A+ A A-

DIPUTADOS, VOTACIÓN TRUCHA

Este material demuestra que todo trámite parlamentario era pasible de irregularidades cuando la votación no se realizaba bajo el control del tablero electrónico, en la actualidad digitalizado y de uso obligatorio para todos los proyectos de ley. A tres años del diputrucho, otra violación a los procedimientos. Un asunto sobre puertos en las brumas de un amanecer con pecado.

Por Armando Vidal

En el tren de los 200 asuntos aprobados por la Cámara de Diputados en el amanecer del 8 de diciembre de 1995, el último vagón es “trucho”, según constancias y testimonios. Se trata del proyecto de los justicialistas bonaerenses José Luis Castillo y Dámaso Larraburu por el que los puertos de Bahía Blanca, Quequén y Mar del Plata resultaban beneficiados con reembolsos por el 6 por cientos de las exportaciones.

Ese proyecto no fue aprobado por el plenario de Diputados, como se evidencia en la primera versión taquigráfica de la sesión.

De modo que el último asunto aprobado fue la insistencia del cuerpo que rechazó el veto a la ley 24.490 comparable, aunque con otros porcentajes y en favor de los puertos patagónicos.

Luego la Cámara se quedó sin quórum por lo que su presidente, Alberto Pierri, levantó la sesión, tras desearles éxito a los legisladores que terminaban su mandato. Eran las 6 y 25. Parecía que todo concluía normalmente. Una segunda versión taquigráfica cuenta lo que para algunos diputados no sucedió en momento alguno.

Según esa versión, Pierri puso a votación el ingreso del proyecto sobre tablas de un dictamen de la comisión de Transportes, así como una previa moción de apartamiento del reglamento. Tras esas dos votaciones se aprobó en general y en particular su único artículo, puesto que el segundo era de forma. “Queda sancionado el proyecto de ley. Se comunicará al Honorable Senado, dice Pierri”, de acuerdo con la versión.

Todo eso, en los papeles. Ahora los testimonios.

“No, no se votó” afirmó enfáticamente la diputada justicialista santacruceña Rita Drisaldi, para quien la única acta valedera es la primera versión taquigráfica. Y ante la pregunta de Clarín referida a cuál fue su reacción frente a lo que sería una grave irregularidad en el trámite de sanción de una ley, contestó: “Informé de ello el miércoles último al plenario del bloque al que pertenezco pero como había expectativa por la sesión de la tarde me pidieron no debatir la cuestión. El presidente de la bancada, Jorge Matzkin, me dijo que se iba a ocupar de informar a las autoridades de la Cámara. Y yo le requerí que obrase con urgencia”.

Citó, entre otros testigos de que la Cámara no votó aquello que en la última versión taquigráfica aparece aprobado, al ex diputado santacruceño Francisco Toto y al actual jujeño Horacio Macedo. Drisaldi añadió que Matzkin le había comentado esta irregularidad al gobernador de la provincia de la legisladora, Néstor Kirchner.

Consultado Pierri, negó por completo la interpretación. “Ese proyecto se votó”, aseguró a Clarín, despreocupado porque, después de todo, el asunto no integra el temario de extraordinarias.

Fuente: Escrito para Clarín, 21/12/95.

Antecedentes del tema: En 1983 se sancionó la ley nacional 23.018 que otorgaba reembolsos a las exportaciones realizadas a través de los puertos patagónicos, siempre y cuando fueran originarias de esta región. Por ley nacional, ese mismo año, se ratificó la resolución por porcentajes que iban desde el 8% (San Antonio Este) hasta el 13% (Ushuaia). Posteriormente, la ley nacional 24.490 prorrogó por cinco años, a partir del primer día de 1995, la vigencia del reembolso y a partir del 1º de enero del año 2000 comenzaría la reducción paulatina a razón de un punto porcentual por año, hasta su extinción total, con lo cual en el 2007 cesó el beneficio para los puertos de Río Negro y Chubut.

Fuente: Infochubut. com