A+ A A-

CÍRCULO DE PERIODISTAS PARLAMENTARIOS

CÍRCULO DE PERIODISTAS PARLAMENTARIOS

  • Categoría de nivel principal o raíz: PERIODISTAS
  • Categoría: CÍRCULO DE PERIODISTAS PARLAMENTARIOS
  • Visto: 183

EMPRESARIOS EN GUERRA

Por salir bien parado de esta dura crítica contra Clarín, el editor tardó más de dos años en decidirse a publicar este artículo del conocido empresario periodístico.  Lo hace también para remarcar que, pese a la oposición en su momento, el Art. 12 del reglamento del Círculo de Periodistas Parlamentarios sigue en plena vigencia. Una herramienta para la transparencia. 

Por Matías Garfunkel

La credibilidad del diario Clarín es un oxímoron. Desde hace años las páginas del matutino que fundó Roberto Noble no logran –ni se lo proponen– disimular ni un poco que abandonaron el ejercicio del periodismo para transformarse en un tanque de guerra dispuesto a proteger los intereses de negocios del grupo que comanda Héctor Magnetto, empresario investigado por supuestos delitos de lesa humanidad.

Si para defender lo indefendible a Clarín le hace falta mentir, miente; si hace falta hundirse en el amarillismo más rancio, se tira de cabeza al barro.

Algo que repite desde hace décadas y que en los últimos años se convirtió en la estricta razón de ser del diario.

Su sociedad con la dictadura criminal –siempre es necesario recordar que Magnetto & compañía fueron cómplices del exterminio sistemático de una generación, que para darle real dimensión (y que no quede sepultado en la desmemoria de los oportunistas) hay que compararlo con los mayores genocidios que sufrió la humanidad: secuestro, tortura, apropiación de niños, muerte y desaparición de miles y miles de personas, con el correlato de la transformación de un paradigma económico del país–, con los militares asesinos, amplió sus negocios: ahí está la causa Papel Prensa y la familia Graiver para dar testimonio.

Ya en democracia desataron su estilo de esmerilamiento contra el gobierno de Raúl Alfonsín. Luego Magnetto enamoró a Carlos Menem, cuando el riojano marcó el continuismo de las políticas de Martínez de Hoz de la mano de su nuevo ejecutor, Domingo Cavallo. Y cuando logró su objetivo –la privatización de los canales de tevé y de las radios: Canal 13 y Mitre en su caso–, comenzó a bombardear al menemato.

El "gran diario argentino" también contribuyó a empujar a la Alianza al abismo, sin restarle al gobierno de Fernando de la Rúa sus méritos en la debacle.

 Como muy bien lo cuenta la periodista Graciela Monchovsky en su libro Pecado original, su práctica de seducción y traición fue una constante para el magnettismo y su generalato, para algunos que supieron ser periodistas en su juventud.

Pero en ellos primó el negocio por sobre el oficio: nadie cuestiona la defensa de una idea, sino el ocultamiento del usufructo de su función de periodista para enriquecerse sin decir desde qué lugar y con qué fin se escribe lo que se escribe.

Y sobre eso habló la presidenta esta semana.

Ahí puso el foco Cristina: que la jefa de Estado interpele a la prensa como lo hace con las corporaciones, u otros actores de la vida pública, es tomado como escrache o ataque contra el periodismo y la libertad de prensa.

 Un berrinche que no hace más que dejar al desnudo los intereses que cierto sector del periodismo pretende ocultar.

El multimedios Clarín se fijó como objetivo derruir la credibilidad del kirchnerismo, una estrategia que le resultó fallida en varios frentes: se derrumbó su credibilidad, perdió ventas, y en términos estrictamente políticos, de tanto humillar a la oposición –obligándola a posturas de gendarmes clarinistas– no hizo más que contribuir al crecimiento de la figura presidencial y del proyecto que Cristina impulsa, lo que se vio reflejado en las urnas en octubre, cuando la presidenta obtuvo casi el 55% de los votos para su reelección.

Sin olvidar, por supuesto, que todo esto se dio y se da en la desesperación del grupo monopólico que ve en el 7 de diciembre un límite que le impuso la democracia para que de una vez por todas se acoja a la ley: a la nueva Ley de Medios de la democracia, para que quede bien claro.

Todo eso está implícito en el discurso de la presidenta de esta semana.

