A+ A A-

BIBLIOTECA

BIBLIOTECA

  • Escrito por BCN
  • Categoría de nivel principal o raíz: CONGRESO, POR DENTRO
  • Categoría: BIBLIOTECA
  • Visto: 88

ALGUNOS PASOS EN LA HISTORIA

Sus grandes salones, sus anexos exteriores, su belleza en el corazón del Palacio Legislativo, hacen de la Biblioteca del Congreso de la Nación el ámbito más íntimo y  público  de la vida parlamentaria argentina. Aquí, algunas  referencias de una vida llena de historia y de servicios.

1856  El Poder Legislativo reunido en Paraná, Entre Ríos, capital provisional de la Confederación Argentina, propone crear una biblioteca para ambas Cámaras. En en la sesión del 16 de setiembre, el diputado Nacional Lucas González expone los fundamentos y se logra un presupuesto acorde con la función institucional.

1859  Por Ley N° 212 el 23 de agosto se funda la Biblioteca del Congreso y se destinan dos mil pesos para la compra de 620 volúmenes pertenecientes al Mariscal Andrés de Santa Cruz, ex presidente de la Confederación Peruano-Boliviana.

1906  Durante la presidencia de José Figueroa Alcorta se inaugura el Palacio del Congreso de la Nación y se le adjudica un espacio exclusivo.

1917  Se crea la primera estructura orgánica de la Biblioteca, designándose una Comisión Administradora Bicameral y el 18 de octubre se inaugura la primera Sala Pública de Lectura en el Palacio del Congreso.

1918  Se edita el primer número del Boletín de la Biblioteca del Congreso.

1923  Se establece la autarquía de la BCN bajo la conducción de la Comisión Administradora Bicameral.

1933  A partir de la promulgación de la Ley N° 11.723 de Depósito Legal, la Biblioteca recibe un ejemplar de cada obra editada en el país.

1948  La Biblioteca es elegida por la Organización de las Naciones Unidas como depositaria de sus publicaciones.

1974  Se inaugura la nueva Sala Pública de Lectura en el edificio de Alsina 1835.

1986  Se la elige como Centro de Referencia de las Comunidades Europeas.

1987  Se inicia la informatización de la Biblioteca con el material bibliográfico legislativo

1994  Se incorpora el patrimonio bibliográfico y el edificio de la biblioteca de la Caja Nacional de Ahorro y Seguros donde comienza a funcionar la Sala Infanto Juvenil Juan Félix Cafferata.

1994  Brinda asesoramiento bibliográfico a la Convención Nacional Constituyente (Santa Fe-Paraná) para la redacción de la actual Constitución Nacional.

1995  Firma el convenio de integración de la Global Legal Information (GLIN), invitada por la Law Library of Congress, Washington, y a partir de entonces es miembro fundador de la red.

1996  Colabora en la Convención Constituyente de la ciudad de Buenos Aires.

1996  El Boletín de la BCN responde a una nueva línea editorial.

1998  Se inaugura la Sala Multimedia.

2001  Recibe el premio Access to Learning otorgado por la Fundación Bill & Melinda Gates por el amplio horario de atención al público, la gratuidad de sus servicios y el libre acceso a internet.

2002  Se crea el Bibliomóvil (Biblioteca Móvil Multimodal) con el fin de incentivar la lectura y el intercambio cultural entre las distintas provincias  y el Congreso de la Nación.

2003  Se inauguran nuevas salas de lectura en el edificio de la ex Caja Nacional de Ahorro y Seguro, que lleva el nombre de Dr. Alfredo Palacios, ex diputado nacional y ex senador nacional en varios períodos en ambas Cámaras. En 1904 fue elegido para integrar la Cámara de Diputados en el viejo edificio del Congreso, cuyo recinto está preservado como patriomonio histórico en el interior del Banco Hipotecario (esquina Hipólito Yrigoyen y Balcarce, enfrente y en diagonal a la Casa Rosada y que se puede visitar). Allí debutó el gran y valiente orador, primer diputado socialista de América. 

2003  La BCN es elegida por la Federación Internacional de Asociaciones e Instituciones Bibliotecarias (IFLA) como sede para la reunión de Bibliotecas Parlamentarias.

2004  Se incorpora el catálogo en línea a su página web.

2004  Recibe el premio internacional 2004 GLIN Model Station Award, otorgado por la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, por el cumplimiento de los requisitos de calidad y confiabilidad de la información brindada.

