A+ A A-

ARANGUREN RESPONDE A LA BRITÁNICA SHELL

"Shell vs Bridas/BP, Neuquén vs Chubut y Aranguren vs Sureda" , título que el autor le puso a su trabajo y que  resume el conflicto de la puerta giratoria: entrar y salir del Estado para favorecer a las empresas a las que siguen perteneciendo. Camisetas de club, no de selección.

Por Félix Herrero

Muchos de los problemas en los gobiernos con Ceos encubren enfrentamientos de las empresas de origen. Los conflictos de intereses entre las empresas y el interés público son constantes y escandalosos en estos gobiernos, como el de nuestro país con el de los Estados Unidos.

Es claro que en Estados Unidos los Ceos en el gobierno federal provienen de empresas norteamericanas, mientras que en nuestro país salen para volver a las filiales de las transnacionales.

Ejemplos manifiestos son los casos de Juan C. Aranguren, con 34 años en la británica Shell.

Obviamente, es fácil contestar a quién sirve: ¿a la Shell donde permaneció toda su vida útil o al interés argentino donde lleva en su gobierno apenas solo año y medio?

Lo mismo pasa con Rexx Tillerson, como escriben los periodistas que se oponen fuertemente a la creación de conflictos de intereses en el gobierno federal por su origen exxoniano.

Tillerson tampoco soporta la comparación entre los años de servicio a la petrolera ExxonMobil, adonde llegó a ser presidente y Ceo, con los pocos meses que funge de titular del Departamento de Estado o canciller.

Los años son similares a los que cumplió Aranguren como presidente de la filial petrolera, pero no lo son la naturaleza de las presidencias y el carácter de Ceos.

Como se dijo, Tillerson era presidente-ceo de una empresa madre mientras el pobre Aranguren lo era de una filial y no de las más importantes que la británica Shell tiene desparramadas en el mundo.

El conflicto de intereses entregando ministerios o secretarías a los funcionarios de las empresas se perfecciona con la condenable conducta de la puerta giratoria.

La entrega de los cargos a los Ceos crea los conflictos de intereses y las puertas giratorias hacen que estos comportamientos estén más cerca del derecho penal que de las políticas que hacen a estos sectores, como el energético o petrolero que estamos dando como ejemplos.

En puerta giratoria tenemos un ejemplo manifiesto en Argentina: el señor Miguel Galuccio era funcionario de la empresa de servicios petroleros Schlumberger presidiendo dos filiales en Londres; el señor Galuccio luego fue designado presidente de la empresa mixta YPF; el señor Galuccio luego de recibir 73 millones de pesos como “indemnización por dejar el cargo” en la empresa mixta vuelve a ser empleado de Schlumberger y, por último, el señor Galuccio en el próximo mes de mayo será designado entre los doce directores internacionales de Schlumberger.

En Estados Unidos la circunstancia de la puerta giratoria con descansos sabáticos en la universidad es la de Condolezza Rice: de la petrolera al gobierno y del gobierno a la petrolera, obteniendo que un gigantesco buque petrolero fuera bautizado con su nombre por Chevron, empresa a la que siempre prestó servicios y sirve aún.

* Renuncia de Sureda

En la pasada Semana Santa el Ingeniero José Luis Sureda renunció al cargo de secretario de petróleo y gas del ministerio del Energía y Minas. Varios motivos se dieron en la prensa: presión contra la prensa en cabeza de un periodista de The Wall Street Journal; favorecer a Vaca Muerta en desdeño de las áreas de Chubut; preferencia de la explotación no-convencional contra la convencional; beneficiar a la importación de gas natural por la gasificación del gas líquido con las ventas del recurso de la holandesa Trafigura a Puma Americas; ignorar decisiones hidrocarburíferas que no se informaban a su Secretaría, y ejercer el ministro un autoritarismo interno que no sirve a la política energética.

Todos estos factores fueron mencionados por la prensa porteña.

Pero el diario Clarín afirmó (jueves 13) que en la industria petrolera señalaban que el desacuerdo provenía de que Aranguren avanzaba en Vaca Muerta (por ejemplo el acuerdo entre YPF y Schlumberger), mientras que no prestaba mayor atención a Chubut y Santa Cruz.

