A+ A A-

LAS NOTICIAS PERDIDAS

Estupendo trabajo sobre la valoración de la noticia realizado por Diario sobre Diarios, desde la vieja concepción de los diarios de papel hasta hoy con la revolución de la tecnología. Cables, multimedios, redes, celulares. No todo es noticia. ¿Y las que fueron? . ¿Qué pasó después? .

Por DsD

Los periodistas gráficos de los años 90 creyeron que tenían que competir con las nacientes cadenas noticiosas que por entonces desde el “cable” comenzaban a transmitír informaciones las 24 horas.

Los periodistas del año 2000, pensaron que la “versión web” del diario papel no era otra cosa que una rareza tecnológica del fin de siglo para que los lectores más jóvenes lean algunas de las noticias del diario papel. Y que de eso se encargaban los más pibes de la redacción.

Los periodistas gráficos pensaron en los primeros años del nuevo siglo que los dueños de portales noticiosos eran sospechosos, no hacían periodismo y se trataba de una moda para unos pocos que se dedicaban a eso.

Pero todo cambió.

Y hoy saben que siempre estuvieron equivocados.

Son los “dinosaurios” de la profesión.

Las cadenas noticiosas, las versiones web de los diarios papel, y los portales de noticias que en 2011 renovaban la agenda de los diarios papel cerca del mediodía porteño, hoy lo hacen –en promedio- cerca de las 9.30.

Hay pocas cosas tan viejas en Buenos Aires como leer el diario papel a las 10 de la mañana.

Tal vez, por eso, aún los programas radiales de la Gran Ciudad y el Conurbano, se alimentan de las noticias de los diarios papel entre las 5 y las 9 de la mañana.

A partir de entonces, noticieros y conductores ponen un ojo en los portales y versiones web, y el otro en la pantalla de una cadena noticiosa.

Los menos -sólo por ahora- reparan en las redes sociales.

Son los nuevos flujos informativos impulsados por las cadenas noticiosas de televisión, las versiones web de los tradicionales diarios papel y los portales noticiosos los que están limitando la influencia de los diarios papel.

Y jaqueando toda la producción de contenidos, las redes sociales actualizan más rápido.

Cada vez más lectores se informan con sus favoritos en el “time line” (TL). Soportes y desarrollos varios –imposibles de enumerar aquí- son las delicias de varios que se informan, por ejemplo, con aplicaciones (APP).

Además de vender menos, los diarios papel ahora influyen mucho menos horas en la formación de la agenda cotidiana.

Y con ello, se muere de a poco la agenda setting.

Toda industria tiene productos con fechas de vencimientos para el consumo humano. O productos defectuosos.

¿Qué se hace con ellos?. ¿Vuelven a fábrica?. ¿Se reciclan?.

De la misma forma podríamos preguntarnos en esta naciente era de los flujos informativos qué ocurre con algunas noticias, que se usan y se abandonan.

* Producto descartable

Son como productos de una industria que sólo tiene para ellas fechas de vencimiento. Solo hace falta repasar la agenda de los diarios papel para observar que acechada por los flujos les impide volver, indagar sobre ellas.

Son como noticias que quedaron “abiertas”. Protagonistas sobre los cuales no supimos más. Son las “noticias perdidas”.

* Política y Policiales

Un relevamiento anual demuestra que la mayoría de las noticias perdidas corresponden a la sección Sociedad/Información General o Policiales. Es decir, en menor medida también ocurre con las secciones más duras, más conceptuosas, como Política o Economía (vieja concepción de los medios gráficos que es acechada por los “tags” actuales y dinámicos).

Un ejemplo de un tema político que quedó en el olvido, fue la iniciativa del Gobierno nacional de trasladar la capital a Santiago del Estero o el norte del país.

O el tribunal de ética periodística que propuso el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli allá por los primeros días del año.

Nadie siguió el tema. ¿Se agotó?

