A+ A A-

PESAR POR LA MUERTE DE NÉSTOR KIRCHNER

Incontables son las muestras de pesar por la súbita muerte de Néstor Kirchner, algunas de las cuales llegaron también a estas páginas y de las que se toman aquí  las de Daniel Brión, hijo de la Resistencia Peronista; del diputano Eduardo Macaluse, exponente de la oposición en el homenaje brindado en la Cámara de Diputados de la Nación,  más un bello poema del periodista y escritor Alejandro C. Tarruella y una carta a Lupín de la militante Josefa Prada.  

Por Daniel Brión (*)

El 17 de noviembre se conmemora el Día del Militante Peronista, recuerdo al ansiado y peleado sin cuartel retorno a la Patria del Tte Gral. Juan Domingo Perón, logrado con diecisiete años de Luche y vuelve, de esa querida Resistencia Peronista,  Comando Coronel Perón, Uturuncos, lucha de los obreros y estudiantes en la calle, la de la gloriosa JP.

Había dicho Evita “… sentí, ya entonces, en lo íntimo de mi corazón algo que ahora reconozco como sentimiento de indignación. No comprendía que habiendo pobres hubiese ricos y que el afán de éstos por la riqueza fuese la causa de la pobreza de tanta gente”.

 

Este sistema económico donde el capital se ha puesto al servicio de la economía invirtiendo lo que desde hace mas de cincuenta años se venia practicando, ha sido refrendado por el pueblo todo.

La muerte de Néstor Kirchner, estoy convencido, fue la chispa que puso al pueblo en guardia, que lo hizo levantar las banderas, llegar como fuera, como en aquella querida marcha a Ezeiza, para decirle a Cristina, con dolor en el alma, pero con la alegría de poder hacerlo: “… ni un paso atrás, ni siquiera para tomar carrera.”

Hace muchos años que no veía este fenómeno renacer, todo a pleno, todo lleno de pueblo, sin olor a choripan ni micros despachados. Era, nuevamente el pueblo en marcha, que recogía la bandera y la comenzaba a llevar nuevamente a la victoria. ¡Cuantos habrán pensado que volvió el “aluvión zoológico”¡

Nada se puede terminar de construir sin la presencia activa de ese pueblo y hoy la muerte de un militante la ha despertado.

La calle, la militancia y la Plaza son nuestras, compañeros.

Cuidado compañeros, la repugnante oligarquía no ha muerto, se oculta, espera agazapada, espera un descuido y escribe desde esos diarios que no quieren a Ley de Medios.

Apenas un par de horas después de la muerte de Kirchner, en La Nación “el analista” del establishment Rosendo Fraga escribió una especie de ultimátum al gobierno.

Dijo entre otras cosas:

“La desaparición del líder del oficialismo genera múltiples interrogantes. Es la primera vez en la historia argentina que la ausencia de alguien que no es el Presidente genera una situación semejante. Esto ante todo muestra que la Argentina estaba viviendo una situación anómala. Lo institucional estaba subordinado a lo político. La falta de Kirchner deja la sensación política de que falta el Presidente y es como si se planteara el interrogante de cómo va a actuar el vicepresidente. Hasta el último momento –continuó- él se encargó de hacer evidente que era quien ejercía realmente el poder y no su esposa, la presidenta Cristina Kirchner. Ella nunca lo rechazó, nunca buscó generar un espacio propio de poder ni en lo simbólico. Ella ocupa ahora el centro de la escena y tiene la oportunidad de ejercer el poder por sí misma, un año antes de las elecciones y trece meses de que termine su mandato. Tiene la oportunidad de modificar, rectificar, corregir, cambiar una serie de aspectos, estilos, orientaciones y políticas impuestas por su marido, que llevaron a una situación inédita, que un gobierno con la economía creciendo al 9% tenga la aprobación de sólo uno cada tres (…)“.

¿Que responder a esto? Simple, concreto. Un llamado a la militancia, volvamos a cantar “el pueblo unido jamás será vencido y viva Perón, carajo”. Retomar las calles, recuperar la militancia, levantar las banderas.

