A+ A A-

CONTROVERSIAS FRECUENTES

CONTROVERSIAS FRECUENTES

  • Categoría de nivel principal o raíz: REGLAS, PRÁCTICAS Y TÉRMINOS
  • Categoría: CONTROVERSIAS FRECUENTES
  • Visto: 223

EL SALTO DE OCAÑA Y SU LICENCIA

Graciela Ocaña, la incondicional de Elisa Carrió, un día  aceptó ser la interventora de Néstor Kirchner en el PAMI. Dejó un pedido de licencia en Diputados, que también tendría su historia.

Armando Vidal

Una rebelión en la bancada peronista de Diputados contra Graciela Ocaña, interventora en PAMI, pudo haber significado un duro golpe contra el gobierno de Néstor Kirchner que la designó.

Fue al tratarse la prórroga de su licencia como legisladora, un caso muy singular porque en lugar de los seis meses por ella requeridos —o sea desde julio a diciembre— le aprobaron la mitad.

En la Comisión de Labor Parlamentaria, el presidente del cuerpo, Eduardo Camaño, informó que el pedido era hasta el 30 de setiembre. Pero nadie le preguntó por qué.

Más que el estilo de Ocaña (perseverante pero tímida, confiable pero sin el temple para enfrentar a quienes la cuestionan en la Cámara), fueron sus declarados enemigos, que ocupan lugares estratégicos en la bancada justicialista, los que la pusieron al borde del colapso.

Esa resistencia fue primero en la mesa del bloque justicialista y, después, en el recinto.

En el medio, al parecer por acción que se le atribuye a Eduardo Camaño, se cambió la fecha.

En el recinto, primero habló Eduardo Macaluse, conductor de la bancada del ARI, que se opuso debido al abuso en el empleo de estos resortes contemplados en la Constitución.

La renuncia de Ocaña a la banca abre paso a su sucesora, la ex diputada Elsa Quiroz, fiel al partido de Elisa Carrió.

Pero después la intervención de Graciela Camaño, esposa del dirigente gastronómico Luis Barrionuevo (de alta influencia en el PAMI, especialmente durante el gobierno menemista) y secretaria parlamentaria del bloque justicialista, se opuso claramente a Ocaña y por ende a aprobar su licencia.

Camaño evidenció que estaba en juego otra clase de intereses en torno a la obra social de los jubilados.

Los menemistas Oscar González y Roque Alvarez sirvieron de soporte a la ofensiva de la mujer de Barrionuevo.

González, cordobés, recordó que él había renunciado a la banca cuando en 1999 ocupó un cargo en el gobierno de su provincia.

Pero se olvidó lo que hizo el 14 de abril de 1993. Ese día, tras varios intentos, el justicialismo gracias a él logró quórum para aprobar la reforma previsional. González era un diputado que en ese momento ocupaba la Secretaría de la Tercera Edad en el entonces Ministerio de Acción Social, cargo que abandonó con el sólo hecho de sentarse en la banca.

Otros en el debate del miércoles se opusieron para reivindicar ejemplos distintos como hizo Chiche Duhalde que se manifestó por la negativa tomando en cuenta que su esposo renunció a su banca cuando aceptó la Presidencia de la Nación.

Ahora, Ocaña, si así lo desea, tendrá que volver a pedir permiso en setiembre.

En cambio, a la riojana menemista Alejandra Oviedo la autorizaron hasta fin de año a seguir al frente de la cartera de gobierno de su provincia.

Volanta, título y bajada: Polémica en la Cámara de Diputados con mensaje al Gobierno/ La jefa del PAMI, con pocos aliados/ Graciela Ocaña había pedido una licencia de seis meses como legisladora. Pero le aprobaron tres. La resistencia se dio, sobre todo, en el bloque justicialista.

Fuente: Clarín, 13/8/04.

EL DECRETO QUE LOGRÓ QUÓRUM

En una dura tenida en mayo de 2012, el gobernador Daniel Scioli no le hizo caso al ministro de Economía de la Nación Hernán Lorenzino cuando le aconsejó usar los poderes concedidos por el Congreso bonaerense para fijar los nuevos valores fiscales de las tierras rurales y subrurales de la provincia sino que lo hizo por un decreto, cuyo texto aquí se publica, llave de un acuerdo político para obtener quórum en la Cámara de Diputados. Así logró una importante fuente de recursos por el alza de los impuestos, motivo de las protestas y paros como protesta por las entidades agrarias, encabezadas por la Sociedad Rural. La última evaluación era de 1955, en las postrimerías del segundo gobierno de Juan D. Perón, derrocado el 16 de septiembre de ese año.

