A+ A A-

ELOCUENTE FESTEJO DE LA REFORMA

Elocuente modo de festejar los diez años de la reforma de Santa Fe por el Congreso:  el mismo día se aprueba en ambas Cámaras la delegación al Poder Ejecutivo de facultades propias, prohibidas como concepto en la Constitución. Radicales y peronistas con experiencias de gobierno anteriores a la debacle de 2001 fueron también aprobando por esta vía todo lo actuado con esas herramientas. Todavía no se había creado la comisión bicameral de control, también motivo de largas controversias. Esta es la sesión de Diputados del 11 de agosto de 2004, gobierno de Néstor Kirchner, posterior a la aprobación del proyecto en el Senado, el mismo día, sin el voto de la entonces senadora Cristina Fernández de Kirchner. Las delegaciones están vigentes en el año del Bicentenario. Entre otros, participan en el debate los diputados Marcela Rodríguez (ARI), Margarita Stolbizr (UCR), Adolfo Rodríguez Saá (peronista no oficialista y ex presidente de la Nación transitorio en la crisis del 2001), Alberto Natale (demoprogresista y ex constituyente), Patricia Walsh (Izquierda Unida, quien se opone porque el instrumento implica que el Congreso prescinda de actuar en el delicado tema de la deuda externa) y Juan Manuel Urtubey (PJ, presidente de la comisión de Asuntos Constitucionales). Al final se aprueba la creación de una comisión bicameral de análisis y revisión de las leyes delegantes, que pasa al Senado.

- Sr. Presidente (Eduardo Camaño).- En consideración en general el proyecto de ley en revisión Senado por el que se ratifica a partir del 24 de agosto de 2004, por el plazo de dos años, la totalidad de las delegaciones legislativas sobre materias determinadas de administración o situaciones de emergencia pública, emitidas con anterioridad a la reforma constitucional de 1994. (expediente 74-S.-2004). Tiene la palabra la señora diputada por Buenos Aires.

 - Sra. Rodríguez.- Señor presidente: voy a tratar de ser lo más breve posible y de no resultar tediosa. En realidad, estamos ante un incumplimiento constitucional que venimos arrastrando. Sabemos que la prórroga a esta altura de las circunstancias, es inevitable. Lo que queremos dejar en claro es que estamos dispuestos a votar el artículo 1° del proyecto aprobado por el Senado, pero no los artículos 2° y 3°.

Nuestra postura esta fundada en una posición histórica que hemos sostenido en esta Cámara, que fue sostenida en su momento por la ex diputada Carrió y que también fue la posición de la Cámara de Diputados cuando se votó en 1999. De lo contrario aquí se estría pasando gato por liebre. Hay una cuestión muy simple: el artículo 1° establece que estamos prorrogando y ratificamos la legislación delegada.

También dice que el Ejecutivo tiene que acudir después del 94 a la forma prevista por la Constitución en el artículo 100, inciso 12. Lo que se está haciendo en el artículo 3° no es prorrogar sino aprobar toda la legislación que fue dictada al amparo de la legislación delegante. Es decir, le damos un estatus precario a la legislación delegante, sin embargo –y decimos que en dos años vamos a ver qué pasa con todo esto, porque no tenemos la posibilidad de hacerlo ahora, y vamos a hacer un digesto y vamos a ser cuidadosos en revisar ley por ley- en el artículo 3° estamos dando un cheque en blanco respecto de todo lo que haya hecho el Ejecutivo con respecto a los actos ya sancionados.

En realidad, si se aprueba esta iniciativa en bloque estaremos dando un cheque en blanco y violando lo dispuesto por el propio artículo 1°, porque en realidad se tendría que seguir el procedimiento establecido en el artículo 100 de la Constitución. Es decir que el jefe de Gabinete de Ministros tendría que refrendar cada uno de los actos realizados por el Poder Ejecutivo en virtud de la delegación legislativa.

En otras palabras, lo que estaríamos haciendo es aprobar directamente esta iniciativa cuando lo que deberíamos hacer es mantener la mera vigencia, es decir, los efectos en el espacio y el tiempo, sin perjuicio del control que le corresponde realizar al Congreso y a los jueces. Otro artículo que en realidad no tiene ningún sentido y respecto del cual la Comisión de Asuntos Constitucionales adoptó una posición unánime en el año 1999 es el 2°, donde se enumeran las consideradas materias determinadas de administración.

Si unimos los artículos 2° y 3°, directamente puede entrar gato por liebre. Cuando este tema se discutió en la Comisión de Asuntos Constitucionales se sugirió eliminar el artículo 2° del proyecto sancionado por el Senado porque es ambiguo y tiene una laxitud tal que lo único que genera es más confusión.

En lugar de permitirnos saber cuáles son las materias determinadas de administración nos confunde; sobre todo el último inciso, al mencionar “toda otra materia asignada por la Constitución Nacional al Poder Legislativo nacional que se relacione con la administración del país”.

Este inciso es de una laxitud tal que no sabemos qué significa, además de otros que tampoco entendemos a qué se refieren. No nos queda más remedio que aprobar la prórroga, pero lo cierto es que no hay razón alguna –dado que hay una legislación anterior? que justifique la enumeración del artículo 2° y mucho menos la aprobación a ojos cerrados del artículo 3°, que avanza sobre normas dictadas con anterioridad al establecer que se aprueba todo aquello sancionado bajo el amparo de la legislación delegante desde el 24 de agosto de 2002 hasta la fecha de entrada en vigencia de esta norma. Estamos aprobando disposiciones que no sabemos de qué tratan porque desconocemos cuál es la legislación que se utilizó como delegante y qué normas se sancionaron bajo su amparo. Por estos motivos acompañaremos con nuestro voto el artículo 1° pero no apoyaremos la sanción de los artículos 2° y 3°.

