A+ A A-

ANUNCIADO FINAL

Estos párrafos de un largo artículo describen el final en la Cámara de Diputados del debate sobre la deuda en 1986 y traslucen en otro plano el conflicto entre el Gobierno y la CGT en medio de un creciente temor por los desbordes callejeros y la represión policial.

Por Armando Vidal

De la deuda externa sólo quedaron palabras y no hechos que impidieran incurrir en lo mismo de siempre.

El debate de la deuda externa naufragó el jueves (3/4/86) en el Congreso Nacional a escasas horas de los anuncios económicos, después de haber zarpado una semana antes de la visita del presidente Alan García.

Fue en consecuencia un viaje sin destino, en el que oficialistas y opositores marcharon por sendas paralelas. No pudieron coincidir porque eso implicaba modificar la política del PEN. No había salida: el radicalismo no quería la creación de una comisión investigadora de la deuda y el peronismo no dejaba de reclamarla pensando en desbrozar la herencia del régimen militar en ese sentido.

La discusión culminó en un griterío, mezcla de reproches mutuos e impotencias colectivas, mientras los radicales salían del recinto con cierta resistencia a dejar a los peronistas sentados, desafiantes, convocándolos a que no se fueran.

Pero mientras caía ese telón, no merecido para varias intervenciones que jerarquizaron el debate –el justicialista Antonio Cafiero y el radical Raúl Baglini, en primer término-, varios de esos hombres comprometidos con sus deberes políticos comenzaron un diálogo reservado acerca de los días próximos que, para todos ellos, aparecían condicionados por el enfrentamiento y la represión de protestas sociales.

No fue un accidente, entonces, que el planteo de una cuestión de privilegio del diputado Antonio Gino Cavallero se hubiese basado en los hechos ocurridos en la plaza principal de Paraná, el 25 de marzo, cuando la policía reprimió una marcha de trabajadores que adherían al paro y protestaban contra el Gobierno. Cuando Cavallero pidió la palabra el jueves para expresar su propia protesta, no hizo más que describir aquello que en la intimidad evaluaban diputados oficialistas y peronistas: cómo evitar los choques frontales callejeros, cómo evitar que de la puja Gobierno-CGT se beneficiasen grupos antidemocráticos de signo extremista y violento.

Volanta y título: Cámara de Diputados/ El debate en deuda.

Fuente:  Clarín, 7/4/86