“Considerando que la ley 10.707 y sus modificatorias establecen y regulan el catastro territorial de la provincia al cual define como el registro del Estado de hecho de la cosa inmueble, en relación con el derecho de propiedad emergente de los títulos invocados o de la posesión ejercida, constituyendo la base de su sistema inmobiliario desde los puntos de vista tributario y de policía y del orden administrativo del dominio.

Que en ello el título referente a valuación inmobiliaria dispone que la valuación fiscal básica de cada terreno está dada por la suma del valor del suelo y el de las accesiones y que sus valores se determinan a partir de los valores unitarios básicos establecidos en ocasión de practicarse la valuación general de los inmuebles de la provincia, corregida por cada parcela en función de sus propias características.

Que los valores unitarios básicos del suelo en plantas rural y subrural se determinan por unidad de superficie con respecto al suelo óptimo determinado para las distintas circunscripciones que componen el partido al que pertenecen quedando relacionados a dicho valor óptimo en función de sus características particulares.

Que a partir de la modificación introducida a la Ley 10.707 por la ley 14.333 se estableció que el Poder Ejecutivo debía disponer la realización del revalúo general inmobiliario de la provincia a través de la autoridad de aplicación.

Que la correcta valuación fiscal de los inmuebles permite captar la real capacidad contributiva y de esta manera consolidar la equidad del sistema tributario provincial, eje central en la política del gobierno.

Que el artículo 59 de la Ley 10.707 (texto según el art 92 de la ley 14.333) establece que los valores unitarios básicos del suelo y de las accesiones serán calculados por ARBA sobre la base del estudio del mercado inmobiliario y las circunstancias determinantes del mismo.

Que la falta de actualización del valor de la tierra rural que es un problema estructural de la provincia de Buenos Aires, siendo la única valuación fiscal importante realizada en 1955 en oportunidad de llevarse adelante el primer catastro, lo que se ha traducido en la utilización por parte de los gobiernos provinciales de coeficientes zonales de ajuste que provocan importantes distorsiones al impuesto, eliminando su progresividad.

Que por ello, se estimó conveniente abordar de manera integrada e integral por primera vez en la historia de la provincia, la fijación de los nuevos valores unitarios básicos en base a lo informado y respetando sin ningún tipo de interferencias los estudios técnicos realizados por la autoridad de aplicación junto con la determinación de la base imponible, escalas y alícuotas para el presente ejercicio 2012, extremo que se instrumentó a través del mensaje número 2729 elevado a la Honorable Legislatura el 17 de abril del presente año.

Que habiendo recibido el referido mensaje media sanción del Honorable Senado, el trámite parlamentario se encuentra actualmente en el ámbito de la HCD, sin que haya podido reunirse el quórum necesario para su tratamiento y aprobación.

Que es voluntad de este Poder Ejecutivo contribuir con todas las medidas que se encuentren a su alcance para lograr los consensos necesarios que permitan obtener las herramientas aptas para satisfacer las necesidades del pueblo de la provincia, en base a criterios de equidad, progresividad y justicia social.

Que consecuentemente se presenta como un acto de responsabilidad y compromiso ser iniciadores de este cambio y proceder en esta instancia a desdoblar el contenido del referido mensaje, fijando los valores unitarios básicos allí a través del presente acto y facultando a ARBA a dictar las normas y procedimientos complementarios que resulten necesarios para la debida implementación de lo dispuesto en el presente decreto.

Que esta medida se presenta como un hito en el camino emprendido para tener una provincia con mayor distribución, equidad y desarrollo e implica una transformación profunda, que necesita de un esfuerzo colectivo y del consenso social.

Decreta:

Art. 1º:  Fijar a los efectos de la valuación general inmobiliaria de la tierra libre de mejoras las plantas rural y subrural, los valores unitarios básicos por unidad de superficie, respecto al suelo óptimo determinado por ARBA para las distintas circunscripciones que componen el partido, conforme el detalle contenido en el anexo único del presente.

Art. 2º: Los valores unitarios básicos que se fijen en el artículo anterior se aplicarán para la determinación de los tributos pertinentes, conforme la base imponible, las escalas y alícuotas fijadas por ley.