Los hechos policiales que se hunden en el más absoluto misterio son un clásico.

Algunos ejemplos: el hombre que vivió diez años con el cadáver de la madre en la cocina… ¿qué fue de su drama?

Si de asesinatos se trata la lista es muy larga: la de una niña en Berazategui, un colectivero en Wilde, el de un barrabrava en Mar del Plata, dos hermanos en Entre Ríos o una mujer en Parque Chacabuco.

En febrero, fue noticia un empresario coreano asesinado en Caballito. No hubo más informaciones sobre el caso. Al igual que el arresto de un ex miembro de Los Fabulosos Cadillac detenido bajo el supuesto cargo de marcar objetivos para ser asaltados dentro de un barrio cerrado.

Los casos policiales son ideales para las cadenas noticiosas: con un par de ellos se pueden llenar horas y horas de programación, matizando con especulaciones, entrevistas e hipótesis.

Y cada tanto un “alerta”: nace un nuevo caso policial. Aquellos que se compliquen en la maraña judicial saldrán pronto de la pantalla ¡Y de muchos de ellos no tendremos más referencias!.

Por ejemplo, el asesinato de Gonzalo Crespo, de 24 años, que recibió cinco disparos generó -en marzo último- una violenta reacción de los vecinos del Barrio Mitre porteño que quemaron vehículos y se enfrentaron a la Policía Federal y Metropolitana.

Días después, el hecho se cayó de toda ponderación periodística. Y se diluyó en el olvido mediático.

Villa Gesell fue noticia pero por el crimen de una artesana de cuyo caso nunca más nada se supo. De igual forma, el supuesto incendio intencional donde murieron ocho miembros de una familia en Merlo.

Casos misteriosos resultaron ser en términos de opinión pública el doble homicidio y suicidio en Lobería; el presunto delincuente que fue crucificado por policías en Córdoba; el juicio a un joven grafitero por pintar vagones nuevos del Sarmiento o la detención del funcionario municipal quilmeño Jorge Kencho Trejo, acusado del crimen de un joven de 20 años.

Tal vez haya que ser residente en Gesell, Merlo, Lobería, Córdoba capital o vivir en Quilmes para tener idea de la continuidad de estas noticias bien locales, que fueron montadas sobre los flujos informativos con fecha de vencimiento inmediata.

De igual forma hay que anotar: el crimen de una madre y la hija en el porteño Barracas, el de una joven en el bonaerense Moreno, un padre que vino de España a buscar a la hija a Comodoro Rivadavia, una pareja en San Antonio de Areco o el intento de homicidio que sufrió un médico cirujano cuando fue encontrado por la mujer con un amante en la cama.

Todo alcanzó vigencia mediática en junio último, aunque nadie lo recuerde.

* Segundos de fama

Son noticias sueltas. Entran y salen de los temarios. Surfean los flujos y nunca más. Reparamos en ellas muy poco. Y a veces ni eso. Y también sos noticias perdidas.

Enero de 2014 fue prodigo en dar noticias fugaces: el ataque de las palometas en Rosario y otros ríos de la Argentina; el cierre del colegio Guido Spano; desastres naturales como el alud en Catamarca o la caída de rayos en la Costa Atlántica y el arresto del supuesto especialista en robar fotos íntimas de famosos.

¿Qué habrá sido de la vida de Camus Hacker?.

En el esfuerzo diario de presentar la vieja agenda papel, el DsD cada tanto repara en algunas de estas cuestiones.

Por ejemplo, sobre el colegio Guido Spano apuntó el pasado 8 de enero en Breves de la Agenda que “El pasado viernes 3 de enero, los principales editores porteños se alarmaron por el abrupto cierre del colegio porteño Guido Spano. En ese día, las críticas de los padres, docentes y alumnos estuvieron a la orden del día. La Nación, Popular y Crónica, por cierto, le destinaron sus fotos centrales al asunto.