2006  Se firma el acta de adhesión a la Red Federal de Bibliotecas Parlamentarias (REFBIPAR)  entre la BCN y trece provincias argentinas. Su objetivo es la sistematización de la información parlamentaria, un formato común de intercambio y acceso en forma libre y gratuita.

2007  La Asociación de Bibliotecarios Graduados de la República Argentina otorga a la BCN el premio ABGRA Bibliotecas Argentinas, en reconocimiento a las actividades desarrolladas por el Programa Nacional de Recuperación de Documentos Históricos.

2009  Se inicia el proceso de certificación de la calidad de sus servicios por la norma IRAM-ISO 9001: 2008.

2009  La Global Legal Information Network otorga a la BCN el Premio Exemplary Performance por el trabajo de la Estación GLIN Argentina. Lo recibe nuevamente en 2010 y 2011

2011  Juntamente con la IFLA-FAIFE, organiza el Taller Transparencia y buen gobierno en el marco del Día del Acceso a la Información, en el que participan bibliotecarios de todo el país.

2011  Se suscribe un convenio con la Secretaría del Mercado Común del Sur, a fin de crear el Centro de Referencia y Consulta relativo al proceso de integración del MERCOSUR.

2012  Se inaugura el nuevo edificio de Alsina 1835 como Espacio Cultural en el que funcionan un auditorio-microcine, salas de exposiciones y conferencias, talleres, editorial, un centro tecnológico de microfilmación, oficinas administrativas y la radio abajo mencionada.

2012  Se crea la Dirección de Hemeroteca.

2013  Se inaugura la BCN Radio.

2013  Se modernizan y amplían los Talleres Gráficos de la Dirección de Servicios Complementarios.

2013  Se inauguran las salas María Elena Walsh y Elsa Bornemann provistas de material bibliográfico y elementos tecnológicos aptos para niños y adolescentes.

2013  Se inicia la aplicación del Plan Institucional de Modernización Informática y Tecnológica.

2013  Se firma un convenio de cooperación entre la IFLA y la BCN para la traducción de documentos oficiales de la Federación al idioma español.

2013  Se actualiza la Dirección de Servicios Legislativos a fin de agilizar y ampliar la información destinada a la acción parlamentaria.

Fuente: http://bcn.gob.ar/la-biblioteca/historia

  • Categoría de nivel principal o raíz: CONGRESO, POR DENTRO
  • Categoría: BIBLIOTECA
  • Visto: 808

EL CURA LADRÓN

Veinte años después de los hechos, en una investigación sobre robos de materiales culturales y con el eufemismo de llamar "cura del Congreso" a quien lisa y llanamente era un cura ladrón, que no era del Congreso, Clarín publicó este resumen del episodio.

El caso "del cura del Congreso" fue una de las crónicas policiales que los argentinos siguieron con atención en febrero de 1983.

La sección Colecciones Reservadas del edificio era una de las pocas activas.

Desde marzo de 1976, la dictadura había terminado con la actividad legislativa y una de las pocas noticias que generó el lugar fue cuando se transformó en el escenario de uno de los robos de libros más famosos.

La denuncia de la desaparición de 31 libros antiguos y valiosos por la encargada de esta sección, Pilar Maleville, desató el escándalo.

La mujer se dio cuenta de la falta de los libros cuando vio que el padre Lucas Tapia hacía movimientos extraños con un libro que había pedido para consultar.

El cura era conocido por su conocimiento en libros. "Era capaz de decir si a un libro le faltaba una página con sólo mirar el lomo", contó a Clarín Maleville.

El sacerdote había sido presentado a esta mujer por Ismael Glusman, un prestigioso médico que solía ir a hacer consultas a esta sección a la que no podía acceder el público en general. Sólo los investigadores —previa autorización de la dirección— podían ver el fichero y abrir los libros. Algo que el religioso nunca hizo: "Hija, los sacerdotes no usamos cédula sino sotana", le decía a la empleada de la entrada cada vez que llegaba.

Así los ingresos de Tapia no quedaron registrados.

Maleville hizo la denuncia sobre la desaparición en forma oral a los directores de la biblioteca y como no daban respuesta decidió hablar con el médico sobre el robo.

Sorprendido, el médico fue a ver al cura. Volvió con el libro que despertó la atención de la bibliotecaria Maleville. Pero como el resto de los libros no aparecían decidió hacer la denuncia en forma escrita.

Finalmente, la denunciante quedó presa.

El cura confesó el robo y acusó como cómplices a la mujer y al médico mientras explicaba que los libros tenían como destino a generales y funcionarios de la dictadura militar.

