A+ A A-

MAPUCHES FRENTE A LA LEY Y LA REPRESIÓN

Son irrebatibles los contrastes entre la sumisión presidencial ante los empresarios extranjeros terratenientes en la Patagonia -modificó leyes por decreto-, con la violenta acción de la Gendaramería contra los mapuches, en la cual desapareció Santiago Maldonado, con gran repercusión mundial.

Por  Miguel Julio Rodríguez Villafañe (*)

A los mapuches se los trata como desadaptados sociales contrarios a las leyes porque reclaman derechos ancestrales y piden ser escuchados en sus demandas territoriales, según establece la Constitución Nacional (art. 75 inc. 17) y la ley 26.160, que protege las tierras de los pueblos originarios.

Ley que vence el próximo 23 de noviembre y cuya prórroga se solicita. Lamentablemente, nos toca vivir una discriminación étnica profunda, propiciada por el gobierno nacional y sus grupos mediáticos al servicio de sectores privilegiados.

Cuando con motivo de sus reclamos no atendidos, razón de sus  protestas,  se producen cortes de ruta y enfrentamientos, se hace aparecer a los mapuches como  ejércitos enemigos subversivos siendo que la situación producida no supera lo que sucede con los reclamos sociales en el resto del país.

A los mapuches se les atribuye ser un peligro para la soberanía nacional para que sean considerados terroristas peligrosos porque tienen palos y piedras para atacar la soberanía nacional. Absurdo planteo.

Además, la reprobación a los aborígenes también se la busca fundamentar con hechos del siglo XIX que, por supuesto, no tienen ninguna entidad en este momento. 

Mientras tanto y en contraste,  el presidente Mauricio Macri -marzo del año pasado- viajó al sur y se hospedó en la propiedad de Joseph Lewis, empresario de 79 años, cuya fortunalo ubica entre los seis ingleses más ricos del mundo.

La mansión que posee, de 3.600 metros cuadrados, se encuentra frente al Lago Escondido, provincia de Río Negro. Tiene miles de hectáreas  y cerró el camino de acceso al lugar, violando las normas vigentes. En 2009, el Superior Tribunal de Justicia de la provincia de Río Negro reconoció la razón a quienes reclamaban el acceso al Lago Escondido, lo que hasta hoy -ocho años despues- no se ha logrado.

También violó Lewis las  que se oponen a la concentración y extranjerización de la tierra, lo cual generó planteos de distintos tipos.

Pero en la visita y hospedaje en la residencia de Lewis en Lago Escondido,  el presidente Mauricio Macri  decidió nombrar a Dalina Pinacho, vocera del poderoso empresario,  como directora de la Radio Nacional Neuquén. Y, por si fuera poco, el 1º de julio -poco después-, firmó el decreto 820/16 por el que modificó el decreto reglamentario de la Ley 26.737 de límites a la titularidad de tierras rurales por extranjeros.

Macri derogó los artículos que fijaban en mil hectáreas el límite que un extranjero podía poseer en el país, y otorgó nuevos beneficios que favorecieron a Lewis y Benetton, entre otros terratenientes extanjeros.

Lewis es, además, el mayor accionista privado de la empresa de electricidad Edenor, a la que se le actualizaron las tarifas del servicio en su favor y, en el presupuesto 2017, elaborado por el PEN y convertido en ley, el Estado le perdonó a la empresa una deuda de 1.229 millones de pesos. 

El ataque a los mapuches (pueblo descendiente de tehuelches y araucanos), está en línea con ello y contrasta con la verdad histórica, así como  en Tucumán,  con motivo de la celebración de los doscientos años de la Independencia, el presidente Macri dijo al Rey de España que estaba presente, que al tiempo de firmar el acta los patriotas “claramente deberían tener angustia de tomar la decisión, querido Rey, de separarse de España”.

O sea, un pedido de disculpas a la potencia colonizadora como si al independizamos hubieramos sufrido no seguir estando bajo el yugo del imperio español.

Nuestro Presidente se ha mostrado sumiso a la potencia colonizadora y permisivo ante los extranjeros para garantizarle tierras argentinas pero ataca y busca criminalizar a los pueblos originarios, que siempre estuvieron aquí y ayudaron en la gesta patria, dando hasta su vida, para consolidar la independencia del país. 

Por su parte, un joven como Santiago Maldonado, que advierte y sufre la injusticia de situaciones que se dan con los aborígenes y busca comprometerse, desapareció en medio de la represión de Gendarmería en la comunidad mapuche Pu Lof en Cushamen, Chubut, el 1 de agosto. Hubo y hay serios elementos de prueba que indican que fue Gendarmería la fuerza que los detuvo y luego no se supo nada más de él.

Mientras tanto el gobierno nacional, en lugar de seguir lo que manda la ley sobre desaparición forzada de personas -profundizar la investigación del paradero de Santiago Maldonado objetivamente-, se ha ocupado de negar los hechos, en una defensa irracional del accionar de la Gendarmería. También, se han sobredimensionado pruebas inválidas en el caso, se ha descalificado a la fiscal actuante y se tiene como desestabilizadores de la institucionalidad a quienes preguntan por el paradero del joven.

En un país que ha sufrido 30.000 desaparecidos y que tiene aún una herida abierta en ello es fundamental tener memoria y educar sobre lo que sucedió.

Resulta grave entonces, que el Ministerio de Educación quiera sancionar a quienes, en el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas, que se conmemora el 30 de agosto, hicieran referencias alusivas a ello y por ende, al caso de la desaparición de Maldonado. Se afirma que se estaría mal formando sobre la realidad  cuando es fundamental que los jóvenes conozcan que, ante la clara sospecha de una desaparición forzada, no se puede ser indiferente. Debemos ocuparnos de que no se olvide lo que aconteció, en un recuerdo activo, para que no vuelva a suceder. Reclamamos la aparición con vida de Santiago Maldonado.

(*) El Dr.Miguel Julio Rodríguez Villafañe es abogado constitucionalista y columnista.

Tíitulo: Discriminación, Mapuches y Maldonado,

Fuente: www.arbia.org.ar ARBIA MEDIOS @ARBIAradios