A+ A A-

MODELO NACIONAL

MODELO NACIONAL

  • Categoría de nivel principal o raíz: GRANDES DEUDAS
  • Categoría: MODELO NACIONAL
  • Visto: 212

EL PLACER DE LA MALDAD

En diciembre se cumplirán los 35 años de democracia en la Argentina que trepidó hasta el estallido en el 2001, espejo que está adelante con el gobierno de Mauricio Macri, sostenido con la estructura y los legisladores de la UCR en el Congreso de la Nación. Esta nota está dedicada a la memoria de Alfonsín, Pugliese, Jaroslavsky, el Bicho León y de Felix Feo, el del comité de la calle Tucumán, Quilmes, querido por todos los chicos del barrio, entre los que estaba el autor. 

Por Armando Vidal

La última perversión del infanticida conocido como el Petiso Orejudo (Cayetano Santos Godino, 1896/1944) fue matar al gato de la prisión, la carcel del fin del mundo, Tierra del Fuego, en la que cumplía su condena, hoy un museo. Encarnación del mal por el placer de hacer el mal –de allí la selección de sus víctimas-, al Petiso Orejudo lo mataron los propios presos.

Leer más

  • Escrito por Carlos Aníbal Balmaceda
  • Categoría de nivel principal o raíz: GRANDES DEUDAS
  • Categoría: MODELO NACIONAL
  • Visto: 29

SIN MATRIZ NO EXISTE MODO DE HACER PATRIA

Los argentinos no estamos condenados al fracaso sino históricamente azonzados, base ésta del análisis aquí formulado. La ideología incompleta del alma nacional y la importancia de las fuerzas armadas nacionales.

Por Carlos Aníbal Balmaceda

Somos una colonia. Un país a medio hacer. Por lo tanto, somos gente a medio hacer. Ninguna expresión industrial, artística, económica, intelectual, militar, puede alcanzar más vuelo que el que tienen las iniciativas individuales.

Leer más

  • Categoría de nivel principal o raíz: GRANDES DEUDAS
  • Categoría: MODELO NACIONAL
  • Visto: 217

EL EMPRESARIADO QUE NO QUERÍA A J. D. PERÓN

Este documento es del 12 de junio de 1945 y consigna el rechazo de las máximas entidades del empresariado a la política del entonces secretario de Trabajo y Previsión, Cnel. Juan D. Perón. El 17 de octubre, a los 120 días, hablaron los obreros  en la Plaza.

Por Educar.ar

Las asociaciones representativas del comercio y de la industria que suscriben, se consideran en el deber de puntualizar el estado de las gestiones que vienen realizando en consideración de la política económica y social del gobierno  (...).

Leer más

  • Categoría de nivel principal o raíz: GRANDES DEUDAS
  • Categoría: MODELO NACIONAL
  • Visto: 82

JUAN DOMINGO.PERÓN, EL GRAN CONDUCTOR

El peronismo y Perón, después del golpe de 1955, entraron en un proceso de cambio en el cual el líder fue adquiriendo el perfil de conductor, que prefirió siempre a cualquier. El papel de  J. W.Cooke.

Por Juan José Giani

A través de un género epistolar de intensa riqueza se debaten las tácticas de la resistencia peronista frente a aquella muy adversa circunstancia donde Perón prefiere kilombificar al país promoviendo todo tipo de disturbios, junto a otras actitudes mucho menos beligerantes.

Hernán Benítez y Arturo Jauretche le recriminan por ejemplo acicatear desde el llano y el exilio lo que no aplicó contando aun con el manejo del aparato del estado y la fidelidad de buena parte del ejército, y junto con Raúl Scalabrini Ortiz exploran una vía civilista y electoral que recala en el creciente predicamento de Arturo Frondizi.

Pues bien, en ese candente intercambio epistolar la palabra “Caudillo” desaparece, siendo reemplazadas por otras también potentes pero sintomáticamente distintas: “Jefe” o “General”. Inflexión que por cierto delata el paso del nacionalismo con pizcas de culturalismo de 1947 a la frontalidad de un combate político donde el valor del liderazgo queda emparentado con su capacidad para leer con perspicacia cómo ubicarse en ese instante dramático del país.

El vínculo entre Cooke y Perón conoce sin dudas un antes y un después, y esto acontece tras el triunfo de la revolución cubana en 1959.

