A+ A A-

LEY DE CUPO

LEY DE CUPO

  • Categoría de nivel principal o raíz: GRANDES DEBATES
  • Categoría: LEY DE CUPO
  • Visto: 545

LA LEY DE ELLAS QUE ELLOS DEBIERON ACEPTAR

A veinte años de la aplicación de la ley de cupo femenino, la ex diputada peronista que firma recuerda la dura pelea de las mujeres de distintos partidos por una causa en la que se impusieron a los hombres. Médica,  tenaz, siempre jovial, es la suegra de Sergio Massa. Son cosas del destino..

Por Marcela Durrieu 

En 1989, una senadora de la UCR, Magarita Malharro de Torres, presentó un proyecto de ley de cupos. Una apuesta solitaria, sin el acompañamiento de su partido. Cuando se vencía el plazo para el tratamiento, legisladoras de todos los partidos convencieron a sus pares varones para que la votaran (*).

Leer más

  • Categoría de nivel principal o raíz: GRANDES DEBATES
  • Categoría: LEY DE CUPO
  • Visto: 1344

EN 1952 LLEGARON LAS PRIMERAS DIPUTADAS

Esta nota viene acompañada con un recuadro que, en síntesis, señala que luego de la irrupción inaugural de las mujeres a las bancas, en mayo de 1952, hubo una merma de esa presencia hasta que cuarenta años después el Congreso votó la ley que impuso un cupo del 30 por ciento para ellas en las listas electorales. Y ahora, la periodista con dos de aquellas mujeres, una de cuna con prosapia y, la otra, una madre pobre de siete hijos sacada de la montaña, ambas peronistas

Por Susana Colombo

Seferina Rodríguez vivía a comienzos de los 50 en un pueblito cordillerano de Salta, con su marido peón y siete hijos; diariamente bordeaba las montañas a lomo de burro para asistir a las mujeres.

Por esa época, Esther Mercedes Fadul de Sobrino vivía en su "terruño" natal y querido, Tierra del Fuego. Pertenecía a una familia acomodada; su madre "era hija de una princesa libanesa".

En el 52 decidieron —y pudieron— cambiar sus vidas: formaron parte de las mujeres que por primera vez ingresaron al Congreso Nacional para ocupar las bancas ganadas.

En realidad, el cambio lo habían comenzado antes.

Después de la aprobación del voto femenino, en 1947, "inmediatamente comencé a trabajar para el voto nuestro" recuerda Seferina, durante una conversación de ambas ex diputadas con Clarín.

"Había que ir casa por casa para instruir a todas las mujeres, insistir para que estuvieran en el padrón y aguantar que los maridos nos sacaran vendiendo almanaques".

La intensa campaña de Eva Perón, al frente de un fuerte grupo de mujeres, hizo triunfar la lucha para la sanción de la ley 13.010, que estableció el derecho de las mujeres a elegir y ser elegidas.

Tanto Seferina como Esther, que venían realizando el trabajo de asistencia a las mujeres, fueron llamadas por Evita para sugerirles que se presentaran como candidatas parlamentarias.

"Yo no tengo estudio para un cargo así", advirtió la salteña. Evita replicó: "Lo que necesitamos es gente leal".

Esther, con título secundario, otro de profesora de música y estudios de periodismo, prefería la asistencia social. Acostumbraba a viajar con chicos de las delegaciones peronistas hacia Buenos Aires.

 "El presidente Perón me decía ''pingüina", recordó.

En mayo del 52, se consagraron 26 mujeres en Diputados; había tres que solo tenían el cargo de delegadas nacionales porque pertenecian a territorios, no a provincias.

En el Senado ingresaron 6 mujeres. Todas eran peronistas.

"Los radicales podían haber puesto mujeres, pero eran egoístas", coinciden las ex diputadas, aunque admiten que en la segunda elección, todavía con la presidencia de Perón, les abrieron camino en el Congreso a sus militantes femeninas.

Recuerdan que, ya en esa fecha, tenía su banca Florentina Gómez Miranda, una radical "muy luchadora". Y Fadul fue declarada "ciudadana ilustre" por los radicales de Ushuaia. Esther, diputada en tres oportunidades, presentó "300 proyectos".

"En la Comisión de Territorios Nacionales, Perón me encomendó hacer un proyecto para que las provincias que tuvieran de 50 a 70 mil habitantes dejaran de ser territorios y pasaran a ser provincias. Lo concreté, con angustia, porque mi terruño no podía cumplir ese requisito".

