A+ A A-

LEY GREMIAL RECHAZADA

LEY GREMIAL RECHAZADA

  • Categoría de nivel principal o raíz: GRANDES DEBATES
  • Categoría: LEY GREMIAL RECHAZADA
  • Visto: 528

RESISTENCIA, TRIUNFO Y RENOVACIÓN

Este testimonio con intimidades es del ex senador que con derecho podría arrogarse el papel fundamental en el rechazo de la ley con la que hace treinta años el gobierno de Raúl Alfonsín quiso romper la hegemonía peronista en la conducción de los sindicatos. Dos veces senador, ex diputado, constituyente en 1994, gremialista ferroviario en San Luis en su juventud, el firmante fue luego el líder inicial de la renovación peronista. Clave relación con don Elías y Saúl.

Por Oraldo Britos

Al cumplirse treinta años del rechazo del proyecto de Ley de Reordenamiento Sindical, he sentido la necesidad de transmitir, en especial a los jóvenes, lo que motivó la histórica actitud afrontada junto a  compañeros gremialistas y políticos cuando estaba en peligro la autonomía de los trabajadores en la sustentación doctrinaria de sus organizaciones. Fue nuestro deber.

Leer más

  • Categoría de nivel principal o raíz: GRANDES DEBATES
  • Categoría: LEY GREMIAL RECHAZADA
  • Visto: 407

RAZONES DE LA DURA DERROTA ALFONSINISTA

Artículo escrito horas antes de la votación en el Senado que rechazó la llamada ley Mucci. La falta de captación del voto sapagista y la inflexibilidad del ministro Mucci son vistas aquí como las razones del fracaso radical.

Por Armando Vidal

El rechazo a la ley sindical en el Senado fue el remate de una larga partida en la cual los radicales no jugaron bien la apertura ni el final, para decirlo en la jerga del ajedrez. El complejo trámite deja varias lecciones.

Leer más

  • Categoría de nivel principal o raíz: GRANDES DEBATES
  • Categoría: LEY GREMIAL RECHAZADA
  • Visto: 1044

EL PACTO SECRETO

Esta nota revela un pacto secreto en torno de la ley gremial que el Senado rechazaría en 1984 y con la que el gobierno de Raúl Alfonsín pretendía reordenar los sindicatos con la participación de las minorías en las conducciones. El pacto fue entre el senador neuquino Elías Sapag y el senador Oraldo Britos y la participación en el secreto del titular de la CGT, Saúl Ubaldini, amigo de los dos. Ajeno por completo a lo que iba a pasar estaba, además del gobierno, el propio presidente de la bancada justicialista, Vicente Saadi, de cuya capacidad de estricta reserva se desconfiaba . Esta nota debió haberse publicada el día  en que el Senado -casi tres lustros después- trataba el proyecto de las retenciones móviles, finalmente rechazado  por el voto no positivo de Julio C. Cobos en la madrugada del 17 de julio de 2008.  Era un modo de vincular un hecho con el otro en votaciones decisivas y también un ejercicio de memoria. Razones seguramente circunstanciales, digamos, lo impidieron. Es hora de que el artículo salga a la luz.

Por Armando Vidal

 “Yo no cambio mi dignidad por un caño de gas” decía el papelito que le acababa de enviar el senador Elías Sapag, presidente del bloque del Movimiento Popular Nequino y también de su partido. Fue en los tramos iniciales de la sesión el 15 de marzo de 1984 recordada por el duro enfrentamiento del gobierno de Raúl Alfonsín con el peronismo en torno de la genéricamente llamada “ley gremial” por las conducciones de los sindicatos

Hablaba en ese momento el senador radical entrerriano Luis Brasesco, en apoyo al proyecto del Poder Ejecutivo que la Cámara de Diputados había aprobado en una tumultuosa reunión.

El que recibió el papelito era el senador peronista Oraldo Britos, presidente de la comisión de Legislación del Trabajo y muy amigo de Sapag –ambos habían sido senadores entre 1973 y 1976-, quien había hablado antes de Brasesco.

Britos había ido esa tarde directamente a su banca desde la casa donde se recluyó para preparar su discurso y eludir al medodía una comida en un hotel, organizada por las autoridades del bloque radical con los gobernadores de Corrientes, San Juan y Neuquén y los senadores de las tres provincias que venían votando hasta ese momento con el oficialismo.

