A+ A A-

PALACIO LEGISLATIVO

PALACIO LEGISLATIVO

  • Categoría de nivel principal o raíz: CONGRESO, POR DENTRO
  • Visto: 285

CUANDO UNA IGLESIA FUE LA CASA DEL SENADO

La primera sesión del Congreso de la Nación fue para decidir en asamblea dónde debía deliberar el Senado que carecía de lugar. Ganó la moción de que fuera en una Iglesia. Aporte de un ex diputado y especialista.

Por Jorge Horacio Gentile 

 Luego de que se dictara en Santa Fe la Constitución Nacional en 1853, y con motivo de la separación de Buenos Aires de la Confederación, el primer gobierno constitucional se instaló en Paraná.

Leer más

  • Categoría de nivel principal o raíz: CONGRESO, POR DENTRO
  • Visto: 308

CONGRESO, EL MOLINO Y OTRAS DOS PELÍCULAS

La abandonada confitería y su edificio, que acompañó por razones de edad el Palacio Legislativo, está mostrada desde adentro por una película, mientras aguarda en Diputados la sanción del Senado para su expropiación. 

Por Armando Vidal

El cine testimonial ha producido tres películas que cuentan tres historias de desparejo significado. En el momento de escribirse estas líneas estaban en cartel en el cine Gaumont, que pertenece a Espacio INCAA.

Leer más

  • Categoría de nivel principal o raíz: CONGRESO, POR DENTRO
  • Categoría: PALACIO LEGISLATIVO
  • Visto: 229

DEL MOLINO, VOTACIÓN POR UNANIMIDAD

Crónica del día en que se votó en Diputados la expropiación de la Confitería Del Molino, fundamentada en el recinto con un video del autor del proyecto, el cineasta K Jorge Coscia.

Armando Vidal

Diputados aprobó y remitió al Senado la expropiación de la histórica Confitería del Molino, parte estelar del tradicional edificio ubicado en la esquina de Rivadavia y Callao.

El proyecto es del kirchnerista Jorge Coscia, quien en lugar de fundamentarlo de un modo convencional apeló a su condición de cineasta y presentó un video seguido por el plenario de los diputados desde las pantallas que ilustran las votaciones, con aplausos incluidos al final de parte de todas las bancadas.

La confitería está cerrada desde el 14 de enero de 1997, año en que el edificio fue declarado patrimonio nacional.

La ley autoriza al Poder Ejecutivo a adquirir el inmueble a un precio que no exceda lo dictaminado por el Tribunal de Tasaciones de la Nación. Y encomienda al jefe de Gabinete que disponga las partidas, incluso para las obras de restauración.

También crea una comisión nacional de desarrollo cultural dependiente del Poder Legislativo para promover la memoria, las artes, el pensamiento y la cultura en identificación con los valores democráticos y federales.

Actos culturales, artísticos, y exposiciones son parte de los cometidos previstos, que definirá la comisión, integrada por cuatro diputados, cuatro senadores y un miembro elegido por la Secretaria de Cultura de la Nación.

La comisión contará con un presupuesto integrado con recursos del presupuesto nacional y los ingresos por la explotación comercial de la confitería.

En los fundamentos se destaca que en 1821 el italiano Constantino Rossi abrió la Confitería del Centro en la esquina de las calles de las Torres y Somavilla. Y que en 1850, en Federación y Garantías (hoy Rivadavia y Rodríguez Peña), la Confitería del Centro tomó el nombre con que se hizo conocida. Ese nombre estaba inspirado en el primer molino harinero de la ciudad. Su actual ubicación, que data de 1905, deviene de la construcción de la Plaza del Congreso.

El edificio es una obra del arquitecto Francisco Gianotti, inspirador de la marquesina, vitraux, torre con mirador y una réplica de un juego de aspas del molino. Como recordó ayer Coscia, Alfredo Palacios, Marcelo T. De Alvear, Agustín P. Justo y Juan Domingo Perón fueron algunos de sus habituales presencias.

También evocó que figuras como Pedro López Lagar, Pepe Arias, Enrique Santos Discépolo, Homero Manzi, Aníbal Troilo, Tita Merello y Olinda Bozán llevaron el tango entre sus mesas.

Pocas veces como ayer hubo clima de tanta alegría en Diputados. Lo demostró el resultado: 172 contra 0.

Volanta, título y bajada: Ahora debe aprobarlo el Senado/Diputados le dio media sanción a la expropiación de la Confitería del Molino/ El histórico edificio será comprado por el Estado para restaurarlo como espacio cultural.