Pero hoy, sin embargo, la noticia de que el colegio está próximo a transformarse en una cooperativa es casi invisibilizada por los medios gráficos.

Página ofrece el artículo más completo”. O sea que a algunas de la noticias fugaces –cuando están a punto de transformarse en “perdidas” lo primero que les ocurre es que pierden espacio, o como dice DsD son “invisibilizadas”.

¿Alguien sabe algo del caso del maltrato filmado de ancianos en un geriátrico de San Martín?

El hallazgo de pinturas robadas en Temperley, una chica herida dentro de un boliche de Pinamar o el niño de diez años que falleció por culpa de un cuatriciclo también fueron noticias sin continuidad. Cinco segundo de luz mediática.

Y luego la oscuridad. También mediática.

En marzo por ejemplo hubo muchos ejemplos: la picada de autos donde murió una madre y resultó herida la hija en Mar del Plata; la pelea entre barras de Quilmes o en la seccional Villa Fiorito de la UOCRA; el policía que entró borracho en un boliche de San Luis y disparó a la gente.

Ningún medio decidió profundizar en la confesión de una adopción irregular que hizo Haydee Padilla; o el jubilado de 76 años que se infartó después de que lo asaltaran en la estación de trenes de Carapachay o el hallazgo de una mujer momificada en un PH del barrio porteño de Flores.

¿Qué paso con ellos? ¿Por qué?

Tampoco supimos más del profesor de música de un colegio de Villa del Parque que supuestamente le dio fotos eróticas a los alumnos; ni de la joven chaqueña que apareció muerta en el CEAMSE; o el ingeniero de Temperley víctima de un presunto juego sexual.

Habrá que viajar hasta San Luis para saber sobre las fotos de torturas a jóvenes presos en esa provincia.

Segundos de “fama” tuvo un médico de Vicente López que mató al vecino por viejas disputas; el joven que metió a una beba en el lavarropa en Quilmes; la denuncia de una supuesta violación múltiple en un boliche de Congreso o un presunto abuso sexual que se le endilgaba a Juanse de los Ratones Paranoicos. Noticias de ayer.

Entre agosto y octubre tomamos nota de la joven asesinada por una bala perdida cuando estaba en el recreo de la escuela de Morón; la explosión con dos víctimas fatales en Virrey del Pino y del abogado asesinado delante de la mujer y el hijo en Villa Devoto.

¿Y quién fue el responsable del atentado a Gustavo Sylvestre?

¿Y lo de Marcelo Longobardi fue robo o persecución?

Los payasos asustadores de Alberti y Bragado tuvieron sus funciones mediáticas en los grandes medios y nada más. Y los colombianos detenidos luego de un aparente tiroteo con la custodia del fiscal Carlos Stornelli o el venezolano que amaneció con un ataque de furia y salió al balcón para empezar a los tiros, entre varios otros.

Nada más. Noticias con derecho al olvido.

* Siniestros sin responsables

Entre las noticias perdidas hay siniestros, de cuyos protagonistas y eventuales responsables nunca más tuvimos novedades.

Por ejemplo, en febrero de 2014, aquel camión brasileño que -a contramano en una autopista de Mendoza- chocó de frente con un ómnibus y provocó 19 muertos.

¿Y hubo justicia para los familiares de las siete víctimas fatales de la colisión que también en febrero enlutó a Bahía Blanca? ¿Y las circunstancias que rodearon el vuelco en la ruta que le costó la vida al padre de María Cash? ¿Qué será de esa sufrida familia?

El 8 de marzo se produjo la desaparición del vuelo MH370 de Malaysia Airlines, que subió y bajó de las portadas desde entonces, pero con las más variadas hipótesis y elucubraciones ¡nunca supimos en esta parte del mundo finalmente qué ocurrió!

Casi todos los diarios porteños del 3 de mayo cedieron espacios a una tragedia ocurrida en una ruta cercana a San Pedro: un choque múltiple que provocó nueve muertos de entre 16 y 33 años.