- Sr. Presidente (Camaño).- La señora diputada Rodríguez planteó su posición en general y en particular. Si todos los oradores hicieran lo mismo, podríamos eliminar la discusión en particular y pasar a la votación en general del proyecto de ley. Tiene la palabra la señora diputada por Buenos Aires.

- Sra. Stolbizer.- Señor presidente: aunque nuestro bloque votará afirmativamente esta delegación legislativa como ya lo hemos hecho en oportunidades anteriores, lo hará advirtiendo la gravedad que tendrá este nuevo paso sobre todo si se aprueba este proyecto tal como ha sido remitido por el Honorable Senado.

Hace dos años hicimos la misma advertencia y el resultado que obtuvimos fue que el bloque oficialista aceptara generosamente –como con seguridad lo hará en esta oportunidad? sancionar el proyecto de ley por el que se creaba la comisión bicameral que tendría a su cargo el análisis y revisión de la delegación delegada y delegante. La consecuencia de ello fue que el texto sancionado por esta Cámara perdiera en el Senado su estado parlamentario. Hoy estamos frente a un nuevo riesgo, porque si esta situación se repite estaremos dentro de dos años en una situación similar porque no tendremos una comisión bicameral encargada de aquel análisis y seguimiento. La tarea de identificación de la legislación es compleja pero no imposible de realizar; además es una tarea imprescindible.

De hecho, estudios realizados en los últimos años han detectado que hoy estamos frente a 1.901 normas entre la legislación delegada: 1.566 leyes y 330 decretos leyes. Nosotros creemos que esa tarea es imprescindible. Esto no produce una hecatombe institucional, pero debemos hacernos cargo de una mora que nosotros mismos hemos provocado, ya que la revisión de toda esa legislación era una tarea del Congreso. Con esta advertencia, nosotros vamos a apoyar íntegramente el proyecto en cuestión pero vamos a solicitar que en el último artículo se incorpore la creación de la Comisión Bicameral.

- Sr. Presidente (Camaño).- Tiene la palabra el señor diputado por San Luis.

 - Sr. Rodríguez Saá.- Señor presidente: la octava de las disposiciones transitorias de la Constitución dice: “La legislación delegada preexistente que no contenga plazo establecido para su ejercicio caducará a los cinco años de la vigencia de esta disposición, excepto aquella que el Congreso de la Nación ratifique expresamente por una nueva ley” .

Cuando la Convención Constituyente trató el tema, primero dio cinco años para que el Parlamento estudie el problema y después estableció que caducará aquella que no ratifique. Con respecto a la calidad institucional he escuchado fogosos discursos. Calidad institucional es que estudiemos el tema, y el plazo ya se prorrogó. Si el juez Adolfo Vázquez interpretara que lo que caducó no caducó y que se puede prorrogar, no sé que pasaría. Pero así lo interpretó el Parlamento y en 1999 prorrogó el plazo hasta 2002; en el año 2002 lo prorrogó hasta ahora, ahora se prorroga por dos años más, y dentro de dos años se prorrogará por otros cuatro.

Por eso, me parece que tenemos que abordar el tema porque no es cualquier cosa lo que estamos facultando. Esto está referido al artículo 76 de la Constitución Nacional, que dice: “Se prohíbe la delegación legislativa en el Poder Ejecutivo, salvo en materias determinadas de administración o de emergencia pública, con plazo fijado para su ejercicio y dentro de las bases de la delegación que el Congreso establezca”.

O sea que es excepcional; no es cualquier norma. Es nuestra facultad, la del Parlamento, la de la división de poderes, la de la independencia de los poderes. Entonces, me parece que el señor miembro informante de la Comisión de Asuntos Constitucionales deberá explicarnos cómo es la magia de que lo que caducó no caducó y lo estamos prorrogando. Explicado esto, propongo que se haga una modificación y se establezca una norma que diga: “La legislación delegante y las normas dictadas en su consecuencia que no fueran revisadas y ratificadas expresamente hasta el 24 de agosto de 2006 quedarán delegadas automáticamente”.

Esto es calidad institucional: si no cumplimos con nuestra obligación –pues somos nosotros los que tenemos la obligación de hacer esa tarea-, caducará y se producirá la hecatombe que ocasione nuestra falta de dedicación al tema. No es un tema superficial ni secundario, sino que es un tema importante para la vida de la República.

Es un tema importante para la transparencia y es un tema importante que trasciende a un presidente o a una circunstancia, porque estas normas han regido con varios presidentes y con varios partidos políticos gobernando. Me parece que tenemos que darle una solución a este tema. Si acabamos de reclamar y exigir calidad institucional a otro poder del Estado, nosotros también tenemos que tener calidad institucional y asumir la responsabilidad que nos cabe. Por eso proponemos la modificación que acabo de leer, que solucionaría perfectamente el problema.