Subraya que "los proyectos los hacía yo, y así conseguí la jubilación para las amas de casa a la que los hombres se resistían".

Fadul y Rodríguez, junto con Ana Carmen Macri, también diputada en el 52, participarán hoy (NdE: 8/3/02) de las Jornadas que con la organización del Forum de las Américas y de la Fundación Konrad Adenauer, se realizarán en un hotel de Retiro.

Ambas coincidieron en reconocer la actual corrupción de los políticos.

"La gente ya no les cree", dijo la salteña. Según Esther, "hay mujeres muy inteligentes en política, que no se destacan porque no las dejan".  "De diputados y senadores, ¿quien se destaca? No se animan a gritar".

Rodríguez se lamenta: "Tendríamos que agarrar la manija. Todavía no somos la mitad.".

 Cintillo, volanta, título y bajada: Día Internacional de la Mujer/ Entrevista con dos de las primeras legisladores que tuvo el país/ Hace 50 años las mujeres lograban entrar al Congreso/ Una era muy pobre y la otra, de familia acomodada. Sin embargo, por pedido de Evita, ambas integraron el grupo de las primeras diputadas.

 Fuente: Clarín, 8/3/02.

  • Categoría de nivel principal o raíz: GRANDES DEBATES
  • Categoría: LEY DE CUPO
  • Visto: 773

PRIMERA COSECHA

Y como al paraiso de la política, llegaron ellas a la Cámara de Diputados, en virtud de la ley que habían votado ellos, no muy convencidos al consagrar el cupo femenino. No es que no estuvieran porque hacía cuarenta años años que tenían derechos compartidos y que como los hombres votaban y podían ser elegidas sino que la nueva norma promovía mayor participación de las mujeres. En el ´93, por ejemplo, se había triplicado el número de diputadas con relación a diez años antes. El correr de la experiencia fue repitiendo una digilitación de las candidatas, quizás por lazos de familiaridad o de otra naturaleza. En la etapa que trata este artículo todavía no ocupaban altos cargos , lo cual iría cambiando después. 

Por Armando Vidal

A partir del 10 de diciembre de 1993, la Cámara de Diputados tendrá el más alto número de mujeres desde 1952 pero ello no modificará bruscamente los hábitos y costumbres del cuerpo, según coincidencias de todos los bandos políticos.

Por lo menos no en esta etapa que se presenta como de transición por tratarse de la primera parte de una reconversión política, al menos en lo que concierne a las representaciones. Son 26 mujeres más -como mínimo- que elevarán a 33 el número tomando en cuenta aquellas que preservan sus mandatos hasta 1995. La Cámara está compuesta por 257 miembros en total.

La ley que impuso el cupo femenino, votada por los diputados en algunos casos a regañadientes, permite no obstante visualizar una fuerza distinta, capaz de una "guerra de los roces" en cuanto se asuman como mujeres que hacen política y no como meros números para formar quórum y levantar la mano sin dar siquiera una opinión. Es lo que en general ellas mismas dicen.

El cumplimiento de la ley vino acompañado de una batalla en la justicia que las mujeres fueron impulsando para que los hombres cumplieran con aquello que votaron a favor. Ahora se aproxima el momento de justificar tanto afán para obtener un lugar en el mundo.

La peronista Marcela Durrieu es una de las seis mujeres que aguardan la llegada de las nuevas. "Estoy segura que entre todas podremos impulsar la batalla final contra la discriminación en resguardo de los derechos de los sidásicos, homosexuales y tantos marginados que reclaman una modificación del código de procedimientos para que puedan ser defendidos" declara. Es algo de lo que fue aprendiendo en la pelea por la aplicación de la ley desde el Consejo de la Mujer, integrado por figuras de todos los partidos.

Ana Piccinini, radical rionegrina, que también aguarda la transformación de la Cámara con dos años invertidos en el terreno, dice: "Yo en política he trabajado codo a codo con hombres y mujeres, pero también a los codazos. Cuando llegás nuevita al Congreso y como no pueden mandarte a lavar los platos, sos número puesto para las comisiones de Mujer, Familia y Minoridad".

Basta para comprobarlo con mirar la comisión de Presupuesto: ninguna mujer entre sus 34 integrantes. Tampoco hay una sola de ellas entre los 16 cargos de conducción que tiene el bloque justicialista o los 13 del radical. O sea se enteran de las decisiones si hay alguna reunión de la bancada o directamente por los diarios.