Entusiasmado con las enseñanzas guevaristas, Cooke plantea que el retorno al Frente Nacional del 45 es ya inviable, pues tanto la iglesia como la burguesía y las Fuerzas Armadas cuando llegaba el momento de radicalizar las conquistas sociales defeccionaron a favor de la presión destituyente del bloque oligárquico-imperialista.

Por lo tanto el peronismo debía abandonar sus ambivalencias ideológicas y sus compromisos con dirigentes vacilantes cuando no cómplices del sistema capitalista, y construir una organización sustentada en el perfeccionamiento de lo que en la época solía mencionarse como “teoría revolucionaria”.

Cooke intenta persuadir a Perón de su punto de vista pero ciertamente no lo consigue. El jefe exilado prefiere un dispositivo amplio que incluya diversidades, a sabiendas de que la fuerza y el poder del enemigo exigen aglutinar consensos tras el objetivo común de la liberación nacional.

El trato no deja de ser cordial pero paulatinamente encalla en el mutuo silencio.

En 1966 las cartas se interrumpen y Perón ya no será para Cooke ni Caudillo ni jefe sino un Mito. Trascendencia simbólica de una figura que despierta robustas esperanzas en el proletariado, aun cuando sus imprecisiones programáticas requieran ahora de una vanguardia dispuesta a progresivamente sustituirlo.

El general continúa siendo un personaje excepcional, pero ya no la garantía de una revolución que deberá embeberse de algún tipo de marxismo. Alimento legendario pero limitado de un pueblo que no obstante sólo está dispuesto a movilizarse cuando se invoca su egregio nombre.

Perón, es clave mencionarlo, también se consideraba un hombre excepcional, sólo que despreciando para sí el rótulo de caudillo.

Es llamativo este punto pues, como a toda la tradición liberal argentina ese personaje que se inmortaliza en el Facundo le parece deplorable. Al caudillo lo considera una forma degradada de la representación política, en la medida que supone el inconveniente aprovechamiento de una masa desorganizada y sin doctrina.

Asimismo, el mero “político” es o bien aquel que solo aplica tácticas en algún frente específico de lucha o bien el que fracciona neciamente la voluntad nacional de transformación atrincherado en un ilegítimo interés sectorial.

El modelo que lo atrae es el del Conductor, que es quien logra que la masa amorfa devenga pueblo organizado guiada además por una ideología que surge de su exclusivo proceso histórico.

En su fundamental texto Conducción política transitan sus reflexiones sobre el asunto, pues frente a un auditorio de dirigentes, el entonces Presidente despliega sus dotes pedagógicas discurriendo acerca de si la Conducción es un arte o una ciencia, y si la capacidad para su triunfante ejercicio es innata o puede aprenderse.

Sobre la cuestión va y viene pero en cualquier caso siempre queda abrazado a la idea de excepcionalidad y de destino: ya que todos los grandes proyectos de liberación en la modernidad han encontrado un talento especial de aquel que concitó en su empresa un perseverante fervor de multitudes.

Gandhi, Mao, de Gaulle, Nasser, Tito o Perón, hay uno solo.

(*) Del prólogo de Perón: una filosofía política 

Título:  Gran conductor

Fuente: Página/12, Suplemento Radar, 12/11/17.

 

  • Escrito por Horacio Rovelli
  • Categoría de nivel principal o raíz: GRANDES DEUDAS
  • Categoría: MODELO NACIONAL
  • Visto: 87

MACRISMO, MODELO DEL PAÍS PARA MINORÍAS

Este diagnóstico de un economista de hace más de un año se puede contrastar con lo que pasó y pasa. En síntesis,  el gobierno M es ajeno a toda producción nacional y semeja una camarilla, con votos, que con la especulación financiera busca para el sector una ganancia rápida  y fuga. 

Por Horacio Rovelli (*)

Es fácil, simple y comprobable ver la lógica rentista en el gobierno de Mauricio Macri, por la sencilla razón de que ha sido la lógica de la burguesía argentina en gran parte de su existencia, exasperada cuando asumen la administración del país. Esto es lo que buscan: una ganancia rápida.

Y  con la posibilidad cierta de dolarizarla y fugarla de la Argentina. Solo por eso invierten y capitalizan sus empresas y actividades sabiendo que pueden venderlas por la celeridad de recuperación del capital. No es una burguesía que invierta en mediano y largo plazo, y que busque y lidere consolidar un proceso de acumulación y producción.