Art. 3º: Facultar a ARBA para dictar las normas y procedimientos complementarios que resulten necesarios para la debida implementación de lo dispuesto en el presente decreto”.

Firman el gobernador Daniel Scioli y los ministros Alberto Pérez, Cristina Álvarez Rodríguez,  Silvina Batakis, Ricardo Casal, Gustavo Arrieta, Alejandro Collia, Alejandro Arlía, Martín Ferré y  Oscar Cuartango.

  • Categoría de nivel principal o raíz: REGLAS, PRÁCTICAS Y TÉRMINOS
  • Categoría: CONTROVERSIAS FRECUENTES
  • Visto: 787

LA SEMILLA DE LAS LICENCIAS

Lo que en el caso de las licencias pretendió ser una excepción se transformó en una regla en la Cámara de Diputados, motivo por el cual nunca debería generarse una norma con nombre y apellido, aunque fuera merecida como lo era en este caso para el radical Juan Carlos Pugliese.

Por Armando Vidal

La semilla de la proliferación y abuso de licencias de los diputados para ocupar otros cargos, en particular en el Poder Ejecutivo surgió de una distinción. Fue el premio al radical Juan Carlos Pugliese, presidente de la Cámara de Diputados desde 1983 hasta ese momento, planteado desde el bloque peronista por su conductor, José Luis Manzano, cuando propuso el rechazo a la renuncia a la banca que había presentado el respetado balbinista para transformarla en ese permiso.

Pugliese había decidido suceder al ministro de Economía Juan Vital Sourrouille en febrero de 1989 e inmolarse en esa cartera, como realmente sucedió, en nombre de su obligación partidaria. Un gesto fuera de lo comúin que la oposición valoró y quiso premiar dejándole la posibilidad del retorno.

Pugliese, que había sido ministro de Economía de Arturo Illia, no pudo con los mercados y la especulación (“les hablé con el corazón y me respondieron con el bolsillo” fue su frase que lo pintó en espíritu y estilo) y pasó a ocupar el ministerio del Interior, mientras el joven diputado Jesús Rodríguez lo seguía en Economía (José Dumón fue a Educación) mientras se avecinaba la gigantesca ola de la hiperinflación.

Pero lo que nació de una grandeza para un grande como Pugliese, se transformó por rutina en una vergüenza de la que el menenismo en el Gobierno (1989/1999/) dio también sus destacadas lecciones. Y así esa práctica llegó como degradación hasta el caso de la ex arista Graciela Ocaña que, con sus licencias renovadas, impedía la ocupación de una banca que ya no le pertenecía hasta que finalmente renunció y no volvió más al Congreso, por lo menos hasta el 2011. 

El autor del proyecto de resolución que le otorgó a Pugliese una licencia hasta el 10 de diciembre de ese año  fue el ucedeísta Francisco Durañona y Vedia.  Jesús Rodríguez y José Dumón se encuadraron después en la misma situación. Y así siguiendo.

  • Categoría de nivel principal o raíz: REGLAS, PRÁCTICAS Y TÉRMINOS
  • Categoría: CONTROVERSIAS FRECUENTES
  • Visto: 697

RECESO SÓLO PARA LEGISLAR

Veinte años diputado nacional con participación en todos los grandes debates, entre ellos las privatizaciones, más su labor en la constituyente de Santa Fe, donde se opuso al Pacto de Olivos,  han permitido comprobar la capacidad para sostener sus opiniones al autor de este artículo, aquí con un enfoque diferente respecto de las potestades del Congreso durante su receso veraniego.  Quien fuera permanente animador de la comisión de Asuntos Constitucionales dice que puede actuar sin necesidadd de convocatoria a sesiones extraordinarias y que puede hacer todo, incluyendo un juicio político al jefe/a de Estado, menos  una sola cosa: legislar.

Por Alberto Natale (*)

El artículo 99, inciso 9º, de la Constitución Nacional atribuye al Poder Ejecutivo la facultad de convocar al Congreso a sesiones extraordinarias “cuando un grave interés de orden o de progreso lo requiera”. Esto se ha interpretado como que, fuera del período comprendido entre marzo y noviembre, el Congreso solamente funciona cuando lo decide el presidente de la Nación y para tratar los asuntos por los cuales fue llamado a sesiones.

