A+ A A-

  • Categoría de nivel principal o raíz: ROOT
  • Categoría: El valor de las palabras
  • Visto: 13

REFORMA JUDICIAL Y GUERRA

El Congreso de la Nación, acosado por la pandemia, tiene en trámite un proyecto del PEN que le quita el sueño a los involucrados en la Justicia por las atrocidades cometidas por decisión del gobierno macrista con el apoyo y promoción de los grandes medios periodísticos. Es la reforma judicial.

Por Armando Vidal

La batalla por la reforma judicial va a desatar mil redes para atrapar cualquier proceso de transformación de la Justicia. Es equivalente sino peor a la ley de medios audiovisuales de Cristina Kirchner, del 2009. Y tiene en uno y otro caso al Grupo Clarín y sus socios, comenzando por La Nación. Igual que ayer, no hay ideas políticas, no hay partidos.

Hay intereses mezquinos, minoritarios, poderosos. Es Magnetto, Saguier, Hadad y Fontevecchia. Magnetto es la montaña escarpada, Saguier la hondonada y Hadad y Fontevecchia las tías excitadas.

Cuesta imaginar un debate serio y responsable cuando hay tantos jueces en estado de desesperación.

Todos ellos fueron responsables de lo que pasó en el gobierno de Mauricio Macri. Todos tuvieron participación en un entramado tramposo con el que creyeron que podían enterrar al kirchnerismo que sigue siendo el nervio vivo del peronismo.

Los tristes muñecos de la mentira ya no tienen más que seguir hasta el final la parodia que cada día los entierra más.

Nadie puede imaginar que Magnetto está conforme con lo que hacen Leuco, Majul, Lanata y otros servidores tan bien dispuestos. No hay logrado nada. Distinto fue en el 2015 cuando colaboraron al ingreso de Mauricio Macri a la sala de los reyes. Un pelafustán inútil,  vago y corrupto que lo único que hizo fue pavimentar el regreso del kircnerperonismo.

Encima y pese a la pandemia, la Argentina dio una lección al mundo de dignidad y honra con la negociación de la deuda y ya comienza a funcionar la economía.

En el templo de los falsos dioses del macrismo en economía no hay nadie,  salvo el fétido olor del fracaso y de tantas muertes inocentes ahogadas en la pobreza.

Decía una periodista parlamentaria de La Nación anti K, por supuesto, que el oficialismo tenía una mayoría precaria para aprobar el proyecto en trámite en Diputados. Y, tras ello, comenzaron la voces de los jueces, verdaderas gallinas asustadas. Que se oponen a lo que todavía no es.

¿Marcelo D’Alessio se repone y duerme bien? ¿El fiscal Carlos Stornelli habla con su amigo el periodista de Clarín? ¿Y cómo andamos con la causa de las fotocopias de los cuadernos de La Nación, cuyos periodistas dicen que son válidos los contactos en las cloacas de los servicios de informaciones macristas? Todos hoy procesados por acciones delictivas.

¿Qué hacer? ¿Avanza el gobierno o deja que vayan asomando la cabeza, como lauchas en señal de peligro?

Si esta no fuera la Argentina, y si no estuviera en el gobierno la versión más afiatada del peronismo, uno podría preocuparse … pero se trata, como nunca, de ser argentinos.

Argentinos en el año de Manuel Belgrano.

Fuente: Radio Gráfica, programa De acá para allá, 8/8/2020.