Ha caído un militante. Los militantes se lloran en su caída y después ya no se lloran, se los honra, se los reemplazan. A este militante lo tiene que reemplazar el pueblo todo.

Yo estuve mil veces en desacuerdo con pequeñeces de procedimiento de Néstor, si me gustaba o no me gustaba como lo hacía, si esto o aquello, si el dedo o no el dedo.

Se acabo. Basta.

Es es hora de unir filas y no de separarlas, es hora del… todos unidos, venceremos.

En la vida sólo tenemos una certeza, la de que en algún momento nos vamos a morir, lo importante es lo que hagamos hasta que ese día llegue. A la Presidenta Cristina, simple, un abrazo de compañero, fraternal, sentido, comprometido.

Sé lo que le debe estar pasando en lo anímico porque lo sufrí cuando tenía cuatro años y mataron a mi viejo en José León Suárez en aquel basural de junio de 1956, pero sé también que tiene más ovarios que muchos hombres otros atributos, y que también tiene la decisión.

Ahora querida compañera tiene al Pueblo apoyándola y pidiéndole que no afloje, que la va a ayudar. Hasta pienso en que debería hacer un día peronista y hablar desde el histórico balcón para agradecer tanto apoyo y pedirles ayuda en la tarea, para que pueda sentir el mismo orgullo de argentina que sintió el general aquel 17 de octubre.

No lo dude, lo va a sentir.

Este gobierno es, sin dudas el único gobierno peronista desde que se ha recuperado la libertad y la democracia.

Nadie lo puede dudar, basta de criticar los matices.

Nos comenzó a hacer económicamente libres, ya no pueden imponer sus recetas liberales para “sanear” la encomia, nos lleva de la mano por el UNASUR a la integración de la América morena (hoy más amplia aún que el ABC –Argentina, Brasil y Chile- del Gral Perón) y estamos comenzando a recorrer a paso firme el trayecto de ser una nación socialmente justa.

Después de tantas perdidas, después de las bombas, de los fusilamientos, de los compañeros muertos y los desaparecidos, no los hemos ido a buscar para cumplir el ojo por ojo, porque aprendimos, por ser siempre los perseguidos, que con el ojo por ojo finalmente terminamos todos ciegos.

La nuestra es la generación del amor, no del odio.

Justicia, no venganza. No los fuimos a buscar para ametrallarlos, fusilarlos, picanearlos, para hacerles perder sus genitales, para desollarlos vivos, o para tirarlos semidormidos al río desde aviones, o simplemente desaparecerlos y robarles sus hijos, no, no es así.

Los pusimos a la orden de los tribunales, de los jueces, que lentamente, muy lentamente, tienen que ir dictando sentencia.

Somos la generación del amor, que es la única revolución que al final triunfará.

 (*) Miembro del Instituto por la Memoria del Pueblo (IMEPU),. Comisión Nacional Permanente de Homenaje a la Vuelta de Obligado, Comisión Nacional Permanente de Homenaje el 9 de Junio de 1956. Familiares de los asesinados y fusilados en las jornadas del 9 al 12 de junio de 1956.

Nota: A continuación, otro aporte de Daniel Brión:

No te pares al lado de mi tumba y solloces./ No estoy ahí, no duermo. / Soy un millar de vientos que soplan y sostienen las alas de los pájaros. / Soy el destello del diamante sobre la nieve. / Soy el reflejo de la luz sobre el grano maduro, / Soy la semilla y la lluvia benévola de otoño. / Cuando despiertas en la quietud de la mañana, / Soy la suave brisa repentina que juega con tu pelo. / Soy las estrellas que brillan en la noche./ No te pares al lado de mi tumba y solloces. / No estoy ahí, no he muerto. /

Poema Cheroqui


LOS PUEBLOS NO SON TONTOS

Por Eduardo Macaluse (*)

Sr. Macaluse.- Señor presidente: venimos a recordar con respeto al militante Néstor Kirchner. Queremos acompañar y solidarizarnos en el dolor en primer lugar con su familia, fundamentalmente con su esposa, la señora presidenta de la Nación, en quien reconocemos el temple y las agallas suficientes para hacerse cargo de semejante responsabilidad.