Además, tengo entendido que hay un contrato con la Universidad de Buenos Aires por diez millones de pesos para que hagan el estudio. Esta es una cifra muy elevada para hacer un estudio, pero prácticamente ha sido pagada, porque según tengo entendido existiría un conflicto por el pago final de una cuota. Entonces, de cumplirse ese contrato, exigiendo a la Universidad de Buenos Aires que haga el estudio, veríamos facilitada enormemente nuestra labor. Por estas razones, en primer término solicito una explicación a la comisión y, en segundo lugar, la modificación del artículo en la forma que hemos propuesto. -

Sr. Presidente (Camaño).- Tiene la palabra el Sr. diputado por Santa Fe.

- Sr. Natale.- Señor presidente: esta mañana analizamos este tema en la Comisión de Asuntos Constitucionales, porque el despacho del Honorable Senado difería del proyecto que había presentado el señor diputado Díaz Bancalari con otros integrantes de su bancada.

 - Sr. Presidente (Camaño).- Disculpe que lo interrumpa señor diputado, pero deseo hacerle una consulta al señor diputado Rodríguez Saá ¿Usted se refirió a un contrato del Congreso?

- Sr. Rodríguez Saá:  Creo que el contrato es con el Poder Ejecutivo, más precisamente con el Ministerio de Justicia.

 - Sr. Presidente (Camaño).- Agradezco que lo aclare, porque si no todos me estarían mirando para ver dónde tengo los diez millones de pesos. Continúa en el uso de la palabra el señor diputado por Santa Fe.

 - Sr. Natale.- Señor presidente: por lo menos ya sabemos que no tiene diez millones de pesos para gastar.

- Sr. Presidente (Camaño).- Menos aún en lo que está pidiendo el señor diputado por San Luis, que se vincula con un contrato que firmó otro.

- Sr. Natale.- Quedamos contentos con nuestra pobreza, señor presidente. Decía que esta mañana discutimos este tema en la comisión de Asuntos Constitucionales, porque el despacho del Honorable Senado introdujo alguna variante, no sólo sobre el proyecto del diputado Díaz Bancalari, sino también sobre las normas que aprobamos a partir de 1999, a efectos de dejar a salvo la ardua misión que la Convención Constituyente delegó en el Congreso de la Nación, y que desde 1994 a la fecha –como en tantas otras materias- éste sigue sin cumplir.

Por ello, antes de dar mi opinión definitiva solicito que por Secretaría se de lectura del artículo 3° del proyecto tal cual fue sancionado por el Honorable Senado.

 - Sr. Presidente (Camaño).- Por Secretaría se dará lectura.

- Sr. secretario (Rollano).- El artículo 3° dice así: “Apruébase la totalidad de la legislación delegada dictada, al amparo de la legislación delegante preexistente a la reforma constitucional de 1994, desde el 24 de agosto de 2002 hasta la fecha de entrada en vigencia de esta ley” .

- Sr. Presidente (Camaño).- Continúa en el uso de la palabra el señor diputado por Santa Fe.

- Sr. Natale.- Señor presidente: justamente esa última referencia temporal es la que abrió dudas en la comisión, porque no estaba incluida en las anteriores sanciones y tampoco en el proyecto del señor diputado Díaz Bancalari.

Entonces, debemos evitar situaciones interpretativas complicadas, como podría ser la de imaginar que por esta vía estamos aprobando normas delegadas dictadas al amparo de normas delegantes sancionadas con posterioridad a la reforma de 1994. Esta es una hipótesis que desde mi punto de vista no cabría hacer, pero que según alguna interpretación afinada que se hacía hoy en la Comisión de Asuntos Constitucionales, podría dar lugar a que se lo entendiera de esa manera. Por eso sugiero que se suprima el agregado que hizo el Senado a lo que eran las anteriores sanciones del Congreso o, en caso contrario, nos veremos obligados a votar negativamente el artículo 3°.

 - Sr. Presidente (Camaño).- Tiene la palabra la señora diputada por la Capital.

- Sra. Walsh.- Señor presidente: adelanto el voto negativo del bloque Izquierda Unida. El proyecto, tal como está planteado, nos pone en una situación que nos genera una enorme preocupación. Me refiero más que nada a la cuestión metodológica: es más de la una de la mañana y hay diputados nacionales que entendieron que ya podían irse relativamente tranquilos. Además, quizás no todos los presentes y los que ya se han retirado comprendan la importancia de lo que estamos discutiendo.

Entonces, a pesar del cansancio y del sueño, sugiero que presten unos minutos de atención, porque lo que estamos considerando es de una enorme gravedad.

En función de ello es que solicito que la votación se realice en forma nominal. Desde luego estamos hablando de una situación de emergencia que se genera porque vence un plazo que está predeterminado, y que se fijó en el entendimiento de que acercándose esa fecha se debería haber encarado una discusión acerca del conjunto de normas que establecen delegaciones de facultades y la confección del mencionado digesto.

Sin embargo, nada de eso ha ocurrido en los términos previstos, y esto señala responsabilidades políticas, porque lejos de entenderlo como una torpeza, podemos leerlo como una situación que pretende que a la una y media de la madrugada estemos sin saber demasiado bien qué es lo que estamos discutiendo, aprobando cualquier cosa.

- Sr. Presidente (Camaño).- ¿Me permite una interrupción, señora diputada?

 - Sra. Walsh.- Sí, señor presidente.

