que finalmente desbarataría la histórica movilización del 17 de octubre de 1945.

Para Perón, ministro y vicepresidente del gobierno de Edelmiro Farrell, la Corte estaba dispuesta a convalidar un movimiento en su contra, motivo por el cual a poco de asumir como presidente el 4 de junio de 1946 promovió un proyecto presentado por Rodolfo Decker, el joven presidente de la bancada peronista y hoy, todavía, un abogado infatigable en Tribunales.

La segunda fue a poco de comenzada la gestión de Carlos Menem y la tercera cuando el kirchnerismo concretó los juicios políticos contra la llamada "mayoría automática" menemista. Ayer los discursos fueron armónicos pese a las diferentes posiciones políticas. Luis Cigogna, presidente de la comisión de Justicia, reparó en los elogios cosechados en el Senado por parte de voces oposito ras en apoyo del proyecto de la senadora Cristina Kirchner.

El radical Pedro Azcoitti cerró su intervención de apoyo con un agradecimiento al pueblo misionero, "verdadero autor de la ley", en alusión a la reciente elección que derribó la ambición reeleccionista del gobernador Carlos Rovira y.cambió el escenario político. El también radical Mario Negri se preguntó qué dirá ahora el jefe de Gabinete Alberto Fernández que hace poco más de un año acusó de "desestabilizadores" a los diputados que habían firmado un dictamen semejante.

El ex duhaldista Juan José Alvarez (Justicialismo Nacional) también subrayó esa peculiar visión de Fernández. El macrista Jorge Vanossi, que en 1990 como diputado radical tuvo protagonismo contra la ley de Menem, habló de "reparación institucional", aunque limitada. La arista Marcela Rodríguez, el socialista Hermes Binner y Claudio Lozano (ATE) fueron otros de los que hablaron en apoyo de la ley, con críticas de diferente tenor.

Cerraron el radical Fernando Chironi, presidente de su bloque y Agustín Rossi, el jefe de los oficialistas quien dijo que el camino elegido era el de "atarse las manos" en el tema de la Corte.

Volanta, título y bajada: Se aprobó en tramite rápido y por unanimidad/ Diputados: ya es ley la reducción de la Corte Suprema que impulsó Cristina / Volverá a tener cinco miembros, como antes de que Menem la llevara a nueve para imponer la llamada "mayoría automática".

Fuente: Clarín, 30/11/06.