En segundo término acompañamos a los militantes del Frente para la Victoria, al bloque oficialista, a muchos funcionarios y dirigentes, a quienes hemos visto genuinamente conmovidos en los últimos días, y también a los jóvenes que poblaron la plaza de Mayo y la Casa Rosada rindiendo homenaje a una persona a la que admiraban.

Las formas y los actos de Néstor Kirchner hicieron que enormes capas de jóvenes se incorporaran a la política, como aquí ya se ha señalado, y la forma en que él actuó en política hizo que se sumaran de los dos lados: quienes vehementemente lo apoyaron y quienes también lo combatieron o lo criticaron.

Uno de esos jóvenes es Mariano Ferreyra, por cuya muerte todos clamamos justicia, y queremos acompañar el compromiso que tomara el fallecido ex presidente en el sentido de investigar su muerte hasta las últimas consecuencias.

Hemos coincidido en muchísimas cosas.

Hemos disentido, a veces con dureza, en otras.

Siempre lo hemos hecho de buena fe.

La perspectiva del tiempo sabrá decirnos cuáles han sido los errores cometidos y cuáles han sido los aciertos que debemos valorar.

Sin embargo, la honestidad intelectual nos obliga a no esperar el juicio de la historia para reconocer muchas cosas.

Los pueblos no son tontos y buena parte del pueblo ha estado rindiéndole homenaje en la Casa Rosada.

Los presidentes de América latina han venido masivamente a reconocer los méritos que ha tenido el ex presidente y el papel que le cupo en la región. Esto no podemos dejar de reconocerlo ni de mencionarlo ahora que ha muerto, pero lo expresamos con la tranquilidad de habérselo reconocido como adversario cuando estaba vivo.

Yo he viajado en el tren contra el ALCA a Mar del Plata y he acompañado la masiva movilización que avaló una de las medidas más valientes que se han tomado en la Argentina en los últimos tiempos, que era decir no a una propuesta que venía a ordenar un presidente de los Estados Unidos en esta región. (Aplausos.)

- Ocupa la Presidencia el señor presidente de la Honorable Cámara, doctor Eduardo Alfredo Fellner.

Sr. Macaluse.- Hacía falta mucha valentía y mucho coraje para plantarse junto con otros presidentes latinoamericanos. Eso en sí mismo es un mérito, pero además dijo “no”, no sólo por una cuestión ideológica sino por un genuino interés nacional que nosotros acompañamos y acompañaremos.

Hemos acompañado muchas de sus acciones y la sanción de muchas de las leyes que propuso sin tener en cuenta si eso nos generaba o no un rédito político, sin mirar de reojo el cronograma electoral.

Lo hemos acompañado de buena fe así como hemos señalado aquellas cosas que nos disgustaban también de buena fe. Cuando un gobernante lleva adelante una parte de las banderas que uno ha sostenido siempre esa decisión coloca la vara más alta y obliga, en primer lugar, cuando hay coincidencias, a poner el hombro, más allá de quién se lleve el rédito político.

Y cuando hay disenso también obliga a pensar, argumentar, planear estrategias y esforzarse por superar esas propuestas con las que uno disiente, es decir, genera pisos y plataformas en el debate político que dialécticamente superan lo anterior.

Con esa misma buena fe venimos a manifestar que queremos ayudar y respaldar al gobierno para que pueda gobernar bien el país, y lo haremos como lo hicimos siempre desde el lugar que nos corresponde, para el que nos votó la gente, que es el del control.

Hemos apoyado lo que entendimos beneficioso para el pueblo y cuestionado aquello que consideramos que no lo era. Podemos estar equivocados, pero lo hemos hecho con el mejor de los sentidos.

