A+ A A-

GERARDO MORALES, TÍTERE DE LOS BLAQUIER

Frontal y preciso, conocido médico peronista entregado a la política, ex funcionario nacional, revela en esta carta pública dirigida al gobernador Gerardo Morales, a quien define como empleado de los Blaquier, que en su viaje a Jujuy tomo conocimiento de horribles torturas a otro detenido. (1)

Por Jorge Rachid 

Gobernador, he estado en la provincia que usted conduce con firmeza, decisión y autoritarismo expresado en cada una de sus medidas políticas públicas y vergonzosas políticas no públicas. En especial aquellas relacionadas con el Sr. Blaquier, líder civil de la dictadura, dueños de la provincia.

Y de la vida y la muerte de los habitantes, como lo demostró en la Noche del Apagón, quien no pudo ser juzgado por las complicidades establecidas en el Poder Judicial y de contadores como usted, quien fue o sigue siendo su empleado jerarquizado.

Esa misma Justicia que usted manipula con precisión desde el mismo día que asumió, ampliando el Tribunal Superior, colocando de presidenta a una persona de su confianza con papeles poco claros en su conducta, lo cual la hace manipulable.

Asimismo apartó a fiscales que hacían honor a la Justicia reemplazándolos por guardaespaldas judiciales suyos, que les sirvieron para embestir, extorsionar, encarcelar y torturar a personas que no eran de su agrado, en una persecución insólita en el marco de la democracia que usted se ufanó de defender, en los institucional junto al actual presidente y que no se han cansado de avasallar.

El caso de la señora Milagro Sala es conocido y condenado por la comunidad nacional e internacional, es claro su racismo y rechazo social, hacia quien demostró que, a diferencia de la política tradicional, se podían construir 7.000 viviendas en esa provincia y otras miles en otras, como nunca sucedió, con escuelas desde el jardín de infantes al terciario con una matrícula de mas de 5.000 alumnos actualmente, que ahora maneja usted a discreción, más los Centros Médicos hoy vacíos por su decisión lo mismo que los elementos diagnósticos de última generación parados por falta de personal, situación por usted provocada al embestir contra un movimiento social como la Tupac.

 Si a esto le agregamos que la señora Milagro Sala se encuentra marcada en cada movimiento por personal penitenciario, desde ir al baño hasta al hablar por teléfono situación que no se vivió ni en las mazmorras de la dictadura, vejando su intimidad en cada instante, también provocada por usted, ya que en su nombre le han ofrecido prisión domiciliaria si denunciaba a Cristina, cuestión que una líder, con valores de los pueblos originarios rehusó una y mil veces, demostrando que podrán detenerla, pero no quebrarla, ni mucho menos claudicar en sus convicciones.

Lo lamento por usted, ya que la historia siempre repara los pueblos.

* Torturas

Pero lo más patético que viví en su provincia Sr. Gobernador, es una situación que es una afrenta mas que usted ha provocado, al visitar al compañero Alberto Cardozo, quien desde hace un año está preso por una causa que él mismo denunció en el año 2007, cuando fue agredido por dos miembros de su barrio de la Tupac, enfrentados políticamente en ese momento y que fue desempolvado por sus guardaespaldas judiciales, quienes le hicieron declarar, ahora 10 años después, a cambio de prebendas, a uno de los acusados que habían sido enviados por Milagro Sala a atacar a Cardozo.

El fiscal a cargo y luego el juez cuyos nombres poseo, lo extorsionaron para acusar a la Líder de la Tupac, ante el convencimiento que el enfrentamiento permitiría operar en esa dirección. El compañero Secretario Parlamentario hasta abril, se negó y el juez transformó la acusación, que él mismo había realizado, en intento de homicidio, al afirmar que había blandido un arma de fuego, por lo cual fue encarcelado, por intento de homicidio, torturado durante tres días, con pistolas eléctricas, patadas, golpes, desnudo en un piso mojado, donde le tiraban hielo y lo hacían revolcar en sus propios excrementos (perdonen, es textual de Cardozo), así que Sr. Gobernador esto no pasaba desde la dictadura militar, lo cual expresa su odio o su obediencia debida a Blaquier, lo cual es lo mas probable.

Sabemos que está el Litio de por medio de los negocios políticos que usted está instrumentando, entregando el patrimonio nacional a las multinacionales canadienses, sometiendo por la ley de servidumbre 5915 a los pueblos originarios en sus propios territorios.

O sea, no es sólo la Tupac, no es sólo la oposición, es la necesidad de generar los negocios que comparte con otros discípulos de Blaquier, cuyos nombres conocemos y que son de provincias aledañas, con las cuales, está organizando el futuro claudicante del radicalismo nacional, que usted conduce aunque no figure como tal, pero que es el sostén vergonzoso de esa alianza antipopular que es Cambiemos.

Son ustedes, los antipersonalistas del siglo pasado Sr. Gobernador, aliados al contubernio y la oligarquía, dejaron de ser ustedes, no todos los radicales de verdad de Alem, que sienten avergonzados de personajes como usted, por producir un giro al cipayaje, o a las patéticas miserabilidades, según expresiones de radicales beneméritos como Hipólito Irigoyen y Don Arturo Jauretche, a quienes usted ofende en sus memoria.

Algún día amanecerá en Jujuy y desaparecerá el miedo que hoy tiene toda la población, que sigue sin conflictos sociales evidentes, porque no han cerrado fábricas, porque no tiene, siendo mayoría el empleo público cautivo de sus órdenes, autoritarismo y soberbia, que le está haciendo daño a su propio partido y al justicialismo al llevarse de vicegobernador a un vergonzoso personaje, quien siendo presidente del PJ cedió a los encantos del poder, traicionando las banderas movimientistas nacionales y populares del peronismo, que si bien tiene hipotecas pendientes, siempre en sus decisiones acogió las necesidades del pueblo humilde y trabajador, sin discriminaciones ni exclusiones. No espere que le pidamos nada, sólo lo enfrentaremos en cada instante, políticamente, en democracia, y sin recurrir como usted, a procedimientos mafiosos.

Sin mas...

Dr. Jorge Rachid

 En mi nombre y por mis compañeros jujeños

(1) Nota editada en memoria Luis Arédez, el intendente de Libertador General San Martín, con motivo de los cuarenta años de su desaparición. Médico, radical, Arédez había sido despedido del Ingenio Ledesma por su dedicación a cuidar la salud de los obreros, lo mismo que quiso hacer con todo el pueblo debido a la contaminación que producía la quema de los rezagos por lo cual  multó a la empresa de los Blaquier. El 13 de mayo de 1977 lo secuestró un grupo armado. Lo recuerda hoy Gustavo Veiga en artículo de Página/12, titulado: "El hombre que se enfrentó a Blaquier".