A+ A A-

SUSPENDEN A VARELA CID

En 1995 el diputado justicialista Eduardo Varela Cid fue suspendido por desórdenas de conducta tras admitir que había requerido colaboraciones a empresarios postales en medio de su lucha contra la ley de Correos que quería Alfredo Yabrán y habían votado menemistas y radicales en el Senado.

Por Armando Vidal

En una sesión que se suma a las escasas en la historia parlamentaria en que una Cámara sanciona a uno de sus miembros, el diputado justicialista Eduardo Varela Cid fue suspendido en sus funciones el 28 de septiembre de 1995 por el término de 45 días debido a "desórdenes de conducta".

Con esa figura constitucional se castigó a este legislador que admitió haber requerido colaboraciones a empresarios postales, a través de un bono, en el momento en que se oponía a la controvertida ley de Correos. Este reconocimiento fue suficiente para juzgarlo y condenarlo y no por las imputaciones del empresario José Ongaro, si bien éstas abrieron la investigación el mismo día que se produjeron.

Quedará también para el recuerdo el momento en que Ongaro, careado con  Varela Cid en la comisión de Asuntos Constitucionales, el 7 de este mes, se paró frente a las cámaras de televisión y repitió el gesto que, según é,l le había hecho el diputado en una reunión privada: golpeó un par de veces su puño derecho contra la palma abierta de la otra mano.

Varela Cid, que durante ese lapso pierde su banca, fueros y no percibe dieta, retomará su condición el 12 de noviembre hasta concluir su mandato el 9 de diciembre.

Ayer evitó participar de la sesión en la que se trató un único despacho de la comisión de Asuntos Constitucionales, que fue la que lo juzgó con un procedimiento que sienta un precedente y que se diferenció del empleado en el resonante caso del diputrucho.

La resolución de la Cámara joven contó con el voto afirmativo de 136 miembros, contra 4 (el radical Francisco Fragoso, el demoprogresista José Mar¡a Antelo, el autonomista Nicolás Garay y el ucedeísta Hernán Luna).

Garay explicó que la verificación de la falta hacía pasible la exclusión y no la suspensión votada por justicialistas y radicales, por imposición de los primeros.

Si el radicalismo no se avenía al planteo que el duhaldismo impuso, primero en su bloque y luego en la comisión, no hubiera habido sanción alguna contra Varela ya que se requerían los dos tercios de los diputados presentes.

A la hora de los discursos se notó el malestar: el radical Sergio Montiel, vicepresidente de la comisión, lamentó que "manos externas" hubieran actuado sobre la Cámara, en elíptica alusión al gobernador Eduardo Duhalde.

Jorge Matzkin, titular de la bancada que perdía un miembro, confesó: "Nosotros tomamos la decisión pero esto es duro, muy duro".

El frentista Chacho Alvarez explicó que su bloque era partidario de la suspensión hasta el final del mandato y no de la expulsión como pedían los radicales, a quienes imputó falta de "simetría", dando a entender que hablaba del voto favorable en el Senado de los ucerreistas a la ley del Correo que quería el empresario Alfredo Yabrán.

Fuente: Texto del 28/9/95 para Clarín.