Al contrario, su lógica es la de pan para hoy (en realidad grandes ganancias para ellos) y hambre para mañana, por eso no tienen un plan, y menos un proyecto para todos, lo que si tienen es un desproporcionado acervo en términos del resto del país y lo que buscan es generar (para ellos) mayores retribuciones que en el resto del mundo.

En ese marco se entienden las medidas y hasta las políticas adoptadas, que suelen ser (y lo son) contradictorias, pero que tienen siempre el trasfondo de beneficiarlos.

De allí la híper devaluación ni bien asumieron el gobierno, la quita y reducción de las retenciones, la “libertad” de fijar precios en mercados cautivos o semi cautivos, y la renta segura por la tasa de corte de las Letras del BCRA (LEBAC).

El valor del dólar que “sinceraron” en no menos de un 40 por ciento en su comienzo, logra cierta estabilidad a partir de abril de 2016 por el endeudamiento logrado tras el pago a los fondos buitres, y por la liquidación de la cosecha gruesa, esencialmente la soja, que incluso tenían retenidas durante la gestión del gobierno anterior esperando la devaluación y la quita y/o reducción de las retenciones, como pasó.

Paralelamente, sumándose como causa complementaria, lo que hizo desarmar posiciones en divisas del capital financiero en el país fueron las altas tasas pagadas por las LEBAC, pero ya tienen su límite, por un lado, el total del dinero esterilizado (comprados por el BCRA) al 20 de mayo 2016 representa el 95% de la base monetaria (que es la cantidad de dinero creada y puesta en circulación por el BCRA), esto es, las LEBAC - totalizaban $ 521.824 millones, cuando la base monetaria a esa fecha era de $ 582.521 millones.

Y por otra parte, las Lebac (que pagó el martes 24 de mayo 2016 a una tasa de 35,25% anual para el plazo de 35 días), no puede pagar menos tasa (lo que repercute negativamente sobre el crédito) porque en el mercado a futuro del ROFEX (Mercado de venta de granos de Rosario) está acordado el valor del dólar en torno a los $ 17 al 30/12/2016, cuando el valor tipo vendedor del día 27 de mayo 2016 era de  14,20, eso da una tasa de incremento de casi el 20 por ciento para un poco más de siete meses, que anualizada se acerca al 35 por ciento. (1)

Por lo tanto, la tasa de las Lebac solo desciende si hace lo propio el valor futuro del dólar.

Por ende, la forma que tienen de retribuir al capital financiero, y a los sectores más ricos del país, no es incentivando la producción (salvo los sectores favorecidos) sino generado un mecanismo basado en el endeudamiento permanente y creciente, que obviamente no es por siempre. De allí que una vez pasada la venta de la cosecha gruesa (abril a agosto), la suba generalizada de los precios y el mayor endeudamiento para pagarle a los fondos buitres con el fin de dejar librado el ingreso de capitales del exterior, queda al descubierto la incapacidad en el tiempo del repago de la deuda, fruto que la devaluación y quita y reducción de las retenciones no implica mayores exportaciones. Y si mayor apropiación de ganancias.

Pero esa ampliación de los márgenes de ganancias se deriva a capitales especulativos y a la fuga del circuito económico local, dado que nadie invierte en un país que se achica y genera desempleo como hizo y hace el gobierno de Macri.

Si a ese contexto le sumamos el hecho que los sectores beneficiados perciben y determinan la existencia del atraso cambiario, hará que más temprano que tarde (una vez pasado los meses de liquidación de la cosecha y ante nuevos y mayores pagos de los servicios de la deuda externa y de los LEBAC y otros mecanismos de endeudamiento interno en pesos), recomiencen nuevamente la compra de divisas.

Es por eso que el macrismo necesita generar nuevos negocios especulativos y allí aparece la pomposa “reparación histórica” para los jubilados y pensionados.

Así como dijeron que iban a aumentar el mínimo no imponible del impuesto a las ganancias, y lo hicieron pero nominalmente, y sin cambiar las escalas con lo que los asalariados alcanzados por el gravamen pagan mucho más, del mismo modo presentan el cambio en el régimen previsional.

* Fondos de la Anses

 Macri en una carta pública afirma: “…Para saldar esta gran deuda, vamos a utilizar el dinero que va a ingresar del impuesto que van a pagar los que más tienen y que en estos años evadieron los impuestos, y del Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la Anses”.