- Sr. Presidente (Camaño).- Este tema lo planteó la señora diputada Stolbizer la semana pasada. Solicitó el tratamiento del tema a continuación del armado de una comisión, y si me equivoco, pido por favor que me corrijan. El señor diputado Díaz Bancalari hizo el planteo y la señora diputada Stolbizer agregó el suyo. ¿No están al tanto los señores diputados? No dejemos constancia de esto porque la Presidencia no puede aceptar este tipo de situación.

 - Sra. Walsh.- Yo me estoy refiriendo al proyecto contenido en el expediente 4.506-D.-2004.

 - Sr. Presidente (Camaño).- Perdóneme, señora diputada, pero la Presidencia le pidió autorización para interrumpirla y usted accedió, de modo que permítale desarrollar el tema. Los proyectos que se están tratando en el día de la fecha son de conocimiento pleno de la totalidad de los señores diputados. Si así no fuera, indudablemente es porque no escucharon lo que la semana pasada se autorizó para ser considerado en esta sesión. Dejo constancia de esto porque si no pareciera que fueran todos tontos, que no escuchan o no leen el plan de labor parlamentaria. La Presidencia no puede aceptar esto y por eso formula esta aclaración.

- Sra. Walsh.- Gracias, señor presidente, por permitirme hacer uso de la palabra desde mi banca y en el tiempo que me corresponde.

 - Sr. Presidente (Camaño).- La Presidencia le permite decir lo que corresponde, no lo que usted quiera decir, señora diputada.

- Sra. Walsh.- Nos opusimos, nos oponemos y nos opondremos a toda delegación de facultades que vacía de discusión los graves problemas que afectan a los trabajadores y al pueblo argentino. Me estoy refiriendo concretamente al proyecto contenido en el expediente 4.056-D.-2004, en el que el penúltimo párrafo de los fundamentos señala lo siguiente: “La falta de un acto ratificatorio hará caducar todos los poderes que a lo largo de la historia constitucional del país ha delegado el Congreso en el Poder Ejecutivo Nacional, y podríamos encontrarnos con un Poder Ejecutivo al que se le cuestionen facultades tales como el arreglo del pago de la deuda externa (poder delegado por el Congreso)” .

Como creo que esto es importante, tal vez haya que volver a leerlo: “...podríamos encontrarnos con un Poder Ejecutivo al que se le cuestionen facultades tales como el arreglo del pago de la deuda externa (poder delegado por el Congreso)”. Mi bloque, como algunas otras bancadas y algunos otros diputados nacionales, hace rato que venimos cuestionando las facultades delegadas al Poder Ejecutivo Nacional para entender en el tema de la deuda porque consideramos que la Constitución Nacional establece con claridad que ello le corresponde al Congreso de la Nación.

También hace tiempo que desde esta banca decimos que además de rendir homenaje a Alejandro Olmos en las instalaciones de este Congreso, hay que tratar de tener presente qué significó el planteo y el reclamo hecho en sede judicial por Alejandro Olmos en relación con la deuda externa de nuestro país. Entonces podremos recordar el fallo del juez Jorge Ballesteros, a quien muchas veces hemos mencionado en este recinto, que manda las actuaciones en relación con esta causa judicial que impulsara el ciudadano Alejandro Olmos –el llamado “loco de la deuda”- para que este Congreso proceda.

En tal sentido, existe un proyecto con estado parlamentario, del señor diputado Macaluse, que hemos acompañado con la firma un grupo importante de diputados nacionales, por el que se propone la formación de una comisión bicameral investigadora en relación con los ilícitos de la deuda. Y mientras se investiga cómo se paga, se suspenden los pagos de la deuda. Al mismo tiempo que un grupo importante de diputados nacionales estamos diciendo esto que además lo establece la Constitución Nacional, a esta altura de la sesión, cuando ya estamos un poco cansados, uno observa que lo que establece nuestra Ley Fundamental, en caso de cumplirse, sería un problema o un obstáculo, y lo que no está previsto -en caso de legitimar las facultades delegadas- sería una solución.

Creemos que es exactamente al revés: que delegar facultades al Poder Ejecutivo sigue siendo inconstitucional. Resulta temerario y asombra que esto esté escrito exactamente al revés de lo que plantea la Constitución Nacional. Si un grupo de diputados nacionales de diferentes bloques estamos denunciando que la deuda externa es inmoral, ilegal, fraudulenta e ilegítima, y que este Congreso debe entender en el tema porque así lo establece la Constitución, que no tiene que delegar facultades porque ello resulta inconstitucional –al menos en nuestra opinión-, resulta evidente que estamos en contra de que se siga manejando la cuestión de la deuda de esta manera.

Estamos en contra de que el último acuerdo -el de septiembre de 2003-, el memorándum o la carta de entendimiento, pueda estar firmado en nombre del conjunto del pueblo argentino por Roberto Lavagna, Prat Gay o Guillermo Nielsen, porque entendemos que somos nosotros, los diputados nacionales, los que tenemos que discutir estos temas. Mal podríamos entonces estar acompañando este proyecto sin entender su gravedad. Por lo expuesto, vamos a votar esta iniciativa por la negativa y sugerimos que se profundice el debate, sea la hora que fuere.

- Sr. Presidente (Camaño).- Tiene la palabra el señor diputado por la Capital.