La sorpresa llegó con el allanamiento de la iglesia María Auxiliadora de la localidad de Malaver en donde Tapia era párroco.

En la biblioteca del sacerdote había 200 libros robados de 7 bibliotecas públicas entre las que estaba el Archivo General de la Nación, la biblioteca del Museo Mitre, el Museo de Arte Hispano Americano, la biblioteca del convento Santo Domingo y la Biblioteca Nacional.

Después de pasar varios días presa, Maleville quedó en libertad y sobreseída.

Volvió a trabajar en la biblioteca, en donde se jubiló, pero nunca regresó al sector de Colecciones Reservadas ni tampoco fue ascendida.

A los pocos días de salir preso, el médico murió en un extraño hecho que quedó caratulado como muerte dudosa y sin pruebas en su contra de haber participado del robo. Tapia sí las tenía. Estuvo seis meses preso.

Cintillo, sección, volanta y título: Informe espeical/ Cultura/ Una historia de película/ El caso del "cura del Congreso"

Fuente: Clarín, 20/4/03.

Edición especial: Congreso Abierto (www.armandovidal.com)

  • Escrito por Editor
  • Categoría de nivel principal o raíz: CONGRESO, POR DENTRO
  • Visto: 824

DONACIONES DE LIBROS

La Biblioteca del Congreso de la Nación acepta libros en caracter de donación que puede incorporar a su propio patrimonio o bien proceder a distribuir a distintos lugares que lo necesiten como, por ejemplo, escuelas del interior.

Para ello los recibe en su sede de la calle Alsina 1861 (donde antes funcionaba la sala al público que ahora lo hace en el edificio Dr. Alfredo Palacios, ex Caja de Ahorro, frente al  Palacio Legislativo). El horario de atención es de 9 a 15 y la oficina es Donaciones.

En casos especiales, personal de la Biblioteca puede pasar a retirarlos a domicilio.

El teléfono del Senado de la Nación es 4010-3000 y el interno de la Biblioteca para esta cuesión es el 3488.

  • Categoría de nivel principal o raíz: CONGRESO, POR DENTRO
  • Categoría: BIBLIOTECA
  • Visto: 585

DESAGRAVIO SINDICAL A PILAR

La Asociación del Personal Legislativo fue la que impulsó y concretó el acto de desagravio a Pilar Malleville, la empleada que en las postrimerías de la dictadura pagó caro el delito consumado por un sacerdote que robaba valiosas libros de la Biblioteca del Congreso de la Nación, que se preservan en un lugar reservado y no dispuestos al público. Este es el texto tal como fue tomado de la página del sindicato.

APL organizó el 1° de diciembre (2008) en el histórico Salón Oficial de la Biblioteca del Congreso de la Nación un acto de desagravio a Pilar Malleville. Dicho acto fue con motivo de los hechos acontecidos en la sala Reservada de la Biblioteca en el mes de enero de 1983, a raíz de la falta de libros de gran valor de la Biblioteca Reservada del Poder Legislativo, por lo que la compañera, en ese momento Jefa de División, realiza la denuncia de los ejemplares faltantes.

Aún así, Pilar fue detenida por cuarenta y cinco días y sumariada.

Casi cuatro años después de los hechos narrados, culmina la causa con el fallo de Cámara que sobresee definitivamente a Pilar, con la expresa mención de que la formación del sumario en nada afecta el buen nombre y honor del que gozare.

En su momento la compañera fue reincorporada a la Biblioteca.

El emotivo encuentro contó con la presencia del compañero secretario general de APL, Norberto Di Próspero; el presidente de la Comisión Bicameral Administradora de la Biblioteca, Dip. Juan Carlos Gioja; el director coordinador general de la Biblioteca, Bernardino Cabezas; miembros de la Comisión Directiva del sindicato; el secretario general de los canillitas y diputado electo, Omar Plaini; el periodista Armando Vidal; el Dr. Moner Sanz; antiguos compañeros del sector; gran cantidad de empleados legislativos; y los hijos y nieto de la homenajeada que compartieron con ella este importante momento.

Asimismo, se recibieron múltiples adhesiones que provocaron calurosos aplausos.

Para comenzar el acto el Dip. Juan Carlos Gioja expresó: “Desde la comisión que presido queremos acompañar este gesto del sindicato conducido por Norberto Di Próspero, ya que nos pareció que debíamos estar presente por entender que es un acto reivindicativo de la injusticia cometida, y como profundo homenaje al valor y al accionar de Pilar dentro de la Institución. Esto es un testimonio de lo que debemos hacer para mantener el prestigio de la Casa”.