Primero el SIPA (Sistema Integrado Previsional Argentino) da a conocer que desde el mes de marzo 2016 el haber mínimo mensual es de $ 4.959.- que la remuneración media de todos los beneficiados es de $ 8.135.-, todos valores muy lejos de lo que implica una canasta básica de supervivencia, por un lado, atenuado porque el haber previsional máximo es de $ 36.330.- por mes.

Lo que plantea el proyecto de ley del PEN para un conjunto de beneficiados que estiman en unas 2.250.000 personas, que estarían cobrando menos de lo que realmente deberían cobrar, ajustarles la remuneración e incluso pagarle en forma retroactiva en determinados casos, y los dividen en tres:

a) Los que tienen sentencia firme que serían alrededor de 70.000 casos, a quienes se les pagaría el fallo judicial, la mitad al contado con la aceptación de la propuesta y la otra mitad en tres años, con pagos trimestrales, ajustables por el índice de movilidad (Que habría que ver lo que dice textualmente el proyecto de ley, dado que no sería el actual, y podría ser reemplazado por el de Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables –RIPTE, que en todo este tiempo fue mucho menor).

b) Un segundo grupo son los que tienen su juicio en trámite (hay unos 380.000 expedientes), también se les pagará el 50 por ciento al contado y el resto en tres años, ajustables.

En estos casos, el monto reclamado tendrá una quita o tope porque se les reconocerá hasta cuatro años del total de años reclamados (esto podría implicar una quita sobre el reclamo, que depende de su antigüedad). También hacia delante, los haberes serán ajustados.

c) Finalmente, el plan apunta a quienes no hicieron un reclamo judicial (pero la ANSeS entiende que cobran menos de lo que deberían percibir), serían 1.800.000 beneficiados que no hicieron juicio, pero tienen los mismos derechos que los que sí lo hicieron.

No se les reconocerá el retroactivo porque no hicieron el reclamo, pero se les reajustará hacia delante el haber si renuncian a realizar el reclamo judicial.

El Gobierno calcula que en promedio el reajuste de los haberes de los que acepten la oferta oficial sería del 45 por ciento. Los que rechacen la oferta no tendrán ningún reajuste de haberes y deberán seguir con los juicios o iniciar uno nuevo.

El proyecto de ley contemplaría la retención del impuesto a las Ganancias, pero el descuento sobre la oferta retroactiva se calculará por los valores devengados de cada año.

Para poder pagar el 50 por ciento al contado en este año para los casos a) y b) y seguir manteniendo el sistema, el gobierno debe disponer como mínimo de  300.000 millones de pesos para el corriente año 2016 (Para tener una comparación esa suma es el 56 por ciento de los  535.697 millones de pesos abonados durante el año 2015 por las prestaciones de seguridad previsional nacional).

A los que además, según ponderaciones del titular de la ANSeS, Emilio Basavilbaso, se le debe sumar los gastos que demandaría la política de reparación de los haberes previsionales propuesta que significarían unos  85.000 millones de pesos  (a valores de mayo 2016) por año, que tardarán no menos de dos años en instrumentar la totalidad de las aceptaciones, más los tres años de financiamiento.

El dinero para hacer frente a esos pagos saldrá de los rendimientos anuales líquidos del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la ANSeS, más las partidas asignadas en el Presupuesto para el pago de sentencias, pero como no va a alcanzar para pagar el monto de ajuste total, se autorizará al Fondo a vender las acciones que tiene en su poder. Y allí reside una de las claves del sistema propuesto.

En efecto, cuando Maurizio Macri sostiene que se financiará con el impuesto que le cobren a los que “blanqueen” los recursos que tienen en el exterior, está por verse cuanto será el capital en “negro” declarado, y que tasas de recargo finalmente abonaran, pero seguramente lo recaudado será en este año 2016 ( y en el mejor de los casos) menos del 10 por ciento de los 300.000 millones de pesos iniciales para poner en funcionamiento el sistema, y después no alcanzará al 30 por ciento de los  85.000 millones de pesos con los precios de mayo de 2016 que infieren las autoridades de la ANSeS que se gastará por año.

Y ante ese nuevo fracaso y para cumplir con la que ya será ley de “reparación histórica” de los jubilados y pensionados, se empleará la venta de las acciones que tiene el FGS.

