A+ A A-

UNIDOS EN LA LUCHA Y SEPARADOS DESPUÉS

MATERIAL EN EDICIÓN

El camino recorrido DOMINGO 17 DE OCTUBRE DE 1999

Por Isidoro Gilbert (*)

EN la cárcel (NdE: 1954), los jóvenes cantaban letras con música de canciones de la guerra civil española: "Si me quieres escribir/ya sabes mi paradero/cuadro quinto de Devoto/por no haber sido carnero".

También voces que con el tiempo entonarán otros versos: los de la revolución o los de la represión ilegal. La mayoría de los protagonistas de esa huelga, que eran radicales, se mantuvo en sus trece .

Alguno de ellos adhirió al frondizismo, como Diego May Zubiría, hoy (NdE: 1999) integrante del Consejo de la Magistratura. Eran muy jóvenes para acceder a cargos importantes y votaban, principalmente, casi siempre a la UCR.

De sus filas surgieron ministros: Roberto Tomasini, en Obras Públicas; Carlos Canitrot, secretario de Servicios Públicos; Enrique Beveraggi, en Salud; Emilio Gibaja, en Información Pública; Roberto Zubieta, secretario de Comunicaciones; Juan Octavio Gauna, procurador general de la Nación; todos con Raúl Alfonsín.

El ingeniero Jorge Albertoni también protagonizó aquellos hechos. Fue titular del INTI con el equipo de José Gelbard.  Roberto Roth fue secretario general de la Presidencia con el general Juan Carlos Onganía. Lo acompañó Jorge Klappenbach y como secretario de Educación, el que fue campeón juvenil de ajedrez, Roberto Cruz. Gastón Bordelois fue secretario de Agricultura.

Con Videla fueron altos funcionarios de Educación el médico Fermín García Marcos y el ingeniero Ricardo de la Torre.

Entonces declarado simpatizante anarquista, Mario Sekibuchi fundó, años más tarde, la revista empresarial Mercado, y Roberto Aizcorbe, adherente frondizista, la publicación El Burgués, ultraliberal.

Los humanistas Horacio Speroni y Héctor Abrales devinieron peronistas radicalizados y están desaparecidos, al igual que los socialistas Elías Semán y Rubén Kriskaustzky, por su militancia en Vanguardia Comunista.

En peronistas se convirtieron los socialistas Roberto Wasner (luego juez laboralista) y Carlos González Garland, entonces perteneciente al ala radicalizada del socialismo, y hoy funcionario de Derechos Humanos del gobierno de Carlos Menem.

Cesáreo Arano, comunista, murió como tal en una mesa de torturas durante la última dictadura, convencido de que Videla era "moderado". 

(*) Como en la edición que se cita en la fuente, la nota principal sobre la huelga estudiantil de 1954 llevaba su firma, el autor optó consignar en ésta sus iniciales. I.G. Despejados de ese problema, en Congreso Abierto van las dos notas con la firma.

Título: El camino recorrido

Fuente: www.lanacion.com.ar / Enfoques, 17/10/1999