A+ A A-

PROMULGAN LA LEY

Cristina Kirchner promulgó la ley de matrimonio homosexual en un clima de festejos. Varios artistas y militantes le dieron color al acto oficial en la Casa Rosada. Fue seis días después de la aprobación por el Senado de la Nación.

Por Gisele Sousa Dias

En una silla plegable, ahí por la sexta fila del salón, Carlos Álvarez –el uruguayo de rastas eternas que contrajo matrimonio cuando aún no existía una ley que lo autorizara–, movía la pierna nervioso.

Entre las manos apretaba su libreta roja. Walter abrazaba a su pareja, el diseñador Roberto Piazza, para los fotógrafos. De su cuello colgaba un crucifijo de brillantes. María Rachid y César Cigliutti, los dos activistas que más se expusieron a los espinosos cruces televisivos, abrían las placas que iban a entregarle a la Presidenta, las cerraban, las limpiaban con un puño, las volvían a abrir.

Lo que estaba por empezar era el acto de promulgación de la ley de matrimonio gay , aprobada por el Congreso hace una semana, que entrará en vigencia con la publicación en el Boletín Oficial . En la primera fila, Pepe Cibrián, Enrique Pinti y Vilma Ibarra –una de las autoras del proyecto– se sentaron cuando el salón Patriotas del Bicentenario aún estaba vacío.

La silla que quedó entre ellos y la actriz Florencia Peña era la que iba a terminar ocupando Néstor Kirchner. Algunas filas más atrás, Hebe de Bonafini se abrazaba con Cigliutti (presidente de la Comunidad Homosexual) mientras –pasillo de por medio– Estela de Carlotto conversaba con la actriz Esther Goris.

A la derecha del estrado, ocho ministros, entre ellos Juan Manzur, en el centro de la polémica por el aborto (ver página 28), se acomodaron en las sillas de pana roja .

De frente al público (y a las cámaras) se ubicaron el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, el senador José Pampuro y tres gobernadores: la fueguina Fabiana Ríos, el tucumano José Alperovich y el santiagueño Gerardo Zamora.

Los cientos de activistas que esperaban embanderados y amontonados entre los pasillos estallaron cuando Cristina Fernández firmó la promulgación de la ley.

“Hoy somos una sociedad más igualitaria que la semana pasada” , dijo la Presidenta, que siguió el debate desde China. “Miles habían conquistado los mismos derechos que yo tenía”, contó que había pensado cuando se votó la ley.

Cigliutti le entregó una placa: “26 años de lucha contra la discriminación de las personas a causa de su orientación sexual e identidad de género”. Luego fue el turno de la Federación gay.

 “No son para mí las distinciones, sino para los militantes de esta causa”, replicó Cristina. En el final el protocolo se desbarrancó. Cientos de activistas se amontonaron para el beso con la Presidenta. Amado Boudou se sacó una foto con Cigliutti. Y Aníbal alzó, por dos segundos, una bandera de la CHA.

Fuente: Clarín, 22/7/10.