 Pero al día siguiente no hubo nada más. Ni tampoco al siguiente. La noticia se perdió y las causas de lo que realmente ocurrió con ella.

Pocos recordarán al niño de 11 años que manejaba por la autopista Buenos Aires-La Plata; o el choque fatal que protagonizó un sobrino del Papa.

Noticias que nos sorprendieron entre agosto y octubre de este año. Y nos hicimos preguntas. Y con las dudas nos quedamos hasta hoy.

Luego olvidamos hasta nuestras propias preguntas.

¿Y quién fue del responsable de los once muertos por una colisión frontal en Santiago del Estero ocurrido en el segundo semestre de 2014?

En 2014 tuvo lugar una serie de noticias sobre lo que fue denominado “linchamientos”. Entre tanto flujos informativos, se acumularon los casos de ladrones y pungas en Rosario y Buenos Aires.

A pesar de la conmoción que generaron nunca más se supo de víctimas o victimarios.

Como si los “linchamientos” hubieran cesado en todo el país.

 ¿O hay intentos de linchamientos todos los días -en lo ancho y largo del país- pero ya ningún medio repara en ellos?

* Del Mundial

El Mundial de Fútbol Brasil 2014 fue seguido informativamente por un ejército de periodistas. El Mundial más viral, y digital de toda la historia.

Sin embargo, hasta el presente aportó una “noticia perdida” que tiene posibilidades de revivir dada la trascendencia internacional.

 ¿Algún periodista irá a socorrerla para que no se pierda?

Es el caso de los empresarios y dirigentes argentinos implicados en la presunta reventa de entradas para las jornadas mundialistas, que originó una investigación de la policía y la justicia brasileña. cias perdidas

No hay duda de que Natalio Botana, con su exitoso Crítica, hubiera sostenido cualquiera de esos policiales muchos meses, teniendo a la audiencia cautivada y a la expectativa.

Como ejemplo, hay que recordar cuando Crítica brindó asilo en el diario a uno de los presos que se escapó por un tunel de la vieja cárcel sobre la avenida Las Heras. Y luego de asistirlo para que salga del país, publicó una foto del dirigente panadero fugado, posando junto a una rotativa.

El “policial” fue sostenido durante semanas y semanas cautivando a la audiencia.

Todo cambió: los soportes de producción, la distribución, los contenidos, la tecnología. Todo. Hasta fines del siglo pasado se discutió mucho en ámbitos profesionales sobre las audiencias “desinformadas” y “sobreinformadas”.

Pero los soportes, la concepción de lo digital parecen limitar esas viejas polémicas. Y surgen nuevos interrogantes.

Una pregunta para los académicos de la comunicación: ¿las noticias perdidas no serán otra cosa que informaciones de hechos locales que se usan para los grandes flujos informativos y luego se abandonan para ser reemplazadas por otros similares?

Un tema para los nuevos editores de los flujos informativos: si se sostiene la tendencia de tantas “noticias” ¿no se terminan destrozando a las redacciones formales y obligan a “disparar” los hechos que se quieran compartir desde cualquier lugar geográfico y mediante cualquier persona, sea profesional o no?

Eso si que es una noticia para los que forjan los nuevos flujos informativos. O no.

Tal vez, no sea más que otra noticia perdida.

Volanta, título y bajada: Tendencias/ Noticias con fechas de vencimientos/ Les dedicamos por día, minutos y minutos. Son noticias que se pierden en el tiempo. Y nunca sabremos realmente qué ocurrió. Son las informaciones de los nuevos flujos informativos. Los diarios papel no solo venden menos ejemplares sino que cada vez influyen menos horas en la construcción de la agenda cotidiana. Diario sobre Diarios (DsD) te invita a un curioso recorrido sobre lo que leíste, sabes y ya olvidaste. Son las noticias perdidas.

Fuente: Zona Dura, DsD, 2/12/14.