- Sr. Zamora.- Señor presidente: adelanto que vamos a votar en contra del proyecto que estamos considerando. Quisiera hacer una pequeñísima reflexión con respecto a los alertas, que dejan de ser tales cuando se repiten sin solución de continuidad. Seguir alertando y alertando sobre los riesgos, y mientras tanto votando y votando a favor de aquello respecto de lo cual se alerta, termina siendo una mayoría automática que encuentra una minoría también automática en apoyo una de otra. En cuanto a los artículos 2° y 3°, la señora diputada Rodríguez tuvo una exposición muy sólida respecto de los argumentos que ameritan su rechazo.

 - Sr. Presidente (Camaño).- Tiene la palabra la señora diputada por Neuquén.

 - Sra. Comelli.- Señor presidente: trataré de hacer una síntesis de mis consideraciones en general y en particular. Quiero decir que hoy, en la Comisión de Asuntos Constitucionales, después de una ardua discusión, entendimos que realmente debemos aprobar la ratificación que se plantea en el proyecto de ley que estamos tratando.

Pero también creemos que es muy conveniente para la salud de la República que se examinen caso por caso las normas que surgieron a partir de estas facultades delegadas, más aun teniendo en cuenta que estamos hablando de un período anterior a 1994, y cuando hablamos de esa etapa nos referimos a la fiebre privatizadora que empezó en 1991 y en la cual se cometieron varias tropelías jurídicas. Por eso nos parece oportuno adherir a la propuesta de la señora diputada Stolbizer de que en la misma ley, para que no sea simplemente una repetición de otras dos leyes que ya se han sancionado –como si cada dos años viniéramos a ratificar lo dicho- se incluyera exclusivamente la creación de esta comisión para que emita un dictamen en relación con la eventual ratificación en cada caso. Por otra parte, si leemos detenidamente los artículos 1° y 3° advertiremos que tienen ciertas contradicciones.

Toda legislación debe ser clara y concisa, pero aquí nuevamente aparece la disquisición entre la propia facultad delegada –que es lo que ratificamos- y el producto –o sea la norma-, que pareciera ser ratificado en el artículo 3°. Adelantamos nuestro voto afirmativo en general, con las salvedades formuladas en particular.

 - Sr. Presidente (Camaño).- Tiene la palabra el señor diputado por Tucumán.

- Sr. Alvarez (R.T).- Señor presidente: ciertamente el tema en debate nos preocupa desde nuestra condición de diputados nacionales toda vez que han transcurrido diez años desde que la Convención Constituyente de 1994 fijara el término de cinco años para definir cuáles habrían de ser las delegaciones que el Congreso estaría dispuesto a reasumir. La reiteración de estas leyes que van cambiando prácticamente constituye una confesión de parte. El artículo 3° del proyecto establece un nuevo agregado; sin embargo, la ley 25.645, sancionada en 2002, es una copia fiel de la ley 25.148, sancionada en 1999. Pareciera que siguiéramos sin observar aquello de “argentinos, a las cosas”, que alguna vez nos dijese como consejo un reconocido escritor.

 Recuerdo que cuando por primera vez la Cámara prorrogó estas facultades, junto con ello aprobamos la creación de una comisión bicameral que en el término de un año debía aconsejar al cuerpo en relación con la delegación. Desconozco si la comisión se conformó, y por ello no abriré juicio al respecto; pero el Congreso no puede seguir prorrogando sine díe. En ese caso, es de lamentar que el proyecto original presentado en el año 2002 por los señores senadores Gómez Diez, Salvatori y Negre de Alonso no haya sido sancionado en sus términos originales, pues lisa y llanamente planteaba la prórroga hasta el 22 de agosto de 2007. En el Senado el plazo se bajó hasta 2004, pero llegamos a este año y estamos frente a una nueva prórroga por dos años.

Tal vez en relación con este tema debamos sincerarnos en la Comisión de Labor Parlamentaria o en los bloques, puertas adentro; lo cierto es que el Congreso debe expresar su voluntad objetiva mediante una resolución. O prorrogamos sine die o nos dedicamos a analizar cada una de las facultades delegadas.

Es imposible saber de buenas a primeras cuáles son tales delegaciones, pero entiendo que un análisis sistemático ya sea por lustros o decenios desde 1994 hacia atrás tal vez pueda echar un poco de luz sobre este tema del que no nos estamos ocupando. Oportunamente presenté un proyecto de ley –que puede o no tener acompañamiento del cuerpo- por el que se crea un programa de fortalecimiento institucional en el ámbito del Congreso de la Nación y se propone la firma de un convenio con la Universidad de Buenos Aires u otra universidad nacional, cuyo monto asciende a cien mil pesos, para que en el término de un año colabore con la tarea de definir cuáles son las delegaciones que este Congreso ha efectuado.

Reitero que el proyecto puede o no ser acompañado; simplemente planteo la inquietud que se traduce en esta iniciativa. En otro orden de cosas, me llena de preocupación la sanción del Senado del día de hoy mediante la cual se prorroga la ley 25.645, con el agregado del artículo 3°, que menciona el plazo desde el 24 de agosto de 2002 hasta la fecha. Entiendo perfectamente el texto que veníamos repitiendo, pero la duda que me surge es qué ocurre con las atribuciones y con el uso de las facultades delegadas entre 1994 y 2002, ya que existe un vacío de ocho años. En este sentido, el agregado que hoy ha hecho el Senado dice que se aprueba la totalidad de la legislación delegada dictada al amparo de la legislación delegante preexistente a la reforma constitucional de 1994, desde el 24 de agosto de 2002 hasta la fecha.