La ahora titular del Movimiento Popular Jujeño, Cristina Guzmán , coincide en que hay que actuar para sacar provecho del nuevo régimen, al que en su momento se opuso.

"Quise que siguiéramos el ejemplo de Alemania donde la ley se aplica sobre los partidos y no sobre el Congreso, en lugar de copiar el modelo de Nepal" comenta, disimulando de paso cierta satisfacción porque Carlos Menem "haya rehusado venir a esta provincia para no comprometerse en los pleitos internos que tiene el justicialismo".

Irma Roy cita la lucha que hicieron las diputadas peronistas cuando sus compañeros querían hincarse ante Domingo Cavallo y aprobar la reforma previsional aumentando la edad de las mujeres para jubilarse casi tanto como la de los hombres. No pudieron porque una sola que se hubiera levantado de la banca precipitaba la caída de la sesión por falta de quórum ya que los radicales y otros sectores opositores habían optado por dar el debate pero no facilitar el tratamiento (ver GRANDES ESCANDALOS/JUBILACIÓN PRIVADA).

En 1983 llegaron a Diputados una decena de mujeres, que por lo menos se triplicarán una década después como resultado de esta ley.

Algunas fueron candidatas elegidas a dedo, pese a que las mujeres constituyen el 45 por ciento del padrón total de afiliados. Hay más de un caso en la lista bonaerense.

Los hombres también abren otras puertas: la primera candidata del PJ en Santiago del Estero es la esposa de Carlos Juárez, senador nacional y caudillo provincial, y Antonia Salino, segundo lugar en la lista justicialista de San Luis, es la ex esposa del senador Alberto Rodriguez Saá.

La primera pulseada de las peronistas será lograr un lugar en la mesa de conducción del bloque. Y el primer compromiso compartido de Durrieu, Roy, Silvia Troyano y María del Pilar Bermúdez será recibir a las nuevas para evitar que les impongan el pago de un derecho de piso como sucedió con ellas. "Pelearemos", prometen todas, mientras un decreto del PEN blanquea el incumplimiento de la ley en La Pampa y Mendoza, los distritos del peronista Jorge Matzkin y del radical Raúl Baglini, respectivamente, uno presidente de la bancada oficialista y el otro de la principal opositora, dos hombres que pugnan por seguir en Diputados hasta 1997.

 Fuente: Escrito para Clarín, 24/9/93.

  • Categoría de nivel principal o raíz: GRANDES DEBATES
  • Categoría: LEY DE CUPO
  • Visto: 1464

TEXTO Y DECRETOS

La la ley de un sólo artículo Nº 24.012 consagró el derecho de la mujer a integrar las listas participantes en las elecciones parlamentarias y también en cargos partidarios. Su caracter promocional surge de la fijación de un 30 por ciento y no por mitades como son los derechos sin distinción de genero. Fue sancionada el 6 de noviembre de 1991, promulgada el 29 y publicada en el Boletín Oficial el 3 de dicembre. Abajo se publica el decreto reglamentario posterior 379/93 y el decreto 1246/00 que lo derogó siete años más tarde para precisar los alcances de la nueva legislación. Por ejemplo, la inclusión en esos mismos porcentajes en las convenciones constituyentes como la de 1994, que no las tuvo presente en el número que hubiera correspondido de haberse aplicado la ley.

 ARTÍCULO. 1º -

Sustitúyese el art. 60 del dec. 2135/83 del 18 de agosto de 1983, con las modificaciones introducidas por las leyes 23.247 y 23.476, por el siguiente: Art. 60. -- Registro de los candidatos y pedido de oficialización de listas. Desde la publicación de la convocatoria y hasta 50 días anteriores a la elección, los partidos registrarán ante el juez electoral la lista de las candidatos públicamente proclamados, quienes deberán reunir las condiciones propias del cargo para el cual se postulan y no estar comprendidos en alguna de las inhabilidades legales. Las listas que se presenten deberán tener mujeres en un mínimo del 30 % de los candidatos a los cargos a elegir y en proporciones con posibilidad de resultar electas. No será oficializada ninguna lista que no cumpla estos requisitos. Los partidos presentarán juntamente con el pedido de oficialización de listas datos de filiación completos de sus candidatos y el último domicilio electoral. Podrán figurar en las listas con el nombre con el cual son conocidos, siempre que la variación del mismo no sea excesiva ni dé lugar a confusión a criterio del juez.

ARTÍCULO. 2º- Comuníquese, etc.