Por su parte, Armando Vidal, cronista parlamentario que escribió un libro donde menciona el caso de Pilar Malleville, dijo que la diferencia entre la justicia y el trabajo del periodista es que el periodista adelanta su juicio. Agregando que: “Pilar sufrió mucho y su ejemplo es para los buenos empleados del Congreso, que hay muchos. Me alegra haber participado de este reconocimiento”.

Para cerrar el acto el titular de APL, Norberto Di Próspero, dijo entre otras cosas: “Me emociona ver a viejos compañeros de la Biblioteca, entre ellos a mi primara jefa, y estoy muy agradecido por la presencia de todos ustedes. Hoy venimos a intentar cerrar una herida que tenía tanto la Biblioteca, como los empleados legislativos. Siempre recuerdo que mi padre me decía que los homenajes hay que hacerlos en vida y que eran una caricia para el alma, creo en esto por eso hoy estamos haciendo este reconocimiento a la compañera Pilar que no hizo más que cumplir con su deber. Cuando un grupo de compañeros acercaron esta iniciativa dije que era un acto de estricta justicia y todos estuvimos de acuerdo. Tenemos una asignatura pendiente menos”.

Al finalizar el acto los presentes se acercaron a saludar con cariño a Pilar Malleville.

  • Categoría de nivel principal o raíz: CONGRESO, POR DENTRO
  • Categoría: BIBLIOTECA
  • Visto: 940

HOMENAJE A PILAR MALLEVILLE

La Asociación del Personal Legislativo realizó el 1º de diciembre de 2008 un acto de desagravio a Pilar Malleville, la empleada de la Biblioteca del Congreso de la Nación que en dictadura denunció a un sacerdote –Lucas Tapia- de haber hurtado libros que escondía bajo su sotana del sector reservado de la cual era la jefa y por lo cual fue ella la sumariada y encerrada en prisión por 45 días. Un caso de gran conmoción interna acontecido en 1983 que tuvo en el abogado de la víctima Ricardo Monner Sans a su eficiente defensor hasta lograr el pleno esclarecimiento de los hechos con reparación de su buen nombre y honor por un fallo de Cámara que la sobreseyó. Esta parte de la historia de las vergüenzas que también tiene la casa mayor de las leyes argentinas fue contada con todos sus detalles en un capítulo del libro El Congreso en la trampa, de Armando Vidal, aparecido doce años después del escándalo. Esa fue la primera reparación.

Ese emotivo acto concretado después de varios años de su retiro, contó con la participación del secretario general de APL, Norberto Di Próspero; del presidente de la Comisión Bicameral Administradora de la Biblioteca, diputado Juan Carlos Gioja, y del director coordinador general de la Biblioteca, Bernardino Cabezas, además de hijos y nietos de la homenajeada, junto a un numeroso público de viejos compañeros de Malleville y de los nuevos empleados del sector. También estaba, como uno más, acompañado por su esposa, el abogado Monner Sans.

En la apertura, el diputados Gioja resaltó la importancia del accionar de Pilar y calificó la razón misma del encuentro como “un testimonio de lo que debemos hacer para mantener el prestigio de la casa”.

Por su parte, Vidal dijo que la diferencia entre la Justicia y el trabajo del periodista es que éste "adelanta su juicio" como aconteció en este escándalo. Y agregó: “Pilar sufrió mucho y su ejemplo es para los buenos empleados del Congreso, que hay muchos”, un modo de estimular a quienes con su trabajo dignifican la labor en un ámbito político y dirigido por políticos.

El cierre estuvo a cargo de Di Próspero quien expresó su propia emoción “al ver a viejos compañeros de la Biblioteca, entre ellos a mi primara jefa”. Añadió: “Hoy venimos a intentar cerrar una herida que tenía tanto la Biblioteca, como los empleados legislativos”, a propósito de lo cual recordó a su padre cuando le decía que “los homenajes hay que hacerlos en vida porque son una caricia para el alma”.

Concluyó: “Por eso hoy estamos haciendo este reconocimiento a la compañera Pilar, que no hizo más que cumplir con su deber. Ahora tenemos una asignatura pendiente menos”. 

Todos, después, se acercaron a saludar con cariño a Pilar Malleville, quien había seguido la ceremonia sentada al lado de su hija, en silencio, con su mirada limpia y una suave sonrisa de agradecimiento.