Por eso pregunto qué sucede con los años anteriores. Sin duda que el presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales echará luz sobre esta cuestión, pero creo que debe ponerse en funcionamiento esa comisión bicameral y esperar a que dé sus frutos para que en el futuro la composición de otro Congreso no esté prorrogando nuevamente estas leyes.

- Sr. Presidente (Camaño).- Tiene la palabra el señor diputado por Salta.

 - Sr. Urtubey.- Señor presidente: voy a tomarme algunos minutos para aclarar las dudas, porque me parece que es importante. Aquí no estamos frente a ninguna cuestión de creatividad legislativa. Linealmente estamos repitiendo los textos de las leyes 25.148, sancionada el 11 de agosto de 1999, y 25.645, sancionada el 21 de agosto de 2002.

Ya se ha dicho aquí que esas normas se han sancionado por imperio de la cláusula transitoria octava de la Constitución reformada en 1994, que establecía la no delegación, tal como aquí se ha dicho.

Nosotros vamos a circunscribirnos al texto que ha votado hoy la Cámara de Senadores con el apoyo de todos los bloques, con cincuenta votos a favor y dos en contra. En su momento nosotros presentamos en esta Cámara una iniciativa de exactamente el mismo tenor que esas dos leyes, tal como se dijo correctamente, y el Senado avanzó en otro proyecto que establecía un plazo superior: tres años. A solicitud de los miembros del bloque radical de ambas Cámaras se ha bajado a dos años a fin de hacerlo compatible con esa comisión que diputados de otros bloques plantearon que tendría vigencia por dos años, razón por la cual se entendió que ese era el plazo correcto. En este sentido, con la señora diputada Stolbizer repetimos casi textualmente la versión taquigráfica de hace dos años. Por su parte, el ARI lo reiterado su postura con coherencia total y absoluta al plantear que es innecesario avanzar en algunos de los artículos de esta ley. Pero aquí se establecen ciertas cuestiones puntuales que considero importantes.

 - Sr. Presidente (Camaño).- ¿El señor diputado Rivas está solicitando una interrupción?

- Sr. Rivas.- No, señor presidente, estoy pidiendo la palabra.

- Sr. Presidente (Camaño).- La Presidencia no le puede conceder el uso de la palabra porque, tal como lo avisó desde un principio, está cerrando el debate el señor miembro informante. Solamente podrá hacer uso de la palabra mediante una interrupción.

- Sr. Rivas.- Entonces, solicito una interrupción al Sr. diputado Urtubey.

 - Sr. Urtubey.- Se la concedo, señor diputado.

 - Sr. Presidente (Camaño).- Para una interrupción tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.

 - Sr. Rivas.- Señor presidente: el miembro informante no está cerrando el debate, sino que está explicando qué actitud va a adoptar el bloque Justicialista.

- Sr. Presidente (Camaño).- No, señor diputado, está dando las explicaciones finales vinculadas al dictamen.

 - Sr. Rivas.- Hago esta aclaración por lo siguiente. Previamente a que el señor diputado Urtubey comenzara a hacer uso de la palabra, hubo sugerencias para efectuar alguna modificación en la sanción que vino del Senado. Si el señor diputado Urtubey dice en este cierre -como lo acaba de expresar- que el bloque de la mayoría va a votar en esta Cámara la sanción tal como vino del Senado, entonces nosotros nos veremos obligados a fundamentar por qué votaremos en contra. Sencillamente esto era lo que quería decir; me parece que no se está cerrando el debate. Lo que se está cerrando...

 - Sr. Presidente (Camaño).- Sí, se está cerrando el debate, señor presidente. Quien está informando dando el informe final es el presidente de la Comisión. En todo caso, el presidente del bloque justicialista, señor diputado Díaz Bancalari, indicará si esto es así, salvo que se haya modificado el criterio a último momento y la Presidencia se haya enterado. ¿El señor diputado está brindando su explicación final como presidente de la comisión?

- Sr. Urtubey.- Sí, señor presidente. Y me gustaría que se consultara la versión taquigráfica para aclararlo.

- Sr. Presidente (Camaño).- No es necesario hacer ninguna consulta, señor diputado, cada cual cumple con su función. Como presidente de la comisión el señor diputado debe informar sobre las inquietudes formuladas por cada uno de los bloques. El ARI lo hizo en primer término, luego siguió la Unión Cívica Radical y después hablaron, en este orden, los señores diputados Rodríguez Saá, Natale, Walsh y Zamora.

- Sr. Urtubey.- Es importante leer el artículo 1°, señor presidente. Dice así: “Sin perjuicio de la facultad derogatoria del Poder Legislativo nacional...” Quiere decir que si el día de mañana se considerara que es importante que una de esas leyes no continúe vigente se la puede derogar individualmente. Repito que en este caso estamos planteando todas las normas desde 1853 a 1994.

 No estamos hablando de unos cuantos años ni de una época de fiebre en un sentido o en otro; en todo caso, estamos hablando de toda la fiebre argentina desde 1853 hasta ahora. Reitero la lectura del artículo 1°: “Sin perjuicio de esta facultad derogatoria del Poder Legislativo nacional, ratifícase en el Poder Ejecutivo nacional, a partir del 24 de agosto de 2004 por el plazo de dos años y con arreglo a las bases oportunamente fijadas por el Poder Legislativo nacional, la totalidad de la delegación legislativa sobre materias determinadas de administración...” Me detengo allí porque en el artículo 2° se definen cuáles son las materias determinadas de administración. Por eso me parece importante el sentido aclaratorio del artículo 2°. En el artículo 3° se establece: “Apruébase la totalidad de la legislación delegada dictada, al amparo de la legislación delegante preexistente a la reforma constitucional de 1994,...” Se dice que si terminara allí sería igual a la ley anterior, pero tiene una coma y continúa “... desde el 24 de agosto de 2002 hasta la fecha de entrada en vigencia de esta ley” .