Fuente: Clarín, 30/11/06

  • Escrito por Fernando Castro Nevares
  • Categoría de nivel principal o raíz: CONGRESO, POR DENTRO
  • Categoría: PALACIO LEGISLATIVO
  • Visto: 174

CONFITERÍA, SENADO Y LO QUE SIGUIÓ

A fines de 2012, el Senado aprobó su propia expropiación de la confitería Del Molino, que Diputados, que tiene sus propios proyectos, todavía no trató. Sin acuerdo previo, no habrá ley.

Por Fernando Castro Nevares 

La Confitería del Molino, edificio emblemático de Buenos Aires y uno de los ejemplos más notables de arquitectura art nouveau de la ciudad, espera una ley de ese Congreso que tiene enfrente para volver a brillar.

El Molino cerró sus puertas a comienzos de 1997. Y ahora, tras 16 años de abandono, dos proyectos presentados en el Congreso Nacional intentan recuperarlo e incorporarlo a la órbita del Parlamento. Las iniciativas son del senador Samuel Cabanchik (Probafe) y del diputado Roy Cortina (FAP).

El proyecto de Cabanchik, aprobado en el Senado el último 29 de noviembre, declara el inmueble de utilidad pública y sujeto a expropiación por su valor histórico y cultural; autoriza al Poder Ejecutivo Nacional a adquirirlo a un precio establecido por el Tribunal de Tasaciones de la Nación, y ordena al Ejecutivo transferir sin cargo el edificio al patrimonio del Congreso.

La iniciativa de Cabanchik prevé que los subsuelos y la planta baja se otorguen en concesión para su uso como confitería y restaurante y pide que en el resto del edificio funcionen un museo dedicado a la historia de la confitería y un centro cultural destinado a difundir obras de artistas jóvenes.

Al margen de lo que ocurra con la propuesta del senador, cabe señalar que desde hace tiempo se escuchan en el Senado y en Diputados pedidos de diferentes bloques políticos a favor de la recuperación y puesta en valor del edificio.

De hecho, el año pasado, los diputados Roy Cortina (FAP) y Margarita Ferrá de Bartol (FPV), en su carácter de presidente y vicepresidenta de la comisión de Cultura, respectivamente, presentaron en la Cámara baja un proyecto de expropiación que contiene el espíritu de proyectos anteriores presentados por Héctor Piemonte (CC), el año pasado; Roy Cortina (FAP) y Ricardo Alfonsín (UCR), en 2010; Ferrá de Bartol y Carlos Gioja, en 2010, y Carlos Kunkel y Jorge Coscia (FPV), en 2009.

De todos, el de Alfonsín y Cortina llegó a obtener dictamen en las dos comisiones a las que se giró, pero en 2011 perdió estado parlamentario por el recambio de la Cámara.

La expropiación de la Confitería del Molino fue un tema recurrente en los últimos años.

En la Legislatura porteña, de 2006 a 2012 se presentaron seis proyectos en ese sentido.

En 2008, la legisladora Teresa de Anchorena (ARI) presentó un proyecto de expropiación del 45% del edificio.

En 2010, en tanto, los diputados Eduardo Epszteyn (Diálogo por Buenos Aires) y Antonio Rubén Campos (UCR) también presentaron sendos proyectos. En diciembre de 2011, el gobierno de la ciudad, a través del Ministerio de Desarrollo Urbano (MDU), elevó a la Legislatura porteña otro proyecto de expropiación.

El expediente autorizaba al Poder Ejecutivo a llamar a "concurso para la puesta en valor y explotación del inmueble", mediante la correspondiente concesión.

Sin embargo, ni éste ni los proyectos anteriores obtuvieron dictamen en las comisiones, y finalmente perdieron estado parlamentario.

*Qué dicen los proyectos

El proyecto vigente de Cortina y Ferrá de Bartol asigna a los tres subsuelos, la confitería y los salones los mismos usos que tenía la firma, y destina el resto de los pisos a actividades culturales de extensión legislativa que difundan los valores de la democracia y el federalismo.

Mientras el proyecto con media sanción de Cabanchik fue girado a las comisiones de Cultura, Presupuesto y Hacienda, Asuntos Constitucionales y Legislación General, el de Cortina y Ferrá de Bartol ya obtuvo dictamen en la Comisión de Cultura en 2012 y ahora espera ser tratado en Presupuesto y Hacienda, algo que en el despacho del legislador del Frente Amplio Progresista (FAP) creen que ocurrirá en las próximas semanas.

Cortina intentará llegar a un acuerdo entre los jefes de bloque y presidentes de las comisiones para que ambos proyectos sean tratados a la vez y, también, para que sólo sean tratados en las comisiones de Presupuesto y Hacienda y de Cultura.

"Los proyectos son similares. Sería bueno consensuar y unificarlos", señaló una estrecha colaboradora de Cortina.