Fuente: Instituto Nacional Contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI).


Decreto 379/93 Visto la ley 24012 y Considerando:

Que la citada Ley estatuye la participación efectiva de la mujer en las listas de candidatos a cargos electivos que representan los Partidos Políticos, obligatoriedad que llega hasta la prohibición de oficialización de listas que no contemplen el porcentaje mínimo exigido por la Ley.

Que la misma es de aplicación para la presentación de listas de candidatos a cargos electivos nacionales y de la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires. Que la finalidad de la Ley es lograr la integración efectiva de la mujer en la actividad política, evitando su postergación al no incluirse candidatos femeninos entre los candidatos con expectativa de resultar electos.

Que se hace necesario por vía de la reglamentación unificar los criterios generales en la aplicación de la norma citada en el Visto a fin de dar un tratamiento homogéneo al tema en todos los Partidos Políticos evitando así posteriores impugnaciones partidarias o judiciales. Que el presente se dicta en uso de las atribuciones conferidas en el Artículo 86 inciso 2) de la Constitución Nacional.

EL PRESIDENTE DE LA NACION ARGENTINA DECRETA

Artículo 1º: El ámbito de aplicación de la Ley 24012 abarcará la totalidad de los cargos electivos de parlamentarios nacionales y en la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires de Concejales y Consejeros Vecinales.

Artículo 2º: El TREINTA POR CIENTO (30%) de los cargos a integrarse por mujeres, según lo prescrito por la ley 24012, debe interpretarse como una cantidad mínima. En los casos en que la aplicación matemática de este porcentaje determinara fracciones menores a la unidad, el concepto de cantidad mínima se regirá por la tabla que como Anexo A integra el presente decreto.

Artículo 3º: El porcentaje mínimo requerido por el Artículo 1º de la Ley 24012 se considerará cumplido cuando dicho porcentaje alcance a la totalidad de candidatos de la lista respectiva, incluyendo los que cada Partido Político, Confederación o Alianza transitoria renueve.

Artículo 4º: Cuando algún Partido Político, Confederación o Alianza Transitoria se presentara por primera vez, renovara un candidato o no renovara candidatos se tomará en cuenta, a los fines de lo establecido en el Artículo anterior, que la cantidad de cargos es igual a uno. En este caso será indiferente colocar en el primer puesto a mujer o varón, pero en los siguientes lugares de la lista se incluirán regularmente UNA (1) mujer por cada DOS (2) varones hasta que se cubra el porcentaje mínimo que exige la Ley 24012 dentro del número total de cargos.

Artículo 5º: En el caso en que el Partido Político, Confederación o Alianza Transitoria renueven dos cargos, al menos uno de los candidatos propuestos debe ser mujer.

Artículo 6°: Las Confederaciones o Alianzas Transitorias deberán ajustarse a lo establecido en los Artículos precedentes, garantizando la representación del treinta por cento (30%) de mujeres en la lista oficializada, con independencia de su filiación partidaria y con los mismos requisitos establecidos por los Partidos Políticos, sin excepción alguna.

Artículo 7º: Los Partidos Políticos, Confederaciones y fusiones tanto de distrito como el orden nacional deberán adecuar sus respectivas normas internas para posibilitar la plena vigencia del régimen establecido en la Ley 24.024 antes de la elección de renovación legislativa de 1993.

Artículo 8º: Si por el procedimiento del Artículo 61 del decreto Nº 2135 del 18 de agosto de 1983 modificado por las Leyes 23247, 23476 y 24012 el Juez con competencia electoral determinara, que algunas de las candidatas que componen el mínimo exigido del TREINTA POR CIENTO (30%) no reúnen las calidades exigidas por la Ley, el Partido Político, Confederación o Alianza Transitoria deberá proceder a su sustitución en el término de cuarenta y ocho horas (48hs).

Artículo 9º: Regístrese, publíquese, dése a la Dirección Nacional del Registro Oficial y archívese.


Decreto 1246/2000 Derógase el Decreto Reglamentario N° 379/93 y establécense normas para garantizar el cumplimiento de las disposiciones de la Ley N° 24.012, la Constitución Nacional y tratados internacionales que poseen jerarquía constitucional, con el fin de lograr la integración efectiva de las mujeres en la actividad política. Adecuación de las normas internas de los Partidos Políticos, Confederaciones y Alianzas. Bs. As., 28/12/2000 VISTO la Ley N° 24.012 por la que se sustituyó el artículo 60 del Código Electoral Nacional y su Decreto Reglamentario N° 379 del 8 de marzo de 1993, y CONSIDERANDO:

Que con fecha 6 de noviembre de 1991 el HONORABLE CONGRESO DE LA NACION sancionó la ley que instituye la inclusión de mujeres en las listas de candidatos a cargos electivos que presentarán los partidos políticos, obligatoriedad que llega hasta la prohibición de oficializar listas que no contemplen el porcentaje mínimo establecido por la citada Ley N° 24.012.