También hemos propuesto alternativas, y en democracia es tan nocivo extremar las diferencias para sacar una ventaja electoral como diluirlas en determinado momento porque eso degrada el debate y la democracia y finalmente termina no honrando a quienes han sido claros, audaces y a veces durísimos en las propuestas como la persona a la que hoy estamos homenajeando.

Cada uno debe guardar el lugar que le corresponde, y así como con toda legitimidad el gobierno ha ratificado su rumbo, nosotros también ratificamos lo que pensamos. Eso significa que acompañaremos muchas cosas y en otras seguiremos teniendo debates duros.

El papel de señalar aquello que falta o de mostrar y cuestionar lo que se entiende que se hace mal, también es un papel indispensable para la democracia y el debate, siempre que se haga teniendo en cuenta las responsabilidades históricas que nos competen en un momento de cambio en el que se están modificando los paradigmas en todo el mundo.

La consigna del 68 francés, “seamos realistas, pidamos lo imposible”, ha sido motivo de revisión constante durante nuestra vida de militantes. En una época pensé que era una consigna adolescente, casi vacía de sentido; después la vida nos hizo entender el valor justo que esto tenía. Si no hubiera grupos que piden lo posible y lo imposible no habría gobiernos que conceden y consagran parte de lo posible.

Por eso, en este momento, cuando se plantea y reclama aquello que falta, nosotros queremos tener la responsabilidad histórica de discernir y saber pelear por ello, sin dar por tierra lo que se ha logrado y que tantos esfuerzos y luchas costó al conjunto del pueblo argentino. Desde esas luchas, desde esas diferencias, desde esas coincidencias, este puñado pequeño de militantes viene a saludar a otro militante que se va. (Aplausos.)

(*)  Miembro del bloque Si, integrante de un bloque de centroizquierda. Homenaje en la Cámara de Diputados de la Nación, en la sesión del 2 de noviembre de 2010.


NESTOR LAS ARENAS Y EL RELÁMPAGO

Por Alejandro C. Tarruella

Un relámpago te llevó a otras arenas, Néstor,/ caminante audaz de vientos duros,/ mi corazón es el que siente ahogo/ y sin palabras parece quedar por un instante solo/ como si quisiera estar con vos en un suspiro/ donde las ausencias respiren una vez más/ tu palabra, tu paso, tu mano/ en cuya palma/ siempre llevas un aliento de pan para el necesitado;/ Llaman, Néstor, claman de dolor/ los hermanos del camino y van sobre una herida/ de barro, inconsolables, / buscan tu mano, tu sonrisa, tu solidario andar/ por los atajos, en los pueblos de olvido.

 ¿Dónde está, Néstor?/ un relámpago lo llevó a otras arenas y ahí anda,/ presente en nuestro dolor con su voz de muchacho/ y su sonrisa de pueblos;/ una niña le apresa una palabra y la guarda en su bolsillo/ anónima, desesperada como un dije/ que desdice las ausencias; / allí hacen una casa las manos de los otros / y desnudan una lágrima, la comparten/ desdeñando las míseras condenas/ de los años viejos. /// ¿Dónde está Néstor? / un relámpago lo llevó a otras arenas y ahí anda, / entre los trabajadores de los puertos perdidos en los mapas / y las turbulencias de los ríos donde navega / su ilusión prepotente, su luciérnaga de nieve,/ ese encuentro de padeceres y lluvias / que hacen de una mujer y un hombre, un semejante, / con la dignidad insolente / de un árbol de futuro enramado. /// Frente a los que dividen la miseria / multiplicaba panes/ frente a los que derrumban paredes / alzaba una multitud de puertas y ventanas / donde pudieran mirarse los pobres / con la altiva dignidad de un amanecer / con un mate, un pedazo de pan y un libro abierto.

 ¿Dónde está Néstor, mi amor? / ¿Por qué me arranca un grito si me dicen que ha muerto, / si es presente todo este dolor que no alcanza un final / porque no quiere abandonar su mirada / en una voz que lo repite, una vez y otra?