 Ésta es la interpretación vulgar, que no se compadece con la hermenéutica de la Constitución, la opinión de la doctrina y la mismísima práctica parlamentaria. Aclaro mi opinión y después la fundo. Desde luego que para legislar, vale decir, para sancionar leyes, el Congreso, cuando no está en sesiones ordinarias, debe ser convocado por el Poder Ejecutivo.

Pero el Congreso está habilitado para ejercer todos sus otros cometidos. Puede hacer venir a su sala a los ministros del Poder Ejecutivo y éstos tienen la obligación de concurrir, puede promover el juicio político al presidente, vicepresidente, jefe de Gabinete, jueces de la Corte -ya que de lo contrario tendríamos el absurdo de que la responsabilidad de los funcionarios se limita a una época del año-, puede pedir informes a las oficinas públicas, dispone el funcionamiento de las comisiones especiales encargadas de controlar al Poder Ejecutivo, creadas por ley o por su reglamento interno. Ejerce los nuevos cometidos derivados de los decretos de necesidad y urgencia, y de la legislación delegante.

En definitiva, como dice González Calderón, puede ejercer todas las funciones no legislativas que la Constitución le confiere. Si así no fuere, el principio de la separación de los poderes sería temporal (de mayo a septiembre antes de la reforma de 1994 y de marzo a noviembre ahora). Prestigiosos maestros de nuestro derecho constitucional como Joaquín V. González, José Nicolás Matienzo, el mencionado Juan A. González Calderón, Rafael Bielsa, Carlos Sánchez Viamonte, Segundo V. Linares Quintana, por citar solamente a algunos, abonan esta misma postura.

Es más, el Congreso Nacional muchísimas veces controlado por mayorías complacientes con el Poder Ejecutivo-, en los hechos, así lo ha reconocido. Sin que mediaran sesiones extraordinarias, comisiones especiales creadas por leyes funcionaban con todos sus atributos; sesionaban, discutían, emitían dictámenes.

Recuerdo, como experiencia personal, la Comisión Bicameral de Seguimiento de las Privatizaciones, reuniéndose activamente, con la presencia de los miembros del oficialismo y de la oposición, requiriendo la presencia de ministros, formalizando dictámenes, en momentos de receso del plenario del Congreso. En estos días, que hablamos de las reservas del Banco Central, vale recordar el asunto de los atributos del Congreso.

Vale recordar, también, que las mentadas reservas están comprometidas, unas porque responden por la base monetaria, las otras, impropiamente llamadas de libre disponibilidad, porque son la contrapartida de las letras y notas colocadas en los bancos para indisponer los pesos emitidos para comprarlas. El BCRA carece de reservas propias, la intención de su uso obliga al Congreso a que ejerza las potestades que constitucionalmente le competen, sin necesidad de que lo convoquen a sesiones extraordinarias.

(*) Constitucionalista. Ex diputado nacional y ex convencional constituyente en 1994, por el partido Demócrata Progresista.

Volanta y título: Opinión / Autoconvocatoria del Congreso

Fuente: El Litoral, Santa Fe, 8/2/10

  • Categoría de nivel principal o raíz: REGLAS, PRÁCTICAS Y TÉRMINOS
  • Categoría: CONTROVERSIAS FRECUENTES
  • Visto: 607

NO APARTARSE DE LA CUESTIÓN

Toda sesión debe tener una agenda de asuntos y cada asunto debe ser es un único tema, con lo cual el legislador no debe apartarse de la cuestión porque toda dispersión del debate es, por lo menos, una pérdida de tiempo y a veces un escándalo. Fácil es decirlo en un reglamento pero no tanto aplicarlo en la práctica. Por eso, los titulares de las Cámaras, que son quienes en primer lugar conducen los debates (en caso de ausencia en el Senado lo hace el presidente provisional y en Diputados el vice 1º y así en orden de jerarquía) no deben permitir que el orador se aparte de la cuestión, que en ningún momento deje de dirigirse a la presidencia y no que haga referencias particulares sobre ningún colega –al que ni siquiera debe mencionar- porque ello impone su derecho a réplica. Aquí la vicepresidenta 1º de la Cámara de Diputados, Patricia Vaca Narvaja, hace todo lo contrario al permitir que su comprovinciano, el diputado kirchnerista cordobés Arturo Heredia reconviniese al joven diputado bonaerense de la oposición , Juan Carlos Morán, por su alusión a un cansancio que el sermoneador (ex periodista de LV3 y visita frecuente al Congreso hasta que un día apareció en una banca) entendía que era una bajada de brazos. Con una humorada al final que concernía a Carlos Kunkel, lo que pasó fue ésto.