Cuando hace referencia a la necesidad de una ley de ética pública para el ejercicio profesional del periodismo no dice que el periodista Marcelo Bonelli no informe más, sino que el lector –y la sociedad en su conjunto– sepa desde qué lugar lo hace, y que sepa, también, qué intereses representa.

Eso está lejos de ser un escrache.

La columna de ayer del panoramista político de Tiempo Argentino, Alberto Dearriba, puede tomarse como un punto de partida.

Dearriba lo deja más que claro, y para hacerlo, incluso recuerda a un colega suyo que trabajó por décadas en Clarín.

Dice así: “El recurso del 'chivo' está tan naturalizado que pocos periodistas piensan que es algo desdoroso. En los años noventa, un veterano e incorruptible ex periodista de Clarín, Armando Vidal, se dedicó a escribir un estatuto para el Círculo de Periodistas Parlamentarios, con la idea de que quien cobrara un estipendio o salario de un legislador no podía ser miembro del Círculo.

Pero esa cláusula ética mínima fue rechazada reiteradamente en asambleas de la entidad que agrupa a periodistas de distintos medios destacados en el Parlamento.

La conclusión es obvia: muchos cronistas cobraban una asignación extra de algún legislador o de la propia Cámara, por lo que se negaban a aceptar la cláusula ética. Muchos periodistas se ganan la vida legítimamente 'haciendo prensa' para una fuerza política, para una empresa o cámara, sin engañar a nadie. Pero cualquiera entiende que no es correcto escribir o discurrir públicamente sobre ese sector del cual se percibe sigilosamente un emolumento. La incompatibilidad es más escandalosa a medida que aumentan los montos".

Vidal o el recordado periodista de Clarín Oscar Raúl Cardoso fueron ejemplos de que, inclusive estando en un medio como en el que desarrollaron gran parte de su carrera profesional, se puede mantener la ética bien alta sin necesidad de sumergirse en el amarillismo.

La pulseada que Clarín mantiene con la democracia le hizo perder el pudor. Lejos quedaron en la memoria periodistas que se jugaron por sus compañeros y por sus ideas como Cardoso.

Magnetto fue a reclutar nuevas plumas para su batalla final contra las instituciones.

En la renovación de su plantel, el CEO fue a hurgar en la cantera del periodismo amarillista por excelencia –la editorial Perfil– otras firmas para mantener su ofensiva.

Así debuta, por ejemplo, el periodista Darío Gallo, ex director del amarillista y efímero diario Libre de la editorial Perfil de Jorge Fontevecchia –que cuando el diario cerró y 40 colegas quedaron sin sus puestos de trabajo, no se solidarizó con ellos–, en las páginas de Clarín tergiversando los dichos de Cristina para defender a su flamante colega Marcelo Bonelli. No es el único, es el más reciente. Antes se habían sumado a Clarín otros jóvenes entusiastas como Nicolás Wiñazki o Juan Cruz Sanz.

Sin olvidar a quien claudicó su historia por un puñado de puntos de rating, el maestro de ceremonia del "periodismo para todos".

Clarín sigue siendo fiel a su estilo, sólo que ahora a su cruzada por privilegiar sus intereses por sobre la verdad, eligió el amarillo como uniforme. Casualmente los mismos colores que usa el PRO, pero eso merece otra columna.

Fuente: Tiempo Argentino, 2/8/12

  • Categoría de nivel principal o raíz: PERIODISTAS
  • Categoría: CÍRCULO DE PERIODISTAS PARLAMENTARIOS
  • Visto: 1841

COSAS DE PERIODISTAS, NO DE POLÍTICOS

El 22 de noviembre, comenzará el juicio oral y público por la causa de los sobornos del Senado de hace once años. El 10 de ese mes, llegarán las nuevas autoridades. Y ahora, cargando las valijas en su despedida, Julio Cleto Cobos organiza jornadas de periodismo parlamentario al margen del Círculo de Periodistas Parlamentarios. Aquí escribe un cronista indignado. Después, como reacción al artículo, la réplica al editor de uno de los panelistas y la respuesta pertinente.

Por Armando Vidal

Todo cometido de naturaleza periodística en el Congreso y más si es específicamente parlamentario, debe estar a cargo del Círculo de Periodistas Parlamentarios, hoy presidido por Miguel Jorquera (Página/12), entidad cercana a sus sesenta años de vida.