Según el diputado socialista, su proyecto, a diferencia del de Cabanchik, contempla la expropiación de la marca para que la confitería funcione con su nombre. De todas formas, señaló el legislador del FAP, "mantener o no tal cual el proyecto de Cabanchik dependerá de los diputados de las comisiones que lo traten".

El senador Cabanchik, por su parte, explicó: "Aceptaría algunos cambios menores en mi proyecto siempre y cuando tuviera la garantía de que una vez aprobado con modificaciones en la Cámara de Diputados los senadores de los mismos bloques votarán en coincidencia".

De esta forma, la tan ansiada recuperación de la Confitería del Molino se convertiría en ley.

Más allá de todo, a pocos metros del Congreso Nacional, la histórica Confitería del Molino espera una mano que la rescate y le devuelva el esplendor que supo tener durante gran parte de sus 80 años de historia.

* Los que viven allí

En el mismo Congreso donde se discuten proyectos de ley para recuperar el Molino, algunos legisladores señalan que en el edificio de Callao 32 hay departamentos ocupados.

La versión fue desmentida por Ana Aguilar, esposa del encargado del edificio, para quien "en el tercer y cuarto piso vive gente, pero no se trata de una toma porque pagan alquiler y expensas".

Aguilar no supo decir a qué propietario ni a qué administración de consorcios se realizan esos pagos.

Según Aguilar, en el segundo piso vivieron durante muchos años María Roccatagliata y Ada Brenna de Varese, quienes habrían sido las dueñas del edificio.

En el Congreso se dice que la sucesión habría puesto la situación legal del predio en conflicto y por eso se habría demorado tanto el proceso de expropiación y recuperación.

Volanta, título y bajada: Polémica/ Proponen expropiar y recuperar la histórica Confitería del Molino/ Cerrado desde 1997, el clásico café porteño podría reabrir sus puertas si alguno de los proyectos legislativos que buscan recuperarlo se convirtiera en ley; pasaría a la órbita del Congreso

Fuente: La Nación,  23/4/13

  • Categoría de nivel principal o raíz: CONGRESO, POR DENTRO
  • Categoría: PALACIO LEGISLATIVO
  • Visto: 221

DEL MOLINO Y LO QUE NO SUCEDIÓ EN 1997

Aquí se recuerda lo que pasó en 1997 cuando Diputados aprobó un proyecto de expropiación del peronista Eduardo Rollano y el Senado dejó pasar tres años, tras los cuales fenece la sanción.

Armando Vidal

Rescatar la ex confitería El Molino fue siempre una intención de la Cámara de Diputados, renovada ahora con un proyecto del kirchnerista Jorge Coscia para hacer de ella un espacio cultural, previa expropiación del edificio.

Pero a fines de los 90 el Senado dio una señal en dirección contraria.

Fue cuando prescindió de tratar un proyecto aprobado por la Cámara de Diputados en 1997, que también declaraba a ese lugar sujeto a expropiación pública.

El proyecto —que por esa decisión del Senado perdió su estado parlamentario— era del entonces diputado peronista Eduardo Rollano.

En sus fundamentos, la iniciativa advertía sobre los riesgos de que ese ámbito tan ligado a la política "se transforme en una cadena de venta de hamburguesas", que era la versión que circulaba hace 10 años.

No era la única, porque los legisladores de entonces también hablaban de supuestos interesados en instalar allí un apart hotel.

Ello hubiera significado la adquisición de todo el edificio y no exclusivamente de la confitería y del primer piso.

En valores de la época, la cifra por esas únicas plantas, que incluían naturalmente sus bellos salones, se estimaba en 1,5 millón de pesos o sea de dólares.

Así como el Teatro Verdi de La Boca —donde cantaron Enrico Caruso y Benniamino Gigli— fue hace diez años "el palacio del chamamé", los pisos de madera del primer piso de El Molino tuvieron para ese tiempo su propio lustre con recordadas milongas tangueras.

El proyecto de Rollano se aprobó el 9 de diciembre de 1997 y pasó al Senado, en cuya comisión de Cultura —que por entonces presidía el justicialista mendocino Carlos De la Rosa— quedó guardado en un cajón.

Ese orgullo de otra época, declarado monumento histórico, está muriendo en silencio de tanto encierro.

Una muerte lenta que empezó ante tantas manifestaciones populares de reclamos al Congreso, el mismo que quiere salvarlo si Diputados aprueba y el Senado no se opone.

Volanta, título y bajada: Desde el Congreso: buscan expropiar el edificio/ El segundo intento para recuperar la confitería El Molino/ Diputados quiso comprarla en 1997, pero el Senado guardó la ley en un cajón.

Fuente: Clarín, 26/6/06