A+ A A-

BIOCOMBUSTIBLES, UN CLÁSICO CUENTO CHINO

Desde Gualeguaychú,  un entidad que estudia los serios problemas ambientales,  a partir de la instalación de Botnia del otro lado del río Uruguay, asegura que los biocombustibles no son otra cosa que una verdadera mentira.

Por Fundavida

A medida que transcurre el tiempo se va revelando con mayor claridad que muchas cosas no son como nos prometían cuando todos nos habíamos embarcado en la ilusión de un progreso irreversible que llevaría a la humanidad a un bienestar desconocido.

 

Primero con timidez nos fuimos decepcionando de algo por aquí, de otra cosa por allá, hasta que el cúmulo de promesas incumplidas, de esas que nos auguraban un “mañana mejor”, que nunca se concretaba,  nos demostraron que los beneficios eventuales de esos presuntos adelantos quedaban en manos de muy pocos y que los costos, generalmente exorbitantes, impactaban sobre las mayorías confiadas y desprevenidas.

Entre las grandes promesas que nos hicieron los promotores de la agricultura industrial que hoy ha tomado control de nuestros suelos, acuíferos, naturaleza y vida en general, para destruirlos, estaba la de los “biocombustibles”.

Era fantástico, podríamos mover nuestros vehículos con derivados de cereales que al sembrarse año tras año nos garantizaban un futuro inagotable de combustibles que ahora serían “renovables” .

Desde el inicio, algunos esclarecidos se preguntaban cómo era eso de “renovables” si para producir el maíz o lo que fuere con que se obtenían los “biocombustibles” paradójicamente había que usar grandes volúmenes de derivados del petróleo, que era lo que supuestamente se quería reemplazar, para mover la maquinaria implicada en el proceso productivo y también los fertilizantes empleados.

¿Cuál era el saldo? ¿Cuanto petróleo había que emplear para obtener una cantidad x de biocombustibles?

Los que nos vendían la ilusión ni se preocupaban en responder los interrogantes y por todos lados, incluida nuestra ciudad (NdE: Gualeguaychú) aparecían enormes plantas industriales con inversiones millonarias en dólares para producirlos.

Hoy el velo se ha caído y se sabe la verdad: el etanol como reemplazo del petróleo es una gran mentira y su producción lleva a un gran desastre ecológico.

Y no lo decimos nosotros: en estos días la agencia de noticias Associated Press ha anunciado que la ‘era del etanol’ impulsada por EE.UU ha resultado ser un “desastre ecológico”, mucho más perjudicial para el medio ambiente que el uso de combustibles fósiles.

Barack Obama en su momento presentó el etanol (un alcohol fermentado y destilado derivado del maíz) como “el combustible alternativo más exitoso que hemos producido”, anunciándolo como “una alternativa verde” a miles de millones de litros de gasolina.

De acuerdo con el informe de AP, desde el 2007, cuando el Congreso de EE.UU. exigió a las compañías petroleras que incorporasen etanol a su gasolina, este fluido ha pasado a ser el combustible renovable más importante del país.

Cuando es quemado, el etanol emite menos dióxido de carbono que la gasolina pero su consumo, además de aumentar el de derivados de petróleo para producirlo y encarecer los alimentos básicos esenciales para muchos pueblos, ha alentado a los agricultores a buscar nuevos lugares y cultivar millones de hectáreas con maíz, invadiendo zonas de suelos protegidos, acabando con 5 millones de hectáreas reservadas para la conservación, sólo en EE.UU.

El boom del maíz ha aumentado significativamente el uso de fertilizantes derivados del petróleo, contaminando millones de hectáreas de suelos y acuíferos superficiales y subterráneos.

 “Esto es un desastre ecológico”, dijo Craig Cox, del Grupo de Trabajo Ambiental de la agencia AP.

Según ambientalistas y científicos, tras analizar todos los factores, el etanol derivado del maíz no es una estrategia viable para combatir el calentamiento global, sino todo lo contrario, lo agrava, además de provocar otros flagelos ambientales.

Mike Oreskes, vicepresidente de la agencia de noticias AP ha dicho que “los reportes sobre este importante tema son resultado de meses de trabajo y revisión de documentos, así como entrevistas con expertos y gente de todo el espectro del debate de políticas públicas en torno a este recurso energético”. Añade:  “Respaldamos nuestros reportes y aceptamos con gusto la discusión y nuevas aportaciones al tema”.

Que dirán ahora los exegetas de estos nefastos procesos que llevaron a la humanidad a la insensatez extrema de tomar alimentos que escasean a no menos del 40% de la población mundial para transformarlos en combustibles para seguir abasteciendo los excesos de los países hegemónicos.

Nosotros ahora tenemos la palabra, por lo pronto para difundir que la fabula de los “bio” combustibles es más falsa que el cuento de los reyes magos.

Título: La gran mentira de los Bio-combustibles

Bajada: Fueron presentados hace algunos años como la panacea universal para generar energía “limpia”, hoy se sabe que ambientalmente son mucho mas caros que los derivados del petróleo, aunque los lobbyes asociados a su producción los sigan promocionando

Fuente: www.fundavida.gov.ar