 ¿Dónde está Néstor? / un relámpago lo llevó a otras arenas y ahí anda, / está en Cristina, doliente, abrumada / porque partió su amor y hay que buscarlo, hallarlo / devolverlo a su lugar secreto, / de pie como las laderas de los cerros / que allá en el sur los proclaman, / rodeada de los cálidos brazos / que se arraciman en el dolor / cuando hay que partir otra vez a las arenas / donde la voluntad es nuestra, / es la flor que lleva en su huella / abruptos quehaceres de lejanías / que acercan a los pueblos / en un encuentro de silencios que claman. / ¿Dónde está Néstor? / un relámpago lo llevó a otras arenas y ahí anda.

Correo del autor: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


LUPIN, CONMOVEDOR LÍDER

Por Josefa Prada 

Querido Néstor: 

El autor de las memorias del fuego y las venas abiertas te dedica  "un fuego difícil de apagar". También en este día una manifestación  gráfica de las muchas prendidas a la reja de la Casa Rosada habla de  las millones de lágrimas imposibles de censar.

No te rías cachándome  cargador, hay algunos compañeros que somos pletóricos de los mismos  lugares comunes, sobre todo en lo que va de 1950 al 2010, y no es  broma, en el acontecer nuestro somos miles de luchadores y de  lágrimas. 

Las previas y las posteriores -luchas y lágrimas-, a la brevísima >primavera del tío Campora 49 días y luego ese Perón al que le permitieron el poder cuando ya estaba gastado y rodeado por la  sucesión en el tiempo. 

Te conté que lejos o cerca pero siempre muy adentro sos él compañero  de la generación de las resurrecciones cotidianas, esa que canta "a  pesar de ... no nos han vencido" .

 Tu irrazonable omnipotencia te ha llevado a verificar que superamos > los estallidos de corazón con convicción y agallas por y para hacer.  Además de escuchar, decir y sentir, sentir cada voz y la coral del  ¡Gracias Néstor! ¡Fuerza Cristina!!! y el consabido ¡Ahora y Siempre!  ¡Presentes!

Templa. Conmueven las madres de Plaza de Mayo y abuelas  diciéndote HIJO.  Viste... pasaron tantos personajes algunos por distintos motivos hasta le  hicieron sonreír y cosquillas a la parte más solemne y acongojada de la parca.

Si hasta a nosotros nos tocó ser impensados delegados protagonistas, que con consternación asumimos escuchar los mensajes  para traerte la data de lo mucho que se te aprecia en esos  territorios, por la solución lograda para nuestro país ante los  quiebres de la ruleta global.

Recibimos condolencias, solidaridad,  muestras de pesar, saludos, por dentro nos recorría un río de nudos  que subían y bajaban por la garganta, reventaban el pecho o se calmaban con apretados abrazos. Hubo decires que fueron poéticos. 

Cuando al fin te alcanzamos apurados por llegar, nos sacude tanto ... volveremos volveremos... y como si fuese un milagro cantidades de  jóvenes te están saludando y vos les confías la fe y el saludo con tu  particular guiño de ojos y los dedos en "V".

Lupín, conmovedor líder  derrochón de voluntad política por la recuperación del país, también  están presentes además de los conocidos y conocidas por todas las a-as  o o-os en cada caso, compañeros, compañeras de todas las edades,  ministros, amigos, asistentes, mozos, secretarios, dignatarios,  gobernadores, funcionarios, intendentes, parlamentarios, curiosos,  trabajadores, familias y presidentes de la región, del país y de aquí> mismo vecinos.

Como en las películas, del pueblo parten y de los  distintos rumbos de esta Nación se arriman se amuchan y muchos así, te  van acompañando, aclamando, corriendo, vivando o cantando. 

Muestran otro punto final. Este es para el doloroso que se vayan  todos... esto si que es recuperar todas las intencionalidades de  devolverle sentido y sentimiento a la política como cuando nosotros  también éramos jóvenes.

