A+ A A-

COMIENZO DEL FIN DE LAS AFJP

El proceso de liquidación de las AFJP tuvo un ritmo equivalente al trámite de aprobación de la ley 24.241 durante la gestión privatizadora menemista impulsada por el entonces superministro Domingo Cavallo y votada, como aquí se recuerda, en calientes jornadas de 1993..

Por Armando Vidal

(*) Buenos Aires..- El ministro de Trabajo y Previsión Social, Carlos Tomada, y el secretario ejecutivo de la Anses, Amado Boudou, atravesaron ayer sin sobresaltos el informe compartido ante el plenario de comisiones del Senado acerca de la liquidación de las AFJP. Por el mismo trámite habían pasado días atrás en Diputados.

La oposición hizo sus planteos pero desaprovechó la oportunidad de profundizarlos. Arrancó el jujeño Gerardo Morales, radical, presidente de la comisión de Trabajo y Previsión Social, cabecera del plenario, con un largo discurso en buena medida sobre un proyecto radical (tema que no estaba en cuestión), y desaprovechó la oportunidad de ponerle el diente al texto que recibían del Senado.

Uno de los asuntos todavía no bien determinados son los cambios que la nueva ley introduce a su propia madre, la controvertida 24.241 votada en calientes jornadas de 1993. Vanguardia en aquella resistencia fueron los legisladores radicales que hoy también están en contra de esta norma.

El presidente del bloque radical Ernesto Sanz  lamentó ayer en el debate, por ejemplo, la desaparición del papel del Banco Central en la calificación de riesgo. O sea que las decisiones en materia de inversiones dependerán exclusivamente de
la Anses, en la interpretación del senador. Lo aceptó Boudou al explicar que ese capítulo será eliminado, pero no el que se relaciona con las penalidades.

Amplió después Sanz que en
la Anses, que tendrá una cartera de $120.000 millones, todo dependerá de la voluntad de su conductor.

Los controles previstos de
la Sigen, de la Auditoría General de la Nación y de una comisión bicameral que crea la norma serán posteriores a los hechos, en este caso las inversiones.

En estas condiciones, el proyecto originado en el Poder Ejecutivo y aprobado con algunas modificaciones en Diputados en la madrugada del último viernes será ley la próxima semana.

La sesión está convocada para el jueves 20 y se da por seguro que el oficialismo impondrá su cómoda mayoría.

Sin dudas acerca del resultado, la preocupación de Tomada pareció haber estado en la pérdida de oportunidad por parte de las grandes corrientes (obvia alusión al radicalismo) al no ser parte de una decisión consensuada.

"La decisiones tienen que ser prontas para ser eficaces", dijo como para explicar la sorpresa que generó el proyecto. Tomada insistió en asegurar plenas garantías para los trabajadores de las AFJP. Y de paso rechazó que haya despidos en otras áreas, incluyendo las automotrices.

El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, dijo ayer que "el gobierno ha querido evitar un 2001 previsional", al explicar el proyecto del gobierno contra la continuidad del sistema privado de capitalización.

Durante su exposición ante el plenario de comisiones del Senado que estudia el proyecto de creación del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), Tomada aclaró que "si hubiéramos dejado caer dos o tres AFJP, hubiéramos logrado un clamor para que saliéramos a salvar el sistema".

Boudou, por su lado, descartó la posibilidad de eventuales juicios porque, aseguró, "siempre será mayor lo que pague el sistema de reparto y más en un período de turbulencia financiera". La ronda de consultas continuará hoy y finalizará mañana, luego de lo cual los legisladores del bloque de la mayoría firmarán su dictamen.

Hoy acudirá Sebastián Palla, que preside
la Unión de Administradoras y el especialista en derecho previsional, el abogado Guillermo Jáuregui, que apoya la ley y que hace dos meses fue un duro crítico de la movilidad.

Fuente: Los Andes 11/11/08

Nota: Este texto fue escrito para Clarín y no para  Los Andes. Fue publicado sin siquiera información previa dirigida al autor.