Pero el Senado del saliente Julio Cleto Cobos ha decidido, hacer lo contrario y, encima, ignorando al Círculo. No es tan extraño: este hombre que arrastra su sombra ha sido capaz de hacer cosas un tanto más graves.

Leer más

  • Categoría de nivel principal o raíz: PERIODISTAS
  • Categoría: CÍRCULO DE PERIODISTAS PARLAMENTARIOS
  • Visto: 1399

UN HUMOR ESPECIAL PARA UN DÍA ESPECIAL

Como su humor cordobés compite con el de Alejandro Borensztein, el editor le pidió al autor -un periodista  que no puede disimular su vocación de hablar seriamente en broma- una nota sobre los periodistas con motivo del día que se les ha concedido para que hablen de sí mismos. Y ahora, a llorar a la Iglesia.

Por Pacífico Innato

“Pacífico, quiero que escribas una nota para el día del periodista”, dijo, casi como una orden, el director de Congreso Abierto, Armando Vidal.

-¿Cuánto estás pagando la nota?, pregunté.

-Todo lo hacemos a pulmón, no tenemos ni un mango, se justificó Vidal.

-Soy un profesional, vivo de esto, aclaré.

Leer más

  • Categoría de nivel principal o raíz: PERIODISTAS
  • Categoría: CÍRCULO DE PERIODISTAS PARLAMENTARIOS
  • Visto: 1205

DESAPARECIÓ LA PLACA SOBRE DESAPARECIDOS

Duele escribir frente a un nuevo aniversario del trágico golpe de 1976 que en la Cámara que representa al pueblo haya desaparecido de la sala de Periodistas la placa descubierta hace diez años en homenaje a los periodistas desaparecidos. Y no fue lo único que, en desmedro de su historia, se llevó  el apuro por la modernización del lugar. También, un cuadro de Carlos Quirós sobre Julio López.

 Por Armando Vidal

El 24 de marzo de 2010 no estará en su lugar de la Cámara de Diputados de la Nación la placa sobre los periodistas desaparecidos descubierta el 24 de marzo de 2000.

Su lugar era el más visible de la sala de periodistas gráficos de la Cámara, que permitía a los propios diputados y al público que pasaba ante su puerta ver que también allí había parte del dolor por una trágica historia de los argentinos que para no vuelva a repetirse nunca debe ser olvidada.

En el centenar de periodistas desaparecidos hay dos periodistas parlamentarios: Eduardo Suárez, 30 años (El Cronista Comercial) y Rodolfo Fernández Pondal (radio Del Plata), 29 años el primero secuestrado el 12 de agosto de 1976 y el segundo el 5 del mismo mes del año siguiente.

Leer más

  • Categoría de nivel principal o raíz: PERIODISTAS
  • Categoría: CÍRCULO DE PERIODISTAS PARLAMENTARIOS
  • Visto: 1748

ROBERTO ALVAREZ, DESMIENTE

Esta es una desmentida a afirmaciones sostenidas en Congreso Abierto. Su autor es uno de los dos periodistas que aparecieron vinculados en dictadura al ex Batallón de Inteligencia 601, según una lista revelada por el Ejército, al que, anuncia, ha iniciado querella, igual que al jefe militar que autorizó su difusión.

Un mensaje publicado por ustedes el 23 de marzo tiene informaciones falsas, o por lo menos, incompletas. Soy Félix Roberto Alvarez, y digo que llegué al Congreso Nacional en el año 84, no en el noventa como dicen ustedes. Tengo carne de periodista profesional, y de locutor nacional. Trabajé para Radio Rivadavia, El Mundo y Mitre, como redactor locutor y periodista acreditado en el ámbito parlamentario.

Nunca trabajé como vocero de Antonio Bussi ni de ninguno de sus hijos. Si lo hice como vocero de Alberto Pierri y del senador Ricardo Gómez Diez.

Les pido que rectifiquen esa información. Además, el Senor Armando Vidal me conoce y sabe que puede hablar conmigo. Mi celular es 1540583741 para lograr mejor información, y no quedar descolocados con los malos datos que les pudieran haber pasado.

Les agradecería publicar esta aclaración.

Además les aclaro que jamás pertenecí a ningún organismo de inteligencia como se me imputa. Inicié una demanda con el militar que autorizó la publicación de esas listas donde se me incluye, y contra el Ejército.

Por otra parte, las autoridades de ambas Cámaras, tienen notas mías explicando esta situación.

Los saludo con el mayor respeto