- Sr. Heredia.- Señora presidenta: quiero pedir permiso a mis compañeros de bancada para apartarme un poco del tema puntual de la energía, respecto del cual voy a votar favorablemente el proyecto. Ya fue defendido por otros señores diputados que entienden más sobre el particular. Voy a hablar de política, porque para eso estamos acá.

He escuchado con atención al joven diputado Morán. Noto que debe ser treintañero, porque dijo dos o tres cosas que me llamaron la atención. Manifestó que estaba cansado. Le diría a este querido joven correligionario –creo que es radical- que si él está cansado, ¿cómo deberíamos estar nosotros?

Le pediría que eche una mirada a los veteranos que estamos acá, porque todas las ideologías que están representadas en esta Cámara han pasado mil batallas. Si usted está cansado, ¿cómo deberíamos estar nosotros, que vivimos torturas? Aclara que no voy a conceder interrupciones a nadie. En todo caso, después tomamos un café y continuamos conversando. Nosotros sufrimos torturas y nos echaron del trabajo. No hablo sólo de los peronistas, que tuvimos falta de libertad de expresión y que no pudimos hacer lo que usted, señor diputado Morán, puede hacer hoy: hablar todo lo que quiera sin que nadie lo meta en cana.

Ahora nadie lo va a perseguir ni lo va a echar del laburo ni lo va a matar. ¡Esos eran problemas en serio! ¡Esas eran crisis de verdad! No teníamos trabajo y los pobres eran cada vez más pobres. Le digo la verdad, señor diputado Morán: no estamos cansados; estamos más vitales que nunca; ¡estamos con todas las bolas puestas, con toda la energía! (Aplausos.) (…)

- Sr. Morán.- Pido la palabra porque he sido aludido.

Sra. Presidenta (Vaca Narvaja).- Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.

Sr. Morán.- Señora presidenta: simplemente, en primer lugar, quiero decir que tengo todas las energías, las ganas y el entusiasmo para cambiar muchas cosas que están ocurriendo en el país.

- Varios señores diputados hablan a la vez.

Sr. Morán.- Cuando dije que estaba cansado, lo dije porque estaba cansado de la hipocresía, y di nombres. Estoy cansado de la hipocresía, y ya que se refieren a la militancia de los 70, yo lógicamente respeto los ideales...

- Varios señores diputados hablan a la vez.

Sr. Morán.-...de aquellos que lucharon por los derechos humanos y por muchas cosas. Pero también estoy cansado de la hipocresía… Que aquellas relaciones que se gestaron en la década del 70 en la cárcel entre algunos, como es el caso de Gerardo Ferreira, vicepresidente de Electroingeniería, con José Zanini, sirva hoy para hacer negocios públicos.

- Varios señores diputados hablan a la vez.

 Sr. Morán.- Cuando hablo de hipocresía hablo de eso. Hablo de esa hipocresía que terminan escondiendo siempre debajo de la alfombra para mostrarse con dos caras. ¡Háganse cargo! Hoy les pedimos como lo hicimos hace quince años. ¡Háganse cargo de la entrega del patrimonio nacional!

- Varios señores diputados hablan a la vez.

Sr. Morán.- ¡Háganse cargo, porque los ideales que reclamaban…

Sra. Presidenta (Vaca Narvaja).- Dirijase a la Presidencia, señor diputado.

Sr. Morán.-…no tienen nada que ver con los ideales de libertad...

- Varios señores diputados hablan a la vez.

Sr. Morán.-...a propósito como usted es de Córdoba…

Sra. Presidenta (Vaca Narvaja).- Diríjase a la Presidencia, señor diputado.

Sr. Morán.-...esos ideales que plantean, hoy cuando se sufren extorsiones, como ha denunciado la señora diputada Morandini.

- Varios señores diputados hablan a la vez.

Sr. Morán.- La verdad es que si la soberbia de algunos diputados fuera fluorescente, tendríamos energía para rato, señor diputado Kunkel.

- Varios señores diputados hablan a la vez.

Fuente: diputados.gov.ar/versión taquigráfica, sesión del 11/6/08