* El fondo de la trama

Con un dólar cuya híper devaluación fue absorbida por el crecimiento de los precios internos, demostrando que los empresarios formadores de precios lo escuchan a Macri como oír llover, y no dejan sus negocios y sus altas rentas por más que Macri se los pida, por lo que no tienen motivaciones de mayor poder adquisitivo para reconocer tenencias de activos no declarados en el exterior y traerlos al país.

Macri no puede volver a devaluar porque la crisis interna que ello provocaría y los grados de marginalidad y de pobreza harían cierta la frase de Durán Barba: “´Tengo tres amigos que llegaron al gobierno e hicieron ajustes (Gonzalo Sánchez de Losada, Fabián Alarcón y Jamil Mahuad). Los tres están o estuvieron presos o prófugos”.

Con lo que en ese marco el gobierno ofrece un blanqueo que va a tratar que sea lo más amplio posible, y que por trascendidos periodísticos implicaría la existencia de una tabla que de acuerdo al monto declarado contribuirá al fisco con una tasa fija por todo concepto por los impuestos no pagados:

a) Para la mayoría de las transacciones será del 10 por ciento si abona durante el corriente año 2016.

b) Habrá una tasa del 5 por ciento para cifras menores de 80.000 (o 100.000) dólares.

c) Habrá una tasa del 4 por ciento para fondos declarados, pero que se giraron al exterior. El gobierno estima que de esa manera se declararían  20.000 millones de dólares, si la mayor parte abona el 10 por ciento, eso implica unos 1.850 o  1.900 millones de dólres de gravamen, al tipo de cambio oficial actual serían unos  27.000 millones de pesos, que es menos del 10 por ciento de lo que deben destinar para pagar los no menos de 300.000 millones de pesos para el primer año del sistema de reparación previsional del macrismo.

Por ende, además del negocio de “blanquear” la plata, le ofrecen la de venderles las acciones de empresas privadas en poder de la ANSES a partir de la nacionalización de las AFJP.

Entre otras con acciones en poder de la ANSES figuran empresas del grupo Techint (Siderar); de Aluar; el 9 por ciento del paquete accionario del Grupo Clarín; Molinos Río de la Plata; las empresas distribuidora de gas; de energía eléctrica; Endesa; Cresud; Central Puerto SA; IRSA; Ledesma SA; Alpargatas SA; Solvay; Quickfood; Consultatio; Holcim; y Mirgor. Y los bancos Macro (con el 24,6% del paquete accionario), BBVA Francés, Banco Patagonia, Galicia, e Hipotecario, el volumen de acciones en poder del organismo dentro del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) superaría hoy los 90.000 millones, que indefectiblemente será utilizados para ese fin.

En síntesis, el gobierno solamente puede superar la restricción externa y las inconsecuencias del modelo que aplica, endeudándose y ofreciendo pingues negocios al capital más concentrado. No existen y en ese marco no pueden existir proyectos de inversión productiva, se prioriza lo financiero, a costa de un mercado interno que se achica y condena a amplias franjas de la población a la desocupación y a la pobreza, con un efecto anestésico por el ingreso de dólares, pero insustentable en el tiempo.

(*) Economista especializado en temas fiscales y monetarios. Profesor de Política Económica en la Universidad de Buenos Aires. Ex Director de Políticas Macroeconómicas del Ministerio de Economía. Miembro de EPA (Economía Política para la Argentina). Artículo para La Tecl@ Eñe, 31/5/16.

(1) La tasa a 35 días de las Lebac estaba a 25,5 por ciento el 16 de mayo de 2017. 

Título y bajada: La restauración del pensamiento rentístico / La lógica de la burguesía argentina es rentística y su objetivo es lograr ganancias rápidas y dolarizadas para luego fugarlas. Por esa razón no es una burguesía que invierta ni en el mediano ni largo plazo. Dentro de ese esquema histórico es que el gobierno de Mauricio Macri sólo puede superar la restricción externa y las inconsecuencias del modelo que aplica con un fuerte endeudamiento y negocios ofrecidos al capital más concentrado. El siguiente paso de la “reconversión económica”, que prioriza la bicicleta financiera, está conformado por el blanqueo de capitales, el Programa de Reparación Histórica y la venta de las acciones del Fondo de Garantía de Sustentabilidad.

Fuente:http://www.lateclaene.com/