 La razón es de estricta lógica. La aprobación de la totalidad de la legislación delegada dictada al amparo de la legislación delegante preexistente a la reforma constitucional de 1994, toda esa legislación delegada al amparo de la legislación delegante desde 1994 a 1999, se aprueba a través de la ley 25.148.

La legislación delegada producto de la legislación delegante previa a 1994 –siempre hablamos de esto y es importante repetirlo, porque la repetición va a dar claridad a cualquier duda de interpretación que pueda surgir-, desde 1999 a 2002 fue aprobada por la ley 25.645. La que no está cubierta ?no hay ningún bache? es la del 24 de agosto de 2002 al 24 de agosto de 2004, y por eso está expresamente planteado en el artículo 3°, que habla desde el 24 de agosto de 2002 hasta la fecha de entrada en vigencia de esta ley. Es totalmente claro el planteo y lo innecesario de volver a aprobar lo ya aprobado a través de las dos leyes anteriores; sería redundante.

 - Sra. Stolbizer.- ¿Me permite una interrupción, señor diputado, con la autorización de la Presidencia?

- Sr. Urtubey.- Sí, señora diputada.

- Sr. Presidente (Camaño).- Para una interrupción tiene la palabra la señora diputada por Buenos Aires.

 - Sra. Stolbizer.- Señor presidente: simplemente deseo hacer una aclaración para la versión taquigráfica debido a que el señor diputado Urtubey incurrió en un error involuntario: las leyes fueron mencionadas en sentido invertido. La primera ley es la 25.148, que comprende todo lo anterior, de 1999 a 2002, y luego se sanciona la otra. Solamente se deben modificar los números de ley para que quede claro en la versión taquigráfica.

- Sr. Presidente (Camaño).- Continúa en el uso de la palabra el señor diputado por Salta.

 - Sr. Urtubey.- Muchas gracias, señora diputada. Por su parte, el artículo 4° establece: “Las normas dictadas por el Poder Ejecutivo nacional en ejercicio de sus facultades propias de reglamentación derivadas de lo dispuesto en el artículo 99 inciso 2° de la Constitución Nacional, no se encuentran alcanzadas por las disposiciones de la presente ley” . El artículo 5° plantea la entrada en vigencia de la ley en 2004. La mayoría de la comisión no va a aceptar la incorporación de un nuevo artículo.

 Sin embargo, teniendo en cuenta lo acordado no sólo en la sesión anterior sino también en la Comisión de Labor Parlamentaria, se va a impulsar la aprobación del proyecto de ley de la señora diputada Stolbizer con el mismo espíritu que se había planteado el proyecto del señor diputado Roque Álvarez. Todo esto tendría mucha más vinculación con el digesto que ya se está utilizando y esperemos que dé los resultados deseados.

A efectos de no volver a vivir experiencias pasadas, vamos a solicitar la modificación del proyecto de la señora diputada Stolbizer para ampliar el número de miembros de la comisión, porque la cantidad de cinco diputados y cinco senadores impediría la posibilidad de incorporar a bloques de menor cantidad de integrantes. Nos parece que nueve diputados y nueve senadores sería un número que reflejaría mejor la realidad. Se aconseja la aprobación de estos dos proyectos.

- Sr. Presidente (Camaño).- Tiene la palabra el señor diputado por San Luis.

 - Sr. Rodríguez Saá.- Señor presidente: no habiendo respondido el señor miembro informante las preguntas formuladas, supongo que implica la no aceptación de nuestra propuesta. En consecuencia, a título personal adelanto que votaré negativamente el proyecto de ley “Fernández de Kirchner”, por medio del cual se delegan facultades al presidente de la Nación. (Risas.)

- Sr. Presidente (Camaño).- Se va a votar nominalmente en general.

- Votación nominal

 Se practica la votación nominal.

Conforme al tablero electrónico, sobre 182 señores diputados presentes, 156 han votado por la afirmativa y 23 por la negativa, registrándose además 2 abstenciones.

- Sr. Secretario (Rollano).- Se han registrado 156 votos por la afirmativa, 23 votos negativos y 2 abstenciones. Sr. Presidente (Camaño).- En consideración en particular el artículo 1° se va a votar nominalmente.-

Se practica la votación nominal. Conforme al tablero electrónico, sobre 182 señores diputados presentes, 155 han votado por la afirmativa y 24 por la negativa, registrándose además 2 abstenciones.

Sr. Secretario (Rollano).- Se han registrado 155 votos por la afirmativa, 24 votos negativos y 2 abstenciones.

Sr. Presidente (Camaño).- En consideración el artículo 2°. Tiene la palabra el señor diputado por Santa Fe.

- Sr. Natale.- Señor presidente: quiero hacer una aclaración, porque todo este conflicto surge luego de la reforma constitucional de 1994... 

 Varios señores diputados hablan a la vez.

Sr. Presidente (Camaño).- Estamos votando, señor diputado.