A estas acciones merecería llamarse  polinización de la fecundidad de la distribución de otro tipo de  riqueza. 

Asumiste poniendo el cuerpo y fue un signo ese chichón sangrante en la  frente por ese gozado contacto, abrazo fuerte y peronista trasponiendo > vallas aunque esa vez eran las del protocolo. 

Son muchas las anécdotas que te pintan, la de tu esquive permanente  como sanguíneo pingüino, la presencia del Embajador de Inglaterra al  que no le aceptaste convites.

O de las últimas cuando boxeabas segundo  a segundo en el ring de cierta oposición a la que hoy, hasta la cara  se les cae y se creen que pueden mantenerse en el silencio que yo  interpreto al menos el de algunos como desvergonzado. Se habrán  enterado que ante el féretro hasta el aislamiento argentino se les  cayó.

Aclararles que existen peronistas que además de incorregibles  para las ortodoxias somos irreductibles tanto que censuramos a esos que diciéndote amigo negociaron ventajas rentables y beneficios per sé  de inexplicables fortunas y no trago agua bendita o como hostia por  dieta. 

 A vos muchas imposibles incorrecciones te salieron bien, peco si digo  todas. Y algunos de ellos no hablan porque hasta sin el rintintin, del  discurso se han quedado.  Ya se, hoy, nosotros debemos subir al escenario y lo hacemos por vos y  con vos, esto es porque pagaste deudas y recobraste lo empeñado.

No lo  ves pero hasta pareciera que los balcones se arrojaran a tu paso o tiraran papelitos, flores y banderas. 

La vida es breve. El afecto de la gente nos la hace larga en mensajes  tales como "Néstor con Perón –se mueve hasta el querido Viejo aunque  no les guste tanto movimiento y se alegra el Tío- y el pueblo con  Cristina".

 Lula te dedicó un su portuñol … “alguien que quedará en el > recuerdo porque sacó a la Argentina del abismo y combinó comprensión  histórica con sensibilidad popular.” 

Por eso ahora los pibes, nuestros pibes no se van del país para vivir. >

Tu partida es la última atención, favor y pedido que nos haces, para  que no nos falte dedicación en el afán por los principios y para  disputarle hasta ganarles la ética y la famosa república a "los  apropiadores" y que se den por notificados por cartas o televisión que  cada vez somos más los que trabajamos y trabajaremos con fervor  incontenible en el otra vez venceremos venceremos.

 ¿Qué tal Néstor Carlos? Se me ocurre que la maldición magñetizada sea  quizás el mejor mantra protector ante sus blanqueadas y oscuras  intenciones expresivas. Viste la oposición no insulta adjetiviza o editorializa con petardos de mierda marca clarinada.

Algunos viejos  procesistas, otros de auténtica paquetería gorila asociados para chirinadas de mercaderes negociantes de templo, que los juicios hechos  y los no posibles de hacer, sean justicia retorciendo a perpetuidad  sus conciencias, sus restos y sus palabras de sombra. 

Hiciste posible democracia con memoria verdad y justicia, se puede.  Y pensar que recién ahora otros reconocen que sos un inspirado  luchador, y de los de ley, para la política y la historia hasta por los medios escuché la palabra gladiador.

Cristina con hidalguía  presidió la capilla ardiente, le sobró entereza para sostenerse y  sostener.

Ya se confirmó que Ustedes nunca más estarán solos. 

Hoy junto a las calles repletas donde se mezclan contingentes desbordantes organizados o sueltos de militantes y no militantes,  nosotros y yo junto a ellos te tiro con confesada tristeza un beso y un abrazo de setentista que te solloza sin vergüenza y con el consuelo  de saber que todo este dolor es esperanza.  

“Fuerza Cristina” es una apelación  política, significa algo bien diferente de un pésame. Es un reclamo y  una promesa: hay que seguir y acá estamos .

Para mis amigos, mis hijos y los compañeros/as de los distintos  instantes de la ruta de nuestra vida con un fuerte abrazo peronista, Josefa.