Que dichas normas son de aplicación para la presentación de listas de candidatos a cargos electivos de diputados, senadores y constituyentes nacionales.

Que, oportunamente, se adujo que la finalidad de la Ley N° 24.012 era lograr la integración efectiva de las mujeres en la actividad política evitando la postergación que conllevaba el excluir candidatas femeninas en las listas de candidatos con expectativa de resultar electos.

Que, al dictarse el Decreto N° 379/93, se tuvo en cuenta la necesidad de unificar por la vía de la reglamentación, los criterios generales en la aplicación de la norma citada, a fin de que en todos los Partidos Políticos y Alianzas se dé un tratamiento homogéneo al tema tratando de evitar posteriores impugnaciones partidarias o judiciales.

Que, a pesar de esta intención, el diferente criterio aplicado por los distintos partidos políticos y los fallos también discordantes de los respectivos tribunales, hacen indispensable dictar una norma que tenga en cuenta las más claras y garantizadoras interpretaciones judiciales.

Que son significativos los casos que no han podido llegar al más alto Tribunal de la Nación dado el escaso tiempo que corre desde la impugnación de la lista y el día de la elección.

Que esta situación no se ha modificado a pesar de la clara disposición del artículo 37 de la Constitución Nacional, en vigencia desde 1994, ni de lo dispuesto por el artículo 4.1 de la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, que posee jerarquía constitucional conforme al artículo 75, inciso 22, de la Constitución Nacional reformada en 1994.

Que debe tenerse en cuenta que uno de los criterios más divergentes corresponde a la ubicación de las candidatas mujeres en las listas, lo que ha motivado en muchos casos que éstas estén conformadas por varones en los lugares expectables, contrariando lo dispuesto por la referida Ley N° 24.012, que claramente indica que las mujeres deben ocupar como mínimo el TREINTA POR CIENTO (30%) de la lista en lugares con posibilidad de resultar electas.

Que por todo lo expuesto y teniendo en cuenta las disposiciones de la Constitución Nacional, así como que la COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS ha declarado admisible el Caso N° 11.307 - María MERCIADRI de MORINI - ARGENTINA y se ha puesto a disposición de las partes con el fin de alcanzar una solución amistosa fundada en el respeto de los derechos consagrados en la Convención Americana sobre Derechos Humanos, se torna indispensable la derogación del Decreto Reglamentario N° 379/93 y el dictado de una norma que garantice efectivamente el cumplimiento de las disposiciones de la Ley N° 24.012, la Constitución Nacional y los tratados internacionales de derechos humanos, que poseen jerarquía constitucional.

Que la presente medida se dicta en ejercicio de las facultades emergentes del artículo 99, inciso 2 de la Constitución Nacional. Por ello, EL PRESIDENTE DE LA NACION ARGENTINA DECRETA:

Artículo 1°- El ámbito de aplicación del artículo 60 del Código Electoral Nacional sustituido por la Ley N° 24.012, abarcará la totalidad de los cargos electivos de Diputados, Senadores y Constituyentes Nacionales.

Art. 2° - El TREINTA POR CIENTO (30%) de los cargos a integrarse por mujeres, según lo prescripto por la Ley N° 24.012, es una cantidad mínima. En los casos en que la aplicación matemática de este porcentaje determinare fracciones menores a la unidad, el concepto de cantidad mínima será la unidad superior y se regirá por la tabla que, como Anexo I, forma parte integrante del presente Decreto.

Art. 3° - El porcentaje mínimo requerido por el artículo 60 del Código Electoral Nacional sustituido por la Ley N° 24.012 se aplicará a la totalidad de los candidatos de la lista respectiva que cada Partido Político, Confederación o Alianza Transitoria nomine, pero sólo se considerará cumplido cuando se aplique también al número de cargos que el Partido Político, Confederación o Alianza Transitoria renueve en dicha elección.