Sr. Natale.- Señor presidente: por lo menos déjeme utilizar los tres minutos que me corresponden para hablar en la consideración en particular. La disposición transitoria octava de la Constitución Nacional dice: “La legislación delegada preexistente que no contenga plazo establecido para su ejercicio...”

Esta disposición quiere decir que la legislación que delegaba atribuciones en el Poder Ejecutivo caducaba a los cinco años si no era ratificada expresamente. Algunos exégetas de la reforma constitucional de 1994 introdujeron la distinción semántica entre legislación delegante y legislación delegada.

Cuando los constituyentes escribieron la legislación delegada se estaban refiriendo a la legislación que ahora llamamos delegante. Este es el problema que confunde todo. En 1994 nadie hablaba de la legislación delegante y se escribió la legislación delegada. A partir de los exegetas apareció la distinción.

Por este motivo, hubiera sido suficiente con la sanción del artículo 1° que acabamos de aprobar la mayor parte de los señores diputados.

El artículo 2° fue introducido en la prórroga de 1999 no sé por qué escrúpulos que se plantearon en aquel momento en la Comisión de Asuntos Constitucionales, pero tiene tanta vastedad y amplitud que cubre toda la mercadería.

El artículo 3° es innecesario, porque en definitiva viene a dar un aval no a la legislación que va a caducar y que provocará un tremendo lío jurídico si no se posterga, sino a la otra, a la dictada en función de las atribuciones delegantes, como las llamamos ahora pero que la Constitución llamaba delegadas. Por estas razones –no sé si a las dos de la madrugada los señores diputados habrán entendido lo que he dicho-, considero que debemos aprobar el artículo 1° tal cual está redactado, pero no así los artículos 2° y 3°. Así vamos a votar nosotros.

- Sr. Presidente (Camaño).- Se va a votar nominalmente el artículo 2°.

Se practica la votación nominal.

Conforme al tablero electrónico, sobre 183 señores diputados presentes, 133 han votado por la afirmativa y 47 por la negativa, registrándose además 2 abstenciones.

 - Sr. Secreario (Rollano).- Conforme con los resultados que exhibe el tablero electrónico, sobre 183 señores diputados presentes han votado 133 por la afirmativa y 47 por la negativa, registrándose además 2 abstenciones.

 Sr. Presidente (Camaño).- En consideración el artículo 3°. Se va a votar nominalmente. Se practica la votación nominal. Conforme al tablero electrónico, sobre 183 señores diputados presentes, 125 han votado por la afirmativa y 52 por la negativa, registrándose además 5 abstenciones.

- Sr. Secreario (Rollano).- Conforme con los resultados que exhibe el tablero electrónico, sobre 183 señores diputados presentes han votado 125 por la afirmativa y 52 por la negativa, registrándose además 5 abstenciones.

Sr. Presidente (Camaño).- En consideración el artículo 4°. Se va a votar nominalmente. Se practica la votación nominal. Conforme al tablero electrónico, sobre 183 señores diputados presentes, 132 han votado por la afirmativa y 43 por la negativa, registrándose además 6 abstenciones. No se ha computado el voto de un señor diputado.

- Sr. Secreario (Rollano).- Conforme con los resultados que exhibe el tablero electrónico, sobre 183 señores diputados presentes han votado 132 por la afirmativa y 43 por la negativa, registrándose además 6 abstenciones.

- Sr. Presidente (Camaño).- La Presidencia desea aclarar que el señor miembro informante no aceptará la inclusión del artículo solicitado por la señora diputada Stolbizer, pero que votarán favorablemente el proyecto que se refiere al mismo tema. En consideración el artículo 5°. Se va a votar nominalmente. Se practica la votación nominal. Conforme al tablero electrónico, sobre 183 señores diputados presentes, 140 han votado por la afirmativa y 38 por la negativa, registrándose además 3 abstenciones. No se ha computado el voto de un señor diputado.

- Sr. Secreario (Rollano).- Conforme con los resultados que exhibe el tablero electrónico, sobre 183 señores diputados presentes han votado 140 por la afirmativa y 38 por la negativa, registrándose además 3 abstenciones. - El artículo 6° es de forma.

- Sr. Presidente (Camaño).- Queda definitivamente sancionado el proyecto de ley. Se comunicará al Poder Ejecutivo y se dará aviso al Honorable Senado.

- Sr. Presidente (Camaño).- Corresponde considerar el proyecto de ley de la señora diputada Stolbizer por el cual se crea una comisión bicameral de análisis y revisión de las leyes que delegan facultades legislativas al Poder Ejecutivo preexistentes a la reforma constitucional de 1994 (expediente 3.364-D.-2004). proyecto de ley de la señora diputada Stolbizer por el cual se crea una comisión bicameral de análisis y revisión de las leyes que delegan facultades legislativas al Poder Ejecutivo preexistentes a la reforma constitucional de 1994 (expediente 3.364-D.-2004). En consideración en general. Tiene la palabra el señor diputado por Salta.

- Sr. Urtubey.- Señor presidente: quiero que quede constancia de la modificación del artículo 2° a efectos de que en lugar de que la comisión quede constituida por cinco diputados y cinco senadores sean nueve y nueve. Sr. Presidente (Camaño).- Con la modificación propuesta por el señor diputado Urtubey se va a votar en general y en particular. Resulta afirmativa. Queda sancionado el proyecto de ley.

Fuente: diputados.gov.ar /Versión taquigráfica sesión 11/8/04.