Se debe recordar que Aranguren es Shell y que Sureda es Bulgheroni por cuya representación era vicepresidente de Pan American Energy (PAE) el principal extractor de crudo con la concesión de Cerro Dragón (nunca se licitó y siempre se prorrogó).

También debemos recordar que Shell transfiere su refinería del Dock Sud y sus 600 estaciones de servicio quedando con la actividad de exploración y explotación en Vaca Muerta, donde amplía su asociación con YPF.

A Shell le conviene que cada vez se importe más crudo y gas natural licuado (GNL) y por lo tanto menos se extraiga en Argentina.

Por algo Aranguren fue acusado por conflicto de intereses, y por la caída de la explotación doméstica: en el trimestre (diciembre 16, enero 17 y febrero 17) la extracción local regresó al nivel que hubo en el año 1991.

En enero de 2017 la caída fue de 5,4 por ciento respecto al enero anterior, y en febrero de 2017 la elevado baja fue del 7,2 respecto a febrero de 2016, acumulando en los dos primeros meses de 2017 un grave descenso de 13 por ciento.

La caída de extracción de crudo tiene varias interpretaciones y combinaciones de intereses.

Para Shell debe darse preferencia a Vaca Muerta, luego mantener la extracción convencional y por último desestimular a las nuevas energías. Respecto al gas, hacer que caiga la extracción local para obligar a aumentar la importación, preferentemente de Gas Natural Licuado donde Shell con Aranguren ha tomado el primer lugar de importador del país.

Para Pan American Energy, en crudo otorga preferencia al convencional; con Cerro Dragón de Chubut se ha convertido en el segundo extractor luego de YPF, siendo, en general, indiferente al petróleo no-convencional y a las energías renovables. En gas natural acepta el aumento de la extracción local.

En estos dos párrafos se muestran las diferencias de intereses entre la Shell de Aranguren y la Panamerican Energy de Sureda, de Neuquén y de Chubut.

Por supuesto, hay decisiones de resguardo de las políticas energéticas presentes y futuras.

PAE entra a Vaca Muerta para explotar el gas-shale, y Shell vende sus estaciones de servicios y refinería del Dock para invertir en exploración y explotación.

En Panamerican están BP (British Petroleum) con el 60 por ciento, CNOOC China con el 20 por ciento a igual que Bridas Corporation, que a través de Sureda tenía el segundo carga oficial en hidrocarburos (todavía no se informó si pasa por la puerta giratoria y vuelve a la vicepresidencia de PAE).

En Vaca Muerta excluyen a BP y se asocian Bridas con la china CNOOC.

Sureda dijo en una entrevista radial el 12 de abril que “Yo no voy a invertir fuerte en yacimientos shale si veo que parte de ese mercado se está yendo para otro lado”.

También criticó otro negocio de Shell cuando afirmó que se oponía a que se fomentara Vaca Muerta y Energías Renovables al mismo tiempo que se promovían las plantas de regasificación de GNL. “Hay una inconsistencia grande y eso los inversores lo perciben”, dijo.

Además criticó a Vaca Muerta como aspiradora de inversiones dejando a otras partes de la provincia en el olvido por los desembolsos que pierden.

En la propia nota de renuncia hace un grave reconocimiento de los que ocupan cargos de gobierno porque tienen que aprender. Así, escribe en su renuncia: “Como no soy hábil en política –y sospecho que Usted tampoco lo es--…”

El motivo real del confrontar los intereses de la británica Shell con los de Bridas Corporation, entre Aranguren y Sudera, termina embrollando a las provincias que ponen el subsuelo con el enfrentamiento entre Chubut y Neuquén.

Y una pregunta que exige otros análisis:  la conformación de la sociedad de YPF (51 por ciento) con Schlumberger (49) --firma estadounidense luego de haber nacido francesa, y ser británica antes de trasladarse definitivamente a Texas— y reconvertirse sin abandonar de ser la primera o segunda empresa de servicios petroleros del mundo en empresa petrolera. Por supuesto, no renunciará a ser, como ya lo logró, la primera empresa de servicios petroleros en Vaca Muerta.

¿Cuál es el motivo de la conversión de esta empresa de capitales de origen judío?

Es extraño, pero las empresas que están viniendo al país lo hacen para extraer subsidios más que petróleo, pero claro que entran en un círculo vicioso: si no logran vender el petróleo que sacan, convencional o no-convencional, no pueden obtener los jugosos subsidios.