Art. 4°- Cuando algún Partido Político, Confederación o Alianza se presentara por primera vez, renovara un candidato o no renovara ninguno, se tomará en cuenta, a los fines de lo establecido en el artículo 3° del presente Decreto, que la cantidad de cargos a renovar es igual a UNO (1). En ese caso será indiferente colocar en el primer puesto a un candidato mujer o varón, y siempre en el segundo lugar deberá figurar una persona del sexo opuesto al nominado para el primer cargo. Cuando se renovaren DOS (2) cargos, en uno de ellos deberá nominarse siempre a una mujer. No se considerará cumplida la Ley N° 24.012 cuando, en el supuesto de que se renueven solamente UNO (1) o DOS (2) cargos, se incluya una sola candidata mujer ocupando el tercer término. Cuando se renovaren más de DOS (2) cargos, debe figurar una mujer, como mínimo, en alguno de los TRES (3) primeros lugares.

Art. 5° - Cuando se renueve UNO (1), DOS (2) o más cargos, el cómputo siempre se hará a partir del primer lugar y la lista deberá tener por lo menos UNA (1) mujer cada DOS (2) varones para que se cumpla el porcentaje mínimo que exige la Ley N° 24.012. En las listas de candidatos no se podrá ubicar en forma contigua TRES (3) personas de un mismo sexo hasta, por lo menos, el lugar en que, como mínimo, se haya cumplido con el TREINTA POR CIENTO (30%) establecido en la Ley N° 24.012. En todos los casos se privilegiarán medidas de acción positiva a favor de la igualdad real de oportunidades entre varones y mujeres para el acceso a cargos electivos.

Art. 6° - Las Confederaciones o Alianzas Permanentes o Transitorias, deberán ajustarse a lo establecido en los artículos precedentes, garantizando siempre, la representación del TREINTA POR CIENTO (30%) de mujeres como mínimo en las listas oficializadas, con independencia de su filiación partidaria y con los mismos requisitos establecidos para los Partidos Políticos, sin excepción alguna.

Art. 7° - Los Partidos Políticos, Confederaciones y Alianzas, tanto de distrito como en el Orden Nacional, deberán adecuar sus respectivas normas internas para posibilitar la plena vigencia del régimen establecido por la Ley N° 24.012, y de las disposiciones del presente Decreto, con la debida antelación con relación a la próxima elección de renovación legislativa del año 2001.

 Art. 8° - Si por el procedimiento del artículo 61 del Código Electoral Nacional y sus modificatorios, el Juez con competencia electoral determinara que alguna de las candidatas que integran el mínimo del TREINTA POR CIENTO (30%) a que se refiere la Ley N° 24.012, no reúne las calidades exigidas para el cargo o estuviera ubicada en la lista en un lugar posterior al que le correspondiere según el sistema establecido por el presente Decreto, emplazará al Partido, Confederación o Alianza Permanente o Transitoria, en la misma resolución que se pronuncia por la calidad de los candidatos, para que proceda a su sustitución o reubicación en el término de CUARENTA Y OCHO (48) horas de que le sea notificada. Si éstos no lo cumplieran, el Tribunal lo hará de oficio, con las mujeres que sigan en el orden de la lista. Para ello deberá tener en cuenta que las listas de suplentes deben cumplir también los requisitos del presente Decreto.

Art. 9° - Cuando una mujer incluida como candidata en una lista oficializada falleciera, renunciara, se incapacitara o cesara en el cargo por cualquier circunstancia antes de la realización de los comicios, será reemplazada por la candidata mujer que le siga en la lista respectiva. Esta medida sólo se aplicará en el caso de reemplazo de mujeres.

Art. 10. - En todos los distritos del país, las listas o nominaciones de UNA (1) o varias personas que se presenten para cubrir los cargos electivos nacionales de cualquier tipo, deberán respetar el porcentaje mínimo fijado por la Ley N° 24.012 y de conformidad con las disposiciones del presente Decreto.

Art. 11. - Todas las personas inscriptos en el Padrón Electoral de un Distrito tienen derecho a impugnar ante la Justicia Electoral cualquier lista de candidatos cuando consideren que ésta se ha conformado violando la Ley N° 24.012.

Art. 12. - Derógase el Decreto 379 del 8 de marzo de 1993.

Art. 13. - Comuníquese, publíquese, dése a la Dirección Nacional del Registro Oficial y archívese. — DE LA RUA. — Chrystian G. Colombo. — Federico T. M. Storani.

Nota: El decreto se acompaña de un cuadro ilustrativo que aquí no se publica.

Fuente: profesorgentile.com.ar