No faltó en cambio Vicente Leónidas Saadi, el presidente del bloque (padre de Ramón Saadi, actual senador), quien como todos sabía que la comida de último momento era para hablar de la ley que mantenía en vilo al bloque radical.

Pero lo que Saadi y la gran mayoría no se sabía era lo que Britos y Saúl Ubaldini, titular de la CGT, ya conocían: que los senadores de Neuquén, Elías Sapag y Jorge Solana, votaban por el rechazo de la ley.

Esta era la razón del papelito que Elías, que había estado en la comida, le mandaba a Britos: que supiera que nada había cambiado

En esos momentos en Neuquén se aguardaba con gran expectativa la explotación del yacimiento de gas de Loma de la Lata, una obra que tenía el financiamiento del gobierno de la Nación, y que igual se realizó pese al desenlace de esta cuestión.

El gobernador de Neuquén era Felipe Sapag, siempre mejor dispuesto a entendimientos con Alfonsín que su hermano Elías.

El Senado estaba entonces integrado por 46 miembros (Tierra del Fuego no era provincia y estaba lejos la reforma constitucional que llevaría el número a 72).

Los peronistas eran 21 miembros (primera minorìa), más un aliado desarrollista de Formosa, Manuel Vidal. Los radicales eran 18 (segunda minoría), que crecían hasta 24 con el interbloque de las provincias mencionadas. Pero no fue así en ese debate por la ley sindical, que finalizó en la madrugada de un viernes bajo una tormenta torrencial.

El voto del peronismo con los dos senadores neuquinos impuso el dictamen de rechazo a la ley. Fueron 24 contra 22. Si Solana, por ejemplo, hubiera votado con los radicales, el vicepresidente Víctor Martínez hubiera desempatado a favor del gobierno.

Fue un duro golpe para el alfonsinismo y su proyecto político. Y, en sentido contrario, la resurrección para el peronismo que llevaría a los máximos planos a quienes hicieron posible la victoria. No en vano, Oraldo Britos fue el primer conductor de la renovación peronista.

Elías Sapag tenía siempre cerca a su hijo Jorge, hoy gobernador de Neuquén. Y en todo momento a un estrecho colaborador amigo de Jorge: el ex rugbier, ex capitán de Los Pumas y símbolo eterno del SIC, Miguel Iglesias, un hombre muy preparado, prematuramente fallecido. Ni uno ni otro hubieran podido  cruzar el recinto sin pasar inadvertido. Fue un empleado que se camufló en el paisaje y le llevó el papelito a Britos con la decisión hasta ahora del voto más importante en torno de una ley demasiado peleada.

Por eso, como pasará hoy, los recintos hablan también con sus silencios.

  • Categoría de nivel principal o raíz: GRANDES DEBATES
  • Categoría: LEY GREMIAL RECHAZADA
  • Visto: 537

TREINTA AÑOS DE LA SESIÓN INOLVIDABLE

El 10 de febrero de hace treinta años se estremecieron los bellos vitrales del recinto de la Cámara de Diputados con el debate que duró varias horas por la ley de reordenamiento electoral de los sindicatos, promovida por el presidente Raúl Alfonsín para democratizar las conducciones gremiales. Texto completo de la nota de ese día por quien siguió ese tema en ambas Cámaras del Congreso. Todo andaba bien para los peronistas hasta que, imprevistamente, llegó Herminio.

Por Armando Vidal

Un cabal tratado de la tolerancia constituyó ayer la conducción del debate político desatado en la Cámara de Diputados reclamado como una necesidad del peronismo para repetirse a sí mismo las razones de su existencia después del traumático resultado que recogió el 30 de octubre.

Leer más

  • Categoría de nivel principal o raíz: GRANDES DEBATES
  • Categoría: LEY GREMIAL RECHAZADA
  • Visto: 822

SÍNTESIS

Un choque que fue espectacular en la Cámara de Diputados y que concluyó en el Senado con un rotundo fracaso para el presidente de Raúl Alfonsín en sus primeros meses de gobierno en 1984 lo originó la llamada ley gremial con la que el radicalismo pretendió disputarle el control de los sindicatos al peronismo. Los artículos que aquí se publican ilustran aquellos momentos de dura confrontación entre ambas fuerzas políticas. Consulte al buscador